Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
Juanma Castaño en el Partidazo de COPE

El presentador y comentador deportivo, Juan Manuel Castaño Menéndez.

La radio de la Conferencia Episcopal pide “inhabilitaciones de verdad” contra las campeonas del mundo

El periodista deportivo Juanma Castaño acusa a Alexia Putellas e Irene Paredes de estar “mangoneando” al resto de jugadoras.


Juanma Castaño, periodista de la Cadena Cope y conductor de «El Partidazo de COPE», uno de los programas deportivos más escuchados de la radio española, ha pedido represalias contra las futbolistas de la Selección Española que se niegan a seguir jugando con el combinado nacional mientras no haya cambios en la Federación que garanticen la igualdad y la dignidad de las deportistas.  

El comentarista deportivo tiene una “solución” para que las jugadoras disconformes acudan a la concentración de la Selección: “Se llama sanción”, ha dicho en antena. El periodista asturiano pide mano dura contra las jugadoras. “Me gustaría saber cómo sería la actitud si saben que va a haber una inhabilitación de verdad”, apostilló.

En la misma línea, el periodista deportivo de la emisora de los obispos españoles acusa a Alexia Putellas e Irene Paredes, jugadoras del Barcelona y campeonas del mundo con la Selección, de estar detrás de la rebelión del combinado español contra el machismo de la Real Federación Española de Fútbol. “Que no se ofenda nadie si digo que esto lo está mangoneando Alexia Putellas e Irene Paredes”, dijo Castaño.

Tanto Alexia Putellas como Irene Paredes, así como el resto de las jugadoras que se han rebelado contra el machismo de la Federación, finalmente han viajado hasta la localidad valenciana de Oliva donde se concentra el equipo antes de viajar a Suecia para disputar la Liga de las Naciones. El combinado sueco ha manifestado que apoyaría un boicot del partido con las jugadoras españolas.


Madrid –

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística