Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Gonzalo Bernardos afirma que Amancio Ortega es “una persona honesta” y “un ejemplo para este país

Gonzalo Bernardos, el economista presentado como “de izquierdas” por La Sexta, defiende a capa y espada al fundador de Inditex afirmando que para él es “una persona honesta” y “un ejemplo para este país”


La semana pasada, en el medio de derechas 8TV, que utiliza marcos mediáticos para cuestionarse los derechos laborales o para ligar inmigración y delincuencia, se producía un debate entre Gonzalo Bernardos, el economista “progre” de La Sexta y el polémico historiador José Miguel Villarroya. Y digo “polémico” porque, pese a que ahora se ha hecho famoso por difundir ideas comunistas en 8 TV, cuando estaba de colaborador en medios como Intereconomía hacía un papel bien distinto, llegando a afirmar en una intervención en E Noticias que “Esperanza Aguirre defiende sus ideas con coherencia y con integridad” y terminando la misma con un “¡Viva Esperanza Aguirre y viva España!”. E, incluso, en un artículo en Crónica Global en el año 2016 llegó a decir que su voto “iría para Trump por representar en estos momentos una bofetada a esos poderes fácticos del mundo empresarial y financiero que condicionan nuestras vidas desde la sombra”.

Dicho esto, vamos a lo que nos atañe. El origen del debate entre Villaroya y Bernardos eran estas palabras de elogio de este último al multimillonario Amancio Ortega: “Este señor, allá donde lo ven, es un grandísimo innovador que en este país no se le dan los méritos que tiene y que tiene muchísimos”. Afirmaciones que fueron contestadas por Villaroya: “El mérito que tiene es fabricar la ropa en Banglasdeh explotando a niños incluso. El mérito es estar pagando miseria a muchos de sus trabajadores que por eso les han hecho huelgas”. Y añadía: “Ya se le enganchó con el carrito del helado en un incendio que hubo en una macrofábrica en Banglasdeh con gente prácticamente en esclavitud. Hasta tenían que dormir ahí.” Y añadía: “Rico no se hace nadie trabajando honestamente y honradamente. ¡No se hace multimillonario nadie trabajando honestamente!”.

El debate continuaba y el economista presentado como “de izquierdas” por La Sexta volvió a defender a capa y espada al fundador de Inditex —que, según Yolanda Díaz, hace “vida normal”— afirmando que para él es “una persona honesta” y “un ejemplo para este país”, y sacando la artillería propagandística de las donaciones de Amancio Ortega. A lo que Villaroya le replicó: “¡Qué pague impuestos y qué no de donaciones! Porque las donaciones encima le desgravan a Hacienda”. “Para mí, una persona que tiene las fábricas en Bangladesh y que tiene a la gente en esclavitud no es una persona honesta, porque está tratando a la gente indignamente,” añadía.

Y, pese a que el multimillonario Amancio Ortega amasa su fortuna —como explicamos en Diario Red, Amancio Ortega ingresa 1.422,5 millones, 89.000 años de salario mínimo, por 6 meses de dividendo de Inditex— gracias a utilizar trabajo esclavo en su cadena de montaje en distintos países por todo el mundo y donde prácticamente no existe ningún tipo de seguridad laboral —buena prueba de ello es el accidente ocurrido en el año 2013 en el edificio Rana Plaza donde murieron más de 1.100 personas, o el incendio tres años después en una fábrica textil, también en Bangladesh, donde murieron 36 personas—, Bernardos incluso llegó a justificar que Amancio Ortega utilizará mano de obra esclava afirmando: “Las fábricas eran de un empresario del país, él —Amancio Ortega— contrataba la producción, por lo tanto, no eran trabajadores suyos”. Un argumento que humilla a todas las víctimas del trabajo esclavo del que se nutre el imperio Inditex y que busca quitar responsabilidad al hecho de contratar la producción con mano de obra infantil y esclava. Repugnante.

Pero esto no acaba aquí… ya que, para lamer más si cabe aún las botas de Amancio Ortega, Bernardos llegó hasta a afirmar que La Coruña había cambiado “gracias al grupo Inditex”. “No hay nadie que esté más agradecido y más contento con lo que ha hecho Amancio Ortega que aquellos que viven en Arteixo, La Coruña y los alrededores de la principal ciudad de Vigo después de Galicia.” Y añadía: “A mí me gusta gente que genere riqueza, que se la juegue y, sobre todo, señores que no vengan de la aristocracia y de la burguesía. ¡Amancio Ortega es hijo de ferroviario! Empezó en una tienda y ha ido progresando y ¡esto sí que es el emprendedor de verdad y son las personas que necesitamos en este país! Aquellos que creen que todos han de ser iguales, yo no estoy de acuerdo.”

Seguramente Bernardos no habrá hablado con las miles de mujeres gallegas que nunca vieron reconocidos sus derechos en el grupo Inditex ni con las miles de personas explotadas por las subcontratas de Amancio Ortega. Algo que le recordó Villaroya: “Debería saber en qué condiciones tenían a esa gente en Banglasdesh”. “Y lo sabía”, añadía.

Pero Bernardos, el economista que colabora con los lobbies que especulan con la vivienda y que en el año 2006 negó la burbuja inmobiliaria y en el 2022 que hubiera especulación, continúo, de nuevo, idolatrando a Amancio Ortega a través del mito neoliberal de los “hombres hechos a sí mismos”: “Yo estoy a favor de los hombres hechos a sí mismos, de los empresarios que generan riqueza y la distribuyen. Y este, le guste o no le guste a Villaroya es Amancio Ortega.”

“¡Lo que está distribuyendo es la miseria y la esclavitud a la gente!”, le replicaba Villaroya. Y concluía “¡Distribución de la miseria!, ¡qué es lo que te gusta!”

Recordad estas palabras de Gonzalo Bernardos cada vez que en La Sexta lo presenten como un economista de izquierdas o lo sienten enfrente de los tertulianos de derechas. Ya que, precisamente, esa es la estrategia de La Sexta: hacer pasar como de izquierdas a gente totalmente de derechas que lamen las botas de los poderosos.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística