Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Entreno de soldados israelíes cerca de la Franja — Jamal Awad / Xinhua News / ContactoPhoto

Se retoman las negociaciones de alto el fuego en El Cairo

Tras el crecimiento del número de muertos de hambre y deshidratación y la cercana celebración del Ramadán, se retoman los contactos en El Cairo


La creciente presión internacional busca poner fin al conflicto entre Israel y Hamás, que ha dejado a la población de la Franja de Gaza en medio de la desesperación. La tragedia del jueves pasado, con más de 100 muertes alrededor de un convoy humanitario, ha exacerbado la crisis humanitaria, sumándose a la proximidad del Ramadán y las demandas de las familias de rehenes israelíes bajo control de Hamás. Las negociaciones, reanudadas en El Cairo este domingo, se enfrentan a obstáculos considerables, a pesar de la intervención como mediadores de otros países —entre ellos Egipto, Qatar y Estados Unidos—, quienes trabajan en una propuesta de alto el fuego de seis semanas.

La cuestión de los rehenes se mantiene como el principal punto de discordia. Israel espera que Hamás identifique a los secuestrados que pretende liberar, detalles sobre los fallecidos y sus exigencias respecto al número de prisioneros palestinos a cambio de cada rehén. Por su parte, Hamás pide la retirada de las tropas israelíes y la libertad de movimiento para los ciudadanos de la Franja para que estos puedan, al menos, volver a lo que queda de sus hogares para recuperar pertenencias.

La desesperación de las familias y la presión internacional se suman a los numerosos frentes abiertos que tiene que gestionar el primer ministro israelí. El sábado pasado miles de personas llegaron a Jerusalén en una marcha de cuatro días desde la frontera de Gaza, presionando a Netanyahu para aceptar un alto al fuego que permita liberar a más de cien rehenes tras casi cinco meses de conflicto. Las esperanzas se centran en alcanzar un acuerdo de alto el fuego más prolongado que el anterior, facilitando la entrada de ayuda en Gaza y el intercambio de prisioneros.

Y es que, aun a pesar de que un funcionario estadounidense afirma que hay un acuerdo marco aceptado por Israel —según fuentes de Reuters—, Hamás aún no ha dado su respuesta: el acuerdo propuesto no satisface la principal exigencia de poner fin permanentemente a la guerra, y solo contempla la liberación de menos de la mitad de los rehenes, en la que se excluyen a los hombres.

Tras las declaraciones de la ministra de sanidad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) a Al Jazeera, en las que dejan claro que la «máxima prioridad es tener un alto al fuego», se especifica que es de especial necesidad que esta decisión sea tomada antes de la llegada del Ramadán, un mes sagrado para el mundo musulmán. Esto intensifica así la urgencia del alto al fuego en Gaza, donde las necesidades básicas siguen sin ser satisfechas a pesar de la gran cantidad de envíos de ayuda desde el aire.

Por parte del gobierno español, ante el aumento de las muertes de menores por inanición y deshidratación tras el bloqueo de la ayuda humanitaria en los últimos días, ha anunciado su colaboración con los países que lanzan ayuda sobre Gaza, facilitando paracaídas de carga con alimentos y bienes necesarios para la supervivencia. Las contradicciones entre las versiones de Israel y Hamás sobre la muerte de al menos 100 personas el pasado jueves cerca del convoy de ayuda humanitaria añaden complejidad al conflicto. Aunque Israel niega el bloqueo a la ayuda humanitaria, las cifras de muertos y heridos continúan en aumento, con miles de personas sin acceso a rescate debido a las restricciones impuestas por las tropas de ocupación israelíes. La Franja de Gaza sigue siendo testigo de un sufrimiento desgarrador mientras la comunidad internacional espera una solución a la crisis.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Parar el genocidio, evitar la guerra

    Si hoy asistimos a una preocupante escalada bélica en Oriente Medio es porque Israel se ha embarcado en uno de los más pavorosos genocidios de las últimas décadas, pero también porque EEUU y la UE no han hecho nada para evitarlo