Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Revistas en un kiosco de la estación central de Berlín, entre ellas destaca «Mujeres en el Wehrmacht» (El ejército de Hitler) — Carmela Negrete

Vuelven los clásicos nazis originales

Reeditan libros escritos durante el Tercer Reich sobre qué es ser alemán, la raza aria o los judíos. Se venden en las webs de la extrema derecha, pero también en las principales librerías alemanas online


Muchas personas en Alemania están conmocionadas en estos días por un reportaje que destapó un supuesto plan de «remigración» de Alemania, según el cual la Alternativa por Alemania no solo pretendería deportar a extranjeros, sino también a alemanes que tengan antecedentes migratorios. Las protestas contra la extrema derecha no han cesado desde el fin de semana en numerosas ciudades. La argumentación de la derecha sostiene que cada pueblo tiene su lugar en el mundo y que el pueblo alemán pertenece a Alemania. No hablan de raza porque está prohibido. Se han escrito miles de estupideces sobre qué significa ser alemán y quién forma parte del pueblo alemán. ¿Existe una raza alemana? En especial, en la época nazi en los años 30 y 40 del pasado siglo florecieron estas teorías pseudocientíficas. Y ahora son reeditadas y presentadas al gran público sin comentarios de contexto. Obras originales racistas y antisemitas de aquel entonces están al alcance de pocos clics y una web cercana a la AfD las promociona.

Alice Weidel, candidata, portavoz y jefa del grupo parlamentari AfD concedió una larga entrevista este verano a una revista que vende libros nazis reeditados.

La revista Compact, por ejemplo, una publicación de extrema derecha que informa de manera favorable sobre el partido de derecha Alternativa para Alemania (AfD), vende este tipo de libros en su web. Figuras prominentes del partido, como Alice Weidel, que fue candidata y portavoz del partido, y ahora es jefa del grupo parlamentario, conceden extensas entrevistas a la revista y participan en sus eventos, pronunciando discursos. Weidel, por cierto, no ha comentado esta relación con Compact por la que le hemos preguntado. La publicación también produce muchos vídeos para internet, teniendo así un cierto alcance entre los votantes de la AfD, que, según las encuestas, podrían llegar a ser alrededor de diez millones en las próximas elecciones de 2024. La entrevista con Weidel, por ejemplo, la vieron 300.000 personas. En tres estados alemanes donde se celebran elecciones en septiembre, la AfD las ganaría con bastante distancia según todas las encuestas.

Y a este amplio público, y no a expertos en nazismo, les presentan libros como «La visión aria del mundo», una reimpresión de 1938. La descripción de la obra afirma: «No se trata, como dice Houston Stewart Chamberlain en el prefacio de este escrito, de si somos ‘arios’, sino de que nos convirtamos en ‘arios’. En este sentido, queda una obra inmensa para todos nosotros: la liberación interna del semitismo que nos envuelve y sofoca». También, «Religión y raza» de Jakob Wilhelm Hauer, publicado en 1938, se vende en la tienda Compact con el siguiente texto: «La conclusión respaldada por Hauer mediante numerosos ejemplos es que la naturaleza psíquica y espiritual inherente a la raza creanecesariamente la forma religiosa». En la web se publicita asimismo otro libro llamado «¿Qué significa alemán?» de Herman Wirth, publicado en 1934. De ese autor se puede adquirir también «Adhesión de la humanidad», como promociona Compact, en una «nueva edición más asequible» por 60 euros. En esta obra se aborda la prehistoria de las razas, la patria ancestral de la raza nórdica y la migración de la raza nórdica. Otro libro que venden es una obra de Karl Penka llamada «El origen de los arios«, en el que se afirma que el autor «fue uno de los primeros en demostrar que la conexión entre la piel clara, el cabello claro y los ojos azules solo podría haber surgido en el norte de Europa, hecho que la genética confirma hoy». 

Reimpresiones de libros racistas y antisemitas que vende la revista Compact en su tienda online.

El paso a la publicidad y reimpresión de este tipo de libros ha sido gradual. La nueva extrema derecha comenzó promocionando las ideas de que la identidad alemana estaba en peligro debido a la inmigración. Todas las personas son igual de valiosas, decían, no hay unas mejores que otras como decían los nazis, nosotros no somos nazis, pero los pueblos pertenecen a un determinado lugar, y es allí donde deben estar porque así ayudan también a sus comunidades. Sin identidad propia, las personas están a merced del globalismo, uno de sus términos favoritos, con tufo antisemita. Luego pasaron a preguntar al ciudadano en sus obras qué es la identidad alemana. La llamada nueva derecha y el movimiento identitario abrieron la puerta a estas ideas que, en última instancia y como consecuencia lógica de dicho pensamiento, llevan a revisar el pasado. La historia de esa identidad colectiva llamada Alemania.

Entonces se publicaron obras que hablaban de la supuesta deconstrucción de la raza que habían llevado a cabo los supuestos malvados que están detrás del sistema. En función del medio y los autores, esta idea se mezcla también con teorías no solo de dominación, sino en ocasiones con ideas del complot, entre las que destacan un supuesto plan para controlar a las poblaciones a traves de la pandemia, cuya peligrosidad negaron, o también el recurso a la Agenda 2030 de las Naciones Unidas con objetivos para el desarrollo sostenible, que sería también un plan malvado en el fondo. Parece que tras ver que una buena parte de la población ha empezado a interiorizar este tipo de ideas, ha llegado la hora de presentar tesis más crudas y a los racistas originales. Y preguntar si no será que existe una raza aria, de ojos azules y cabello rubio que ha sido sometida y maltratada por los otros países, cuyo espacio vital se le ha quedado pequeño.

En las grandes librerías también se venden

Sin embargo, las reimpresiones de obras clásicas del nazismo no se encuentran únicamente en medios de extrema derecha. De hecho, con frecuencia se hallan en los catálogos en línea de las grandes librerías. Por ejemplo, al buscar en Google libros sobre «el pueblo alemán», aparece el «Escrito sobre la fisonomía de las tribus alemanas» de Willy Hellpach, que fue reeditado en 2021. Publicado en 1926, es decir, hace cien años, describe la supuesta apariencia física de las razas alemanas desde el punto de vista de la ciencia de aquel entonces. Este trabajo está disponible para su compra en cuatro de los principales portales de venta de libros alemanes: Amazon, Hugendubel, Thalia y Weltbild. Una portavoz de Weltbild explicó por correo electrónico a esta periodista que en sus librerías apoyan la «apertura y libertad de expresión». Además, afirmó: «No censuramos y no queremos censura, incluso si los contenidos pueden no gustarnos». Según ella, este libro no está en el índice de censura estatal, ahora bien: «No promocionamos estos artículos ni destacamos especialmente esos libros».

Pero, ¿cómo se explica que estas obras estén en el catálogo de estas editoriales? ¿Según qué criterios los adquieren? La portavoz de Weltbild explica cómo sucede: «En realidad, no compramos estos títulos, sino que están en una base de datos (cuyos contenidos también se incorporan automáticamente en muchos otros comercios en línea del mercado editorial alemán) y, por lo tanto, son accesibles para la investigación cuando uno los busca». Weltbild no toma la decisión activa de incluir estos libros en su catálogo, sino que forman parte de una base de datos compartida que se utiliza en numerosas webs del sectorde venta de libros alemán, explica. 

«Hugendubel proporciona a sus clientes en línea un catálogo de más de 10 millones de títulos nacionales e internacionales diversos», explica una portavoz por correo electrónico. «La adquisición de títulos a través de los catálogos mencionados es una práctica común en el comercio en línea de libros». La empresa asegura que ya existe una censura estatal previa, el índice, y que «se compromete con la libertad de prensa y opinión, ofreciendo una amplia gama de títulos no sujetos a censura en diversas temáticas políticas». La librería, sin embargo, retiró los dos libros de su inventario en línea que les habíamos señalado: «Arios, salvajes und judíos» de Karl Helm y «Arios y Mongoles. Llamado de atención a los europeos continentales bajo la iluminación histórica de la amenaza amarilla» de Christian Spielmann.

La librería Thalia también retiró varios libros tras el email que enviamos, y una portavoz explicó que «eliminamos manualmente lo más rápido posible todos los títulos sobre los que tomamos conocimiento que aparecen en nuestro sitio web». La empresa se muestra preocupada por este asunto y quiere “colaborar estrechamente con nuestros socios de la industria y proveedores para encontrar soluciones a largo plazo». Esto se debe a que «para permitir una amplia disponibilidad de libros para nuestras clientas y clientes, obtenemos los títulos para nuestra tienda en línea de grandes mayoristas, a los que toda la industria editorial tiene acceso», señaló. También aseguró que este tipo de libros no están presentes en sus librerías físicas.

«El problema de contenidos antisemitas o de extrema derecha es lamentablemente conocido en este contexto», explicaba en el email. «La industria editorial se enfrenta, sin embargo, a límites al intentar filtrar estos contenidos, por ejemplo, a través de palabras clave adecuadas». A estas complicaciones, además, se une el que «los editores evitan el bloqueo de las publicaciones al asignar, por ejemplo, constantemente nuevas números ISBN o nuevos nombres de editoriales para los mismos títulos». La portavoz de dicha empresa reconoce que, en este caso, «dependemos del apoyo» externo. Es decir, de que la gente avise para poder borrar los títulos de su web. Amazon, que es la librería online que más vende y en la que más títulos nazis encontramos, aseguró que la empresa revisaría el problema y se pronunciaría al respecto.


Berlín –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar