Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Marc Israel Sellem/JINI / Xinhua News / ContactoPhoto

Netanyahu admite que fue Israel quien asesinó a los siete trabajadores del chef José Andrés: «Estas cosas suceden en la guerra»

El primer ministro israelí ha calificado como no intencionado el asesinato de los trabajadores de la ONG, a pesar de que se lanzaron tres misiles contra los vehículos en los que era perfectamente visible el logotipo de WCK


El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, ha reconocido la autoría del asesinato de los siete trabajadores de la ONG World Central Kitchen (WCK) fundada por el chef español José Andrés. «Por desgracia, en el último día hubo un caso trágico en el que nuestras fuerzas alcanzaron de forma no intencionada a gente inocente en la Franja de Gaza», afirmaba Netanyahu reconociendo que fue el ejército israelí quien perpetró el ataque, asesinando a los miembros de WCK de distintas nacionalidades: tres británicos, un australiano, un polaco, un palestino y un estadounidense-canadiense.

A pesar de que el primer ministro israelí calificara la ofensiva como «no intencionada» y manifestara que «son cosas que suceden de la guerra», los hechos demuestran lo contrario. Según la información publicada por el periódico israelí Haaretz y citada por el Ministerio de Defensa de Israel, se produjeron tres ataques consecutivos hacia los tres vehículos en los que viajaban los trabajadores asesinados. Los tres misiles alcanzaron de forma consecutiva cada coche mientras los supervivientes y heridos hacia los otros dos vehículos que todavía no habían sido impactados.

La cronología del ataque contradice las palabras de Netanyahu en las que argumentaba que se trató de un error. Tras el primer impacto, los supervivientes se intentaron proteger en el siguiente coche, desde el cual notificaron del ataque a los responsables de la ONG. Seguidamente, el segundo vehículo donde estaban refugiados fue alcanzado por otro misil. Mientras el otro coche donde estaban el resto de trabajadores se acercó a ayudar a los heridos y supervivientes, recibió el tercer impacto.

Con arreglo a las imágenes captadas por los satélites, la distancia entre el primer y el último vehículo que fue impactado por los misiles, supera los dos kilómetros de distancia. Además, la publicación de Haartez describe que el convoy estaba perfectamente identificado por el logotipo de la ONG que estaba marcado en el techo y el capó de los vehículos, y sentencia que el ejército israelí tenía información sobre el recorrido y el horario que iban a realizar los trabajadores de WCK.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar