Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
Netanyahu en la Franja de Gaza

Netanyahu en la Franja de Gaza — Avi Ohayon/Israel Gpo / Zuma Press / ContactoPhoto

Ministros ultras de Netanyahu se enfrentan a gritos al ejército por la investigación sobre los fallos cometidos el 7 de octubre 

El número dos del gabinete de guerra, Benny Gantz, acusa a los ultras de un ataque verbal y «politizado» contra el jefe del Estado Mayor


La investigación interna que prepara el Ejército de Israel sobre su respuesta inmediata a los ataques de las milicias palestinas del 7 de octubre, el desencadenante de la actual operación de exterminio y limpieza étnica en la Franja de Gaza, ha enfrentado a gritos este pasado jueves al jefe del Estado Mayor del Ejército, Herzi Halevi, con ministros de ultraderecha, según ha confirmado el actual número dos del gabinete de guerra israelí, el ministro sin cartera y exministro de Defensa Benny Gantz.

Si bien Gantz ha llamado a la «seguridad y a la unidad» en el seno del gabinete, el ministro afeó su conducta a los ministros ultras, quienes consideraban intolerable que el Ejército se atreviera a cuestionar la labor de los militares implicados en la respuesta a los ataques.

Expertos militares han criticado en varias ocasiones la falta de seguridad en las comunidades asaltadas por las milicias palestinas porque las tropas israelíes habían sido desplazadas a Cisjordania para protagonizar una operación contra la población palestina local impulsada por el ministro de Seguridad Nacional, el ultra Itamar Ben Gvir.

No obstante, durante el encuentro el principal punto de fricción consistió en la designación del ex jefe del Estado Mayor Shaul Mofaz como responsable de la investigación interna. Mofaz es considerado como el «arquitecto» del «plan de retirada israelí», la llamada «desconexión» de 2005 en la Franja de Gaza, la eliminación de los 21 asentamientos israelíes que allí existían hasta entonces. Dos años después, Hamás acabó haciéndose con el control del enclave.

Otro de los responsables de la comisión, el ex jefe de Inteligencia Militar de Israel, el general Aharon Zeevi Farkash, fue acusado de debilitar al Ejército al apoyar a los reservistas que protestaron el año pasado contra una campaña de Netanyahu en favor de una reforma judicial.

«El nombramiento de Mofaz es un pecado encima de un crimen», protestó Ben Gvir durante la reunión, de acuerdo con fuentes próximas al encuentro al ‘Jerusalem Post’, «porque no puede ser que un individuo que nos ha llevado a donde estamos acabe investigando esta situación».

«Se trata de personas cuyas propias acciones deberían estar siendo investigadas, y que no deberían ser las que investigan», declaró Ben Gvir en un mensaje en las redes sociales.

En respuesta durante el encuentro, y ya a gritos, Gantz respondió a Ben Gvir que el papel de Mofaz durante la desconexión no tenía nada que ver con «esta investigación», antes de lanzar este viernes un videocomunicado en el que lamentó la actitud mostrada por los ultras.

«Los ministros pueden disputar la información que el Ejército les proporciona pero lo que ocurrió ayer fue un ataque por motivos políticos en medio de una guerra», ha lamentado Gantz en declaraciones recogidas por el ‘Times of Israel’ en las que expresa su decepción con lo acontecido. «He participado en muchos encuentros así. Semejante conducta no ha pasado nunca ni se debe repetir», ha añadido.

«A mi me parece bien que el Estado Mayor asuma la responsabilidad y establezca un equipo para extraer lecciones operativas del combate, como es su deber», ha añadido Gantz antes de declararse convencido de que, después de la guerra, «será creada una comisión de investigación para ocuparse de todo lo ocurrido hasta el 7 de octubre, a todos los niveles».


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística