Elena Sánchez, presidenta interina de RTVE — Alberto Ortega / Europa Press

Lío monumental en RTVE: la Audiencia Nacional anula las bases de las oposiciones

CCOO acusa a la presidenta interina, Elena Sánchez, y a UGT de haber firmado una convocatoria para el “caciquismo sindical”


Cuando el 21 de diciembre de 2022 la presidenta interina de RTVE, Elena Sánchez, firmó las bases de la convocatoria para las oposiciones de la empresa pública, después de 15 años sin convocarse, nunca podría haber pensado que una sentencia de la Audiencia Nacional iba a tumbar el gran reto que tiene la radio y televisión pública: incorporar personal que renueve una plantilla muy envejecida y las vacantes no repuestas desde 2007. 

Las bases firmadas por Elena Sánchez junto con UGT contaron con la oposición de USO, CGT y Comisiones Obreras, que se negaron a firmarlas porque, entre otras cosas, establecían la prohibición de acceder a empleo público a aquellos informadores que no pudieran acreditar un año de trabajo desde 2007 y, además, favorecía cinco veces más los méritos de un año trabajado en RTVE frente al mismo periodo trabajado en la empresa privada, lo que ponía una barrera de entrada, a todas luces inconstitucional, al acceso a empleo público en condiciones de igualdad, mérito y libre concurrencia.

Según denuncia Comisiones Obreras, UGT, en connivencia con RTVE, pretendió hacer “clientelismo sindical” favoreciendo unas bases que premian sobremanera a quienes trabajan de forma interina en la empresa, a pesar de que su forma de acceso, en no pocos casos, ha sido a través de los másteres privados del Instituto RTVE que, además de costosos, tienen lugar en Madrid y, por tanto, es un impedimento para la igualdad del resto de españoles.

De este modo, esta semana la Audiencia Nacional ha fallado que la valoración de méritos se haga “dentro de lo tolerable” y de manera “no desproporcionada”. La sentencia, contra la que cabe recurso ante el Tribunal Supremo, anula también el requisito de exigirle un año de experiencia laboral a los aspirantes a informadores para poder presentarse a las oposiciones. 

También se ha anulado que “la formación y experiencia que sea requisito para optar a las plazas convocadas no sea valorada como mérito”, lo que viene a decir que en el caso de los periodistas, por ejemplo, no se valora como mérito el título de licenciado. Fuentes de la sección sindical de CCOO en RTVE consultadas por Diario Red se preguntan irónicamente “cómo es posible que la Audiencia Nacional haya visto en unos días lo que el gabinete jurídico de RTVE se dedicó a esconder”. 

Por su parte, la corporación que preside Elena Sánchez ha anunciado que adaptará el proceso a la sentencia, aunque hasta nueva orden se han suspendido todos los exámenes previstos. Con el consiguiente coste para las arcas de RTVE, ya que los opositores están reclamando el coste de las reservas de hoteles, aviones o trenes que habían previsto para ir a examinarse a Madrid. 

RTVE ha anunciado que adaptará el proceso a la sentencia, aunque hasta nueva orden se han suspendido todos los exámenes previstos

Desde CCOO apuntan que la salida a este embrollo “es muy complicada” y señalan la puerta de salida a la presidenta: “Quienes nos han traído hasta aquí no pueden pilotar el camino a tomar”, apunta el sindicato en una hoja informativa que ha distribuido este martes entre la plantilla de RTVE. 

10.000 opositores aspiran a conseguir alguna de las más de 1.300 plazas convocadas en un proceso cuyos exámenes se deberían haber hecho a lo largo de 2023 y ni siquiera se sabe si se van a realizar durante 2024. Un lío monumental que ha caldeado los ánimos sindicales y que pone en la cuerda floja a Elena Sánchez, la presidenta interina que puso el PSOE tras la dimisión de José Manuel Pérez Tornero en septiembre de 2022.


Madrid –

Compartir

Editorial

  • La COP28 no servirá para nada

    Nada debemos esperar de los jefes de las clases capitalistas parasitarias y sus representantes políticos reunidos en Dubái. Su objetivo no es salvar el planeta sino proteger el actual sistema económico, y ambas cosas son incompatibles