Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

El escritor Fernando Savater —  Marco Destefanis / Zuma Press / ContactoPhoto

Varios periodistas justifican en X que El País haya prescindido de Fernando Savater

El periódico del Grupo Prisa ha decidido no contar más con sus columnas después de algunas publicaciones y declaraciones del filósofo contra el periódico y contra el PSOE


Durante la noche del lunes 22 de enero se ha conocido que El País ha decidido prescindir de las colaboraciones del filósofo y político Fernando Savater. Desde la derecha mediática no han tardado para señalar que se debe a una especie de caza de brujas por parte del periódico que dirige Pepa Bueno. Por ejemplo Isabel San Sebastián ha escrito en X que «El País ha despedido a su mejor columnista por atreverse a criticar». Por su parte, el condenado Alfonso Rojo ha publicado que «El País se carga su último reducto de periodismo independiente con el despido de Fernando Savater«.

Sin embargo, varios periodistas de diferente signo político han justificado que El País haya decidido poner fin a la colaboración del catedrático. Por ejemplo, Lucía Méndez, de El Mundo, ha escrito lo siguiente en la red social X: “Fernando Savater es un intelectual muy respetable. Igual de respetable que muchos columnistas, periodistas y colaboradores que son despedidos por las empresas editoras de los medios. Es el libre mercado, y cada uno contrata y despide a los intelectuales que mejor le convienen”. Por su parte, Íñigo Sáenz de Ugarte, de eldiario.es, ha escrito que el hecho de que Savater “siguiera escribiendo en él solo era una forma de provocación. A ver si le echaban”. Pedro Vallín, de La Vanguardia, ha respondido a Trapiello en la red social. “Otra vez la babayada meliflua de llamar censura a la labor propia del EDITOR (decidir contenido). Censura sería si el EDITOR pagara las piezas para destruirlas. Savater que abra un blog. Las primadonnas confunden privilegios con derechos porque ninguno es ni ha sido periodista”, ha escrito.

Rosa Villacastín, periodista afín al PSOE, se mostró ayer muy dura en la red social propiedad de Elon Musk: “La doble moral de Savater: lleva años escribiendo en un periódico que según dice “es el portavoz del peor gobierno de la democracia”. Pregunto: por qué no se marcha?”. Antonio Papell también se expresó en la línea de Villacastín, “la pregunta es obvia: ¿por qué continúa Savater escribiendo en el periódico que, según él, es «portavoz del peor gobierno de la democracia»? ¿Por qué no se queda en cualquiera de los medios que le bailan el agua desde la derecha más reaccionaria? ¿Será por dinero?”.

El autor de Ética para Amador lleva colaborando con el periódico del Grupo Prisa desde su fundación en los años 70, pero es cierto que lleva tiempo muy distanciado de la línea editorial y que incluso la ha criticado en varias ocasiones. Savater, que fue uno de los impulsores de UpyD, se lleva mostrando muy crítico con el PSOE desde hace muchos años pero más desde que Sánchez ganó las primarias de 2017 y luego llegara al Gobierno. Desde entonces, el filósofo, cada vez en posiciones más conservadoras y cercanas al nacionalismo español de la derecha, ha dado a entender que El País está “controlado” ideológicamente por Moncloa.

La precipitación de su salida en el periódico clave para entender la Transición ha tenido que ver con un artículo del propio Savater en El Confidencial y una entrevista en El Mundo. Tal y como cuenta El Plural, digital muy afín al PSOE, entrecomillados como “invasión femenina” o el hecho de referirse a la línea editorial de El Pais como sometida al “liderazgo caudillista de Pedro Sánchez” tras el cese del director Antonio Caño y su “equipo de gente tolerante” que “desapareció por el sumidero del nuevo régimen de un día para otro, sin explicaciones”, han sido la gota que han colmado el vaso en el periódico que dirige Pepa Bueno.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar