Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Abd al-Rahman al-Qadir al-Kahlot, fotoperiodista freelance

Netanyahu y el sionismo sinónimos de guerra y muerte

Han pasado seis meses desde que Israel lanzó su brutal asalto a la Franja de Gaza


Desde el 7 de octubre, la escalada de los ataques ha revelado el verdadero objetivo del gobierno sionista israelí, convertir la respuesta a la operación «Tormenta Al Aqsa» de Hamás en un genocidio del pueblo palestino en Gaza.

La estrategia inicial de Netanyahu de preferir la presión militar a las negociaciones ha demostrado ser un fracaso. A pesar de las evidencias del genocidio, la pérdida de apoyos internacionales y las manifestaciones internas y de los familiares de los rehenes contrarios a la prosecución del conflicto, Israel no muestra señales de detenerse, en parte se debe a que los aliados del mundo occidental siguen reforzando al ejército sionista con armas para usarlas contra los civiles palestinos.

Los números del genocidio

Al menos 33,137 palestinos han perdido la vida a manos del ejército israelí en Gaza desde el inicio del conflicto, según informa el Ministerio de Salud en Gaza. Miles más están atrapados bajo los escombros de edificios e infraestructuras derrumbadas y se presume que han fallecido.

Según Save the Children, la inmensa mayoría de los fallecidos son niños y mujeres, con más de 13,800 menores entre las víctimas. Además, más de 75,000 personas han resultado heridas en los ataques israelíes, afectando aproximadamente al 4% de la población en Gaza.

Durante 2024, la situación humanitaria en Gaza ha empeorado significativamente, ya que el ejército israelí ha bloqueado la entrada de ayuda y ha utilizado el hambre como arma de guerra. Casi todos los 2.3 millones de habitantes atrapados en Gaza enfrentan ahora la amenaza del hambre, y la ONU advierte que la hambruna podría extenderse en varias partes de Gaza a partir de mayo.

Israel continúa restringiendo severamente el acceso al norte, bloqueando rutas y dificultando o cancelando la llegada de convoyes de ayuda. Aproximadamente 1.9 millones de personas, que representan más del 80% de la población de Gaza, han sido desplazadas internamente. La mayoría se refugia en instalaciones de la ONU, como escuelas y hospitales, donde más de 400 del personal humanitario ha perdido la vida.

La situación en Líbano

Los 6 meses del conflicto han coincidido en la misma semana del Día Internacional de Al-Quds, un evento anual observado el último viernes del mes sagrado islámico de Ramadán en solidaridad con Palestina. Mientras la situación continúa empeorando en el país y en la región, con un riesgo creciente de una guerra total en Medio Oriente.

Desde el 7 de octubre, Hezbolá ha estado involucrado en intercambios regulares de fuego con las fuerzas israelíes. Los bombardeos de Israel han causado la muerte de aproximadamente 300 personas, incluidos niños, médicos y periodistas, así como unos 240 miembros de Hezbolá. Los combates han obligado a cerca de 90,000 personas a desplazarse en el sur del Líbano y a 80,000 en el norte de Israel. En el lado israelí,  son los 10 soldados muertos y ocho civiles.

Inicialmente, los enfrentamientos se concentraron cerca de la frontera, pero el alcance de los ataques israelíes se ha expandido hasta Beirut, y recientemente cerca de la ciudad de Sidón, a unos 30 minutos en coche de la capital, así como cerca de Baalbek, en el este del Líbano. En respuesta, en los últimos días, Hezbolá ha lanzado 40 misiles contra sitios israelíes en el Golán sirio ocupado y la Alta Galilea.

Foto gentileza de un vecino de Marjadoun

El sábado pasado, Hezbolá difundió un video del derribo de un dron de reconocimiento del ejército israelí sobre territorio libanés. Según Hezbolá, el dron era un Hermes 900, utilizado principalmente para inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

Israel está ampliando gradualmente el alcance del conflicto, pero aún no parece decidido sobre una guerra a gran escala. Hezbolá no puede retirarse sin detener primero la guerra en Gaza y llegar a una solución integral. Por otro lado, Israel está intentando que Hezbolá retire sus fuerzas detrás del río Litani, ubicado a unos 30 kilómetros al norte de la frontera, aunque los analistas consideran que esto es poco probable que suceda.

La desaprobación hacia el gobierno de Netanyahu está creciendo debido a las protestas internas cuando los rehenes en Gaza aún no han sido liberados.

El deseo de Netanyahu de mantener al país en guerra refleja la debilidad del gobierno y del mismo Netanyahu, quien ve la guerra como la única forma de mantenerse en el poder.

A pesar de la intensidad de los enfrentamientos, ninguna de las partes quiere iniciar una guerra intencionalmente debido al costo devastador en comparación con cualquier ganancia política. Sin embargo, desde el ataque al consulado iraní en Damasco, la situación ha cambiado.

El ataque de Israel del 1 de abril resultó en siete muertes, incluyendo la del oficial militar iraní de más alto rango desde la muerte del ex comandante de las Fuerzas Quds de la Guardia Revolucionaria, Qassem Soleimani. Este evento es parte de una guerra de sombras entre Irán e Israel, donde ambos países se enfrentan de manera calculada sin buscar una escalada hacia una guerra convencional, sino más bien tratando de socavar las capacidades estratégicas del oponente.

Sin embargo, este ataque se considera una provocación explícita, ya que Israel lo llevó a cabo contra un complejo diplomático iraní, violando la soberanía siria y afectando los compromisos alcanzados en enero de 2024 entre Teherán y Washington para evitar una escalada.

El líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, en su discurso del pasado viernes, ha descrito a los israelíes como «locos, descabellados, criminales salvajes» y ha afirmado que están trabajando para ganar la guerra y derrotar a su enemigo. Ha advertido que la respuesta iraní “será inevitable y completarán esta batalla hasta que la resistencia triunfe y el enemigo sea derrotado”.

Al habla con varios vecinos de la zona, nos trasladan que los ataques israelís se han intensificado así como la respuesta de Hezbolá. Nadie sabe muy bien que pasará en los próximos días. Los vecinos y periodistas locales coinciden en que Israel está intentando hacer retroceder a Hezbolá en preparación para un posible ataque de Irán o de Hezbolá mismo pero la incertidumbre sobre el devenir impera.

El sábado, por primera vez, el ejercito sionista bombardeó el pueblo de Marjayoun, pueblo de mayoría cristina en la frontera sur matando a 3 personas del movimiento Amal.

Uno de los vecinos nos comentó que «ha sido un día catastrófico, Israel ha atacado al edificio y debido al enorme tamaño de las bombas, los negocios y a la calle alrededor fueron destruidos. Claramente fue un mensaje, quieren pone “un cuchillo” entre la comunidad local y Hezbolá”.

Fotograma / Samidoun: Red Palestina de Solidaridad de Prisionero Palestina
 

Ayer, a ultima hora, llegaba la noticia del fallecimiento del novelista y activista palestino Walid Daqqa tras pasar 38 años en cárceles israelíes. Daqqa era reconocido como uno de los pensadores más destacados y uno de los prisioneros palestinos más prominentes, habiendo liderado numerosas luchas contra el servicio penitenciario israelí.

Enfermo de cáncer y privado de atención médica adecuada, según la Comisión Palestina de Detenidos y Asuntos Exdetenidos, su muerte se produjo como resultado de una política deliberada de negligencia médica por parte de la administración penitenciaria israelí hacia los prisioneros enfermos.

El genocidio perpetrado contra los palestinos por parte de los sionistas no marca un inicio, sino más bien una continuación de la ocupación de los territorios palestinos y la opresión hacia su pueblo.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística