Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
La princesa Leonor llega con su maleta a la Academia Militar de Zaragoza

La Princesa de Asturias ingresando a la Academia General Militar de Zaragoza

Marcos Cebrián / Europa Press

El País escribe al dictado de la Casa Real

Una pieza sobre la futura mayoría de edad de la Princesa Leonor expone el alabancero tratamiento informativo del grupo PRISA para satisfacer a Zarzuela


Las horas bajas de la Casa Real parecen exigir, además del “control de daños” desplegado para rehabilitar la figura del Rey Emérito corrupto, toda una estrategia comunicativa y de legitimación de la institución a través de su heredera Leonor.

La Princesa de Asturias, que cumplirá 18 años el próximo 31 de octubre, es la protagonista de un artículo en El País —de acceso abierto en su edición digital— que traza un retrato amable y prometedor de la futura monarca. La pieza comienza subrayando el interés que ha despertado el desempeño de la heredera en el principal centro de formación del Ejército de Tierra, una estancia que “le ha dado una relevancia pública de la que hasta ahora carecía” según este medio. Relevancia que, por otro lado, es fruto del propio interés de Casa Real por difundir estas informaciones a la opinión pública que los medios han multiplicado, llevando la imagen de Leonor más allá de las habituales cabeceras de la prensa del corazón.

A continuación, El País busca plantear el apoyo mayoritario de la sociedad española a una futura sucesión monárquica en la figura de la Princesa. Para ello, se refiere a una fuente de dudosa fiabilidad: una encuesta hecha el año pasado para la revista Vanitatis, perteneciente a El Confidencial, donde se aseguraba que tres de cada cuatro españoles creían que la hija de Felipe VI y Letizia Ortiz reinará algún día. El segundo referente sociológico de El País para apoyar esta idea era un sondeo difundido en agosto de 2021 por El Español, que sostenía que un 51,3% confía en ella. Y como contraste, utilizaba el estudio elaborado por Público ese mismo año en el que una mayoría de los encuestados y encuestadas (el 39,4% frente al 31,5%) pronosticaba la victoria de una opción republicana frente a una monárquica en caso de que pudiera celebrarse un referéndum sobre la cuestión en España.

La pieza continúa desarrollando las aptitudes de la Princesa: su manejo de idiomas, o su exquisita formación en un centro galés de corte innovador y progresista. Es la hija de unos reyes, pero no es una hija de papá.

La pieza continúa desarrollando las aptitudes de la Princesa: su manejo de idiomas, o su exquisita formación en un centro galés de corte innovador y progresista. Es la hija de unos reyes, pero no es una hija de papá

Este esfuerzo por acercar a la “dama cadete” Leonor al gran público transcurre paralelo a la construcción de un perfil de modernidad y apertura basado en valores como la igualdad de género o la preparación académica de la joven, que contrasta con el conservadurismo y la opacidad que reside en las tripas de Zarzuela. De hecho, la propia Casa Real, que apoyó a las jugadoras de la Selección Nacional de Futbol durante el Mundial del pasado verano buscando actualizar la imagen de la monarca y sus hijas, las apartó rápido y poco después del foco público, cuando el caso Rubiales tomó altura.

El artículo cierra subrayando la futura ausencia de Juan Carlos I en la sesión conjunta del Congreso y el Senado que protagonizará Leonor a finales de este mes y que simboliza la continuidad de la dinastía. Este relato, junto con el de los esfuerzos de regeneración de Felipe VI, son la clara prueba del “cordón sanitario” narrativo que pretende separar al exmonarca corrupto de su línea sucesoria, pero que contrasta con la realidad de impunidad de la que disfruta, gracias a la misma, Juan Carlos de Borbón.


Madrid –

Compartir

Editorial

  • 14 de abril: ayer, hoy y mañana

    La República en España significa para nuestro pueblo muchas más cosas que la simple elección de la jefatura del Estado. Significa la participación de las clases populares. Representa algo sencillo: que nadie es más que nadie y que todas las personas tienen derecho a vivir con dignidad