Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
rishi sunak stop the boats Ruanda

Richie Sunak / (X) Twitter

Sunak deportará por ahora a Ruanda

Sunak consigue su “Stop the boats” después de unas raras declaraciones y mantener las cámaras en vela. Los vuelos a Ruanda comenzarían en Julio.


Este martes hemos sabido de la aprobación de la Rwanda Safety Bill —parche de la Ley original— después de que la Cámara de los Lores “reconociera la primacía” de la Cámara de los Comunes basándose en que estos últimos son elegidos y los primeros, no, dejando de lado las enmiendas propuestas a la Ley y dando vía libre a su aprobación.

Esto se produjo, después de que el primer ministro convocara una rueda de prensa en la que pidió a los Lores que desbloquearan su propuesta clave para parar a las personas migrantes de cruzar el Canal de la Mancha, prometiendo que las cámaras estarían en sesión hasta que se aprobara la Ley, llegando a declarar: “Es suficiente. No más retrasos”.

Esta aprobación se produce después de múltiples varapalos legales a nivel nacional e internacional, la Corte Suprema de Justicia del país declaró la Ley original no ajustada a derecho por no considerar Ruanda un tercer país seguro, principal argumento del gobierno británico para el plan de deportaciones. Originalmente, la idea de este plan era enviar a algunos solicitantes de asilo a Ruanda para que este país gestionará la solicitud y el asentamiento de los refugiados allí, suponiendo una “subrogación” del deber del país británico hacia el país africano.

Más allá de las consideraciones de la Corte, Ruanda enfrenta una situación como mínimo, difícil en términos de recepción de refugiados para los próximos años, debido al conflicto en las provincias orientales de la República Democrática del Congo, que ha causado ya millones de desplazados. En el plan de respuesta regional del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR), se reconoce que Ruanda hace avances en la protección de los refugiados que acoge de su país vecino, sin embargo, se espera en 2024 asistir a 82.566 refugiados y para 2025, 77.865.

Enfrentan riesgos de abusos significativos, en especial el riesgo de explotación sexual. Las condiciones en los campos donde habitan la mayoría de los refugiados tampoco son muchos mejores, revelando el informe una gran dependencia de ayuda humanitaria y un aumento de personas en condición de mendicidad, prostitución o endeudamiento.

Respecto a aquellos refugiados que habitan zonas urbanas, los cuales serían el perfil más similar a aquellos que el gobierno británico quiere trasladar, el informe reconoce que estos sufren de una precariedad socioeconómica creciente debido a la inflación, y en ocasiones los socios en esta misión de las Naciones Unidas deben prestar ayuda a familias. En cuanto a la generalidad de los refugiados en el país, enfrentan riesgos de abusos significativos, en especial el riesgo de explotación sexual. Las condiciones en los campos donde habitan la mayoría de los refugiados tampoco son muchos mejores, revelando el informe una gran dependencia de ayuda humanitaria y un aumento de personas en condición de mendicidad, prostitución o endeudamiento.

Cuesta ver a Ruanda como un tercer país seguro viendo estos datos, y así lo interpretó el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que también rechazo este acuerdo cuando Johnson era el primer ministro del país. El primer avión rumbo Kigali —de una compañía española: Privilege Style— fue parado y sus ocupantes fueron desembarcados ante la evidencia de que podrían haber sido sometidos a torturas, ante lo cual el gobierno prefirió no continuar con el resto de los vuelos fletados. La respuesta de Johnson fue sugerir la posibilidad de retirar al Reino Unido de la Convención Europea de Derechos Humanos, la culpable según el de “la excesiva burocracia judicial”, sin embargo, poco después, serían sus propios tribunales los que declararan ilegal el plan, enterrando este primer intento.

Este plan se enmarca en la estrategia de varios estados europeos durante los últimos años de externalizar los flujos de refugiados hacia terceros países, encontramos como ejemplos los Tratados de Readmisión firmados entre la UE que produjeron Cadenas de deportaciones de refugiados, o iniciativas individuales, como fue el caso de Hungría, quien exigió durante un tiempo que las solicitudes de asilo fueran presentadas en Belgrado o en Kiev hasta que se determinará si les era concedido ese asilo y entonces podrían entrar al país, o más recientemente la firma de un tratado entre la Italia de Giorgia Meloni y Albania para que este último país reciba barcos italianos en sus puertos para alojarlos en el país balcánico, donde a pesar de encontrarse en revisión por los tribunales europeos, ambos países han decidido ignorarlo y continuar sus planes.

La oposición de la sociedad civil británica también se ha hecho notar con la publicación de un comunicado donde hasta 251 organizaciones advierten al gobierno británico de estar rompiendo las leyes internacionales y el Estado de derecho en el país. 

Esta aprobación supone un respiro para Sunak, el cual hizo de esta propuesta una de sus banderas con su famoso lema “Stop the boats”. La próxima semana los británicos están llamados a elecciones locales donde las previsiones para el partido del primer ministro se auguran negativas, las cuales servirán de antesala de las elecciones generales de enero de 2025.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística