Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

La demanda de Sudáfrica a Israel por genocidio

Argumenta que Israel ha violado sus obligaciones como firmante de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio y en su demanda, enumera una serie de actos que considera constitutivos de genocidio


“Los actos y omisiones de Israel tienen carácter genocida, ya que se cometen con la intención específica de destruir a los palestinos en Gaza como parte del grupo nacional, racial y étnico palestino más amplio». Con estas palabras, arranca la demanda de Sudáfrica contra Israel en la Corte Internacional de Justicia de Naciones Unidas por considerar que Israel está cometiendo genocidio en Gaza.

Sudáfrica argumenta que Israel ha violado sus obligaciones como firmante de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio y en su demanda, enumera una serie de actos, ocho en concreto, que considera constitutivos de genocidio:

El primero de ellos es el asesinato de palestinos en Gaza. Sudáfrica cita datos de la ONU que elevan el número de muertos a 21.110, el 70% de los cuáles son mujeres y niños. “Causar graves daños físicos y psíquicos a los palestinos de Gaza” es el segundo argumento en la denuncia. El tercero es la “expulsión masiva de hogares y desplazamiento de palestinos en Gaza”. “La privación de acceso a alimentos y agua adecuados” es el cuarto argumento que presenta Sudáfrica en su demanda. El país se refiere concretamente a la declaración de “asedio total” adoptada por Israel en octubre, que privó a la población civil de Gaza de suministros básicos. En quinto lugar, la denuncia señala la “privación de acceso a vivienda, ropa, higiene y saneamiento adecuados” a los palestinos en Gaza, seguido del sexto: “privación de asistencia médica adecuada”. El séptimo acto que Sudáfrica considera genocida es la “destrucción de la vida palestina” y, en este caso, habla de las bombas contra viviendas, escuelas, hospitales, edificios oficiales y lugares de interés cultural. Por último, señalan la “imposición de medidas destinadas a impedir los nacimientos palestinos”, destacando el asesinato de mujeres y niños y la situación de las mujeres embarazadas, obligadas a desplazarse sin recursos ni atención médica.

Con todo, Sudáfrica pretende demostrar que la actuación de Israel va más allá de la legítima defensa y tienen como objeto la aniquilación del pueblo palestino. Pero, además, Sudáfrica recoge también en su denuncia declaraciones de altos cargos de la administración israelí que considera que suponen una “incitación directa y pública a cometer genocidio”. La demanda se hace eco de muchas declaraciones de funcionarios israelíes que, según Sudáfrica, estarían alentando el genocidio. Entre ellas, las del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu refiriéndose a los palestinos como “monstruos” y “bárbaros” y llamando a iniciar una guerra entre los “hijos de luz” y “los hijos de la oscuridad”, entre “la civilización” y la “ley de la jungla”. También recoge las amenazas del Ministro de Defensa israelí de hacer Gaza permanentemente inhabitable o las referencias a los palestinos como “animales humanos”. Además, incluye los llamamientos de los ministros de extrema derecha Bezalel Smotrich e Itamar Ben Gvir para reasentar a los palestinos fuera de Gaza. Otra de las declaraciones citadas es la del presidente de Israel, Isaac Herzog en conferencia de prensa ante medios internacionales el pasado 13 de octubre, donde dijo lo siguiente: “Es toda una nación la que es responsable. No es cierta esa retórica acerca de que los civiles no sean conscientes y no están involucrados. Es absolutamente falso. Lucharemos hasta que les rompamos la columna vertebral”. Las palabras del presidente israelí dejan claro que Israel nunca ha distinguido entre militantes de Hamás y civiles en Gaza. Isaac Herzog, para que nos hagamos una idea, es uno de los muchos israelíes que han escrito mensajes a mano en las bombas que iban a ser lanzadas en Gaza.

La demanda de Sudáfrica recoge declaraciones en la misma línea del primer ministro, del presidente, del ministro de defensa, del ministro de seguridad nacional, del ministro de energía e infraestructura, del ministro de finanzas, del ministro de patrimonio, del ministro de agricultura, y de numerosos oficiales, portavoces y asesores militares. Resulta abrumador leer las casi 10 páginas de declaraciones de funcionarios del más alto rango que alientan directamente a cometer genocidio en Gaza. Y lo peor de todo es que hay muchas más. A quién esté interesado en conocerlas le recomendamos que visite el portal zionism.observer que recoge hasta 120 declaraciones de altos cargos israelíes deshumanizando al pueblo palestino.

De la demanda, sorprenden dos cosas. Una que haya sido un país del Sur global el que está haciendo valer los instrumentos del derecho internacional mientras Europa y Estados Unidos permanecen en silencio ante el genocidio. Y dos, que no ha sido ningún país de la Liga Árabe, o de los que se declaran musulmanes, el que ha salido en defensa del pueblo palestino. Ha sido Sudáfrica. Un país que conoce bien lo que suponen las políticas de apartheid y las leyes discriminatorias. Y este paralelismo, molesta enormemente a Israel. Antes de presentar la demanda ante la Corte Internacional de Justicia de Naciones Unidas, Sudáfrica ya había aprobado romper relaciones diplomáticas con Israel, retirado su embajada de Tel Aviv, cerrado la de Israel en Pretoria y denunciado los crímenes de guerra cometidos por Israel en la Franja de Gaza. “El castigo colectivo de los civiles palestinos mediante el uso ilegal de la fuerza por parte de Israel es un crimen de guerra. La negación deliberada de medicinas, combustible, alimentos y agua a los residentes de Gaza equivale a genocidio”, dijo el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, en declaraciones a prensa el pasado 21 de noviembre. Ramaphosa, fue el principal negociador del Congreso Nacional Africano durante la transición a la democracia y desempeñó un papel fundamental durante las negociaciones para poner fin al apartheid. Así que algo de autoridad tiene…

La respuesta del Gobierno de Netanyahu ha consistido en tildar la demanda de Sudáfrica de carente de fundamento y pro terrorista. “Israel rechaza con repugnancia la calumnia de sangre difundida por Sudáfrica y su demanda» porque «carece de base fáctica y jurídica y constituye una utilización despreciable y despectiva de la corte», señala un comunicado del ministerio de exteriores israelí. Por su parte, el portavoz del ejecutivo de Netanyahu, Eylon Levy condenó la decisión de Sudáfrica de demandar a Israel: “Israel condena enérgicamente la decisión de Sudáfrica de abogar por el diablo y convertirse en cómplice criminal de los autores de la masacre del 7 de octubre. El 7 de octubre Sudáfrica se alineó abiertamente con el régimen violador de Hamás cuando acusó a Israel de violación del alto al fuego y encubrió los crímenes de lesa humanidad de Hamás”. Estados Unidos también ha manifestado su incomodidad con la demanda a través del portavoz de seguridad de la Casa Blanca, John Kirby, calificando la denuncia de “contraproducente” y “sin fundamento”. Por ahora, más de 900 movimientos sociales, sindicatos, partidos políticos y otras organizaciones de varios países han firmado una carta abierta pidiendo a sus estados que apoyen la demanda presentada por Sudáfrica contra Israel ante la ONU. Veremos qué sucede.


Aquí puedes ver el capítulo completo de La Base donde se trató el tema:


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Florentino Pérez, ministro de Vivienda

    El problema de la vivienda en España es gravísimo y es urgente en términos sociales y económicos abordarlo de forma valiente. Pero habría que ser muy inocente para llevarse a engaño. Es obvio que el PSOE no va a hacer absolutamente nada significativo en esta materia