Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Imagen de una parodia de los misiles Taururs en el canal infantil alemán Kika

Oskar Lafontaine: «Destruir el puente de Crimea sería el pasaporte de Alemania a la guerra»

El político compara el plan con el ataque terrorista a los gasoductos Nordstream y advierte de no elogiar a Scholz antes de tiempo sin saber si volverá a ceder


El líder histórico de la izquierda alemana Oskar Lafontaine ha avisado en una columna de opinión este martes en la web Nachdenkseiten de que «destruir el puente de Crimea sería el pasaporte de Alemania a la guerra». El político, que dirigió el partido socialdemócrata SPD antes de fundar Die Linke, del cual también fue jefe, explica que la filtración de la que Diario Red se hacía eco este fin de semana, en la cual oficiales alemanes discutían cómo podrían bombardear con armas alemanas, un puente que conecta a Crimea con Rusia, sería «un ataque terrorista similar a la explosión de los gasoductos Nord Stream por parte de los Estados Unidos «.

El político de 80 años, ya retirado, pero que apoya a su mujer Sahra Wagenkneckt en su nuevo partido, está convencido de que Rusia respondería a dicho ataque, ya que considera el territorio de Crimea como ruso y también la población de la región, asegura. Y recuerda que la representante de Crimea en Kiev, Tamila Taschewa, aseguró que deportaría a los 800.000 rusos que allí viven si Ucrania reconquista la península en un «desplazamiento forzado».

Lafontaine critica el que se haya hablado del caso como una simple «campaña de desinformación de Putin» y no se esté atendiendo a lo que él considera que es el verdadero escándalo: que generales alemanes estuvieran planeando una entrada directa de Alemania en la guerra de Ucrania y critican que se pasen a otra cosa, mariposa, como si nada. El centro del foco informativo en las escuchas y en las supuestas intenciones rusas, desvía la atención de lo que él denomina «la planificación de un ataque terrorista con cohetes alemanes Taurus».

También menciona la propuesta descabellada del experto en seguridad del partido cristianodemócrata CDU Rederich Kiesewetter, de que Ucrania ataque con misiles Taurus Ministerios rusos en Moscú. Ésta es otra de las cuestiones que no se atienden en el debate europoeo, los misiles Taurus tienen capacidad de alcanzar objetivos en la capital rusa. «Es alarmante considerar qué aventureros irresponsables están decidiendo ahora si Alemania se convierte o no en parte del conflicto en Ucrania», constata Lafontaine, cuya voz ha sido desde el principio del conflicto una de las pocas que han apostado por la vía diplomática y se han opuesto de forma frontal a la guerra entre la OTAN y Rusia.

Mientras el canciller alemán se niega desde hace semanas, a pesar de la presión interna y externa, en su partido, en el gobierno y en la opinión pública, a enviar las armas mencionadas, Lafontaine alerta de que no hay que alagarlo antes de tiempo, ya que duante los últimos dos años de guerra cambió su opinión una y otra vez, cediendo a favor del rearme.

Mucho más que una «campaña de desinformación rusa»

La web Nachdenkseiten, que en castellano significa «páginas para la reflexión» donde se ha publicado la columna, hace un trabajo impecable sobre la guerra de Ucrania, cuestionando las versiones oficiales y no limitándose a reproducirlas, como hacen la mayoría de medios. La semana pasada, el corresponsal parlamentario Florian Warwerg, realizaba una pregunta al portavoz de Scholz, Steffen Hebestreit, si era cierto, como le habían comentado miembros de las fuerzas armadas alemanas, que para el uso de los misiles Taurus en discusión era indispensable que fuesen soldados alemanes a Ucrania. El portavoz insultó al medio y le dijo que «no sé si el medio para el que trabaja usted se dirige a los ciudadanos de nuestro país», para contestar a continuación que lo dicho por el canciller era lo único que iba a responder.

Junto a dicha web, los diarios junge Welt y el Berliner Zeitung ofrecen asimismo, a diferencia del territorio español, en el que todos los diarios salvo Diario Red, se sumaron a la perspectiva de que se trata solo de una «campaña de desinformación de Putin» a la que no hay que dar más importancia, una perspectiva diferente y muy preocupante sobre el envío de los Taurus. El diario Berliner Zeitung entrevistaba el martes a un exconsejero de la canciller Angela Merkel y ex-general del ejército llamado Erich Vad que decía que «con los misiles Taurus se puede destruir el Kremlin», es decir, la sede del gobierno ruso. Vad cree que Scholz actúa de forma correcta, al no enviar estos sistemas armamentísticos y asegura que «desde la perspectiva alemana, un suministro a corto plazo de Taurus y la provisión correspondiente de soldados para operar el sistema de armas sería una clara participación en la guerra».

Sin embargo estos tres medios son una minoría también en el mundo germanoparlante y las noticias relacionadas con la posible guerra entre la OTAN y Rusia siguen su curso. El martes el diario Neue Zürcher Zeitung daba voz al antiguo secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte Anders Fogh Rasmussen que pide enviar dichos cohetes y  «cambiar a una economía de guerra». Asimismo asegura que «necesitamos un gobierno alemán mucho más decidido. El canciller Scholz es demasiado lento, demasiado vacilante. No parece un líder.» Asimismo, cree que hay que invitar a Ucrania a formar parte de la OTAN, otra línea roja para Moscú. Llega a decir que hay que replantearse el argumento de que Ucrania no pueda entrar en la OTAN mientras esté en guerra.

Ante esta perspectiva, algunos miembros del gabinete de Scholz empiezan a preparar el día después de autorizar el envío de Taurus. El Ministro de Sanidad del partido socialdemócrata SPD, Karl Lauterbach, se ha tomado una pausa esta semana de sus planes para cerrar decenas de hospitales en las zonas rurales y ha asegurado que quiere preparar el sistema sanitario para «conflictos militares».


Berlín –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Gobierno de izquierdas en Euskadi o cláusula de exclusión

    Lo que arroja la nueva conformación del parlamento vasco tras las elecciones de ayer es una clara dicotomía política: o hay un gobierno de izquierdas en Euskadi y se respeta el resultado democrático o se impone la cláusula de exclusión promovida por el bloque de poder español