Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Pedro J. defiende a Isabel Díaz Ayuso y Begoña Gómez en Telecinco

El director de El Español considera que el único beneficiado del “cainismo en la vida pública” es Carles Puigdemont


El director de El Español, Pedro J. Ramírez, ha defendido a la presidenta madrileña y a la mujer de Pedro Sánchez y considera que tanto el PP como el PSOE se equivocan por señalarlas para tratar de vincularlas con los delitos fiscales y la trama de facturas falsas de Alberto González Amador y el Caso Koldo, en relación con las comisiones del exasesor de José Luis Ábalos en el Ministerio de Transporte.

El PP ha denunciado a Pedro Sánchez ante la Oficina de Conflicto de Intereses por las reuniones de Begoña Gómez con Javier Hidalgo, CEO de Globalia, y, por su parte, el PSOE ha pedido la dimisión de Isabel Díaz Ayuso.

Pedro J. Ramírez asegura que “no hay base” ni para pedir la dimisión de la presidenta madrileña ni para que el PP alegue un conflicto de intereses por algo “tan endeble y tan poco consistente como que Begoña Gómez tuviera entre los patrocinadores de una fundación que dependía del Instituto de Empresa a una compañía que luego resulta que es rescatada por el Gobierno”.

En este sentido, el director de El Español apunta que “todas las aerolíneas europeas” fueron rescatadas en ese momento. En esta línea, señala que “no se debe generar este ambiente de sospecha generalizada, de cainismo en la vida pública, a partir de meras conjeturas”.

Según Pedro J. Ramírez, el único beneficiario de que Sánchez y Feijóo entren en “esa escalada” es Carles Puigdemont. El periodista ha calificado también la Ley de Amnistía como “la ley más divisiva de la historia de la democracia” y ha manifestado que es “perniciosa, oportunista y flagrantemente inconstitucional”. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Estados Unidos avala una matanza en Rafah

    EEUU parece haber dado su OK a una matanza en el superpoblado enclave de Rafah a cambio de que Netanyahu no responda a un ataque de Irán que no mató a nadie y que fue la respuesta a un atentado ordenado por el propio Netanyahu que asesinó a siete iraníes (o eso parecía hasta ayer)