Trabajar menos para trabajar todos: 26 años de la aprobación de la jornada laboral de 35 horas en Francia

En España las voces que llaman a reducir la jornada laboral suenan, lamentablemente, un tanto ingenuas a oídos de la mayoría


España fue el primer país del mundo en lograr la jornada laboral de 40 horas por ley. Lo hizo en 1919 tras la enorme huelga La Canadiense liderada por la CNT, que era por en aquella época la organización sindical más grande del país. Desde entonces ha llovido mucho, la legislación es poco respetada por empresas en muchos sectores y las voces que llaman a reducir la jornada laboral suenan, lamentablemente, un tanto ingenuas a oídos de la mayoría.

En Francia, en cambio, la duración de la jornada laboral ha sido más disputada en las últimas décadas. François Mitterand llegó al Eliseo en 1981 tras prometer en campaña que reduciría la jornada laboral a 35 horas, pero la rebaja fue finalmente más simbólica y quedó en 39 horas. Hay que señalar, por otro lado, que en aquel primer mandato de Mitterand subió ostensiblemente el salario mínimo, se instauró la quinta semana de vacaciones pagadas y se redujo la edad de jubilación, pero aún así el debate en torno a la duración de la jornada laboral no fue olvidado.

El siguiente avance se hizo esperar y vino de la mano de una Francia con Lionel Jospin al frente. El 10 de febrero de 1998, hoy hace 26 años, se votaba el proyecto de ley de la ministra de Trabajo, Martine Aubry, que devolvía el asunto al centro de la arena política. El apoyo de los diputados del Partido Socialista, del Partido Comunista Francés y de los Verdes logró la aprobación de la jornada de 35 horas. La medida se introdujo en el año 2000 para las empresas de más de 20 trabajadores y a partir del 1 de enero de 2002 fue de obligado cumplimiento para todas las empresas (salvo unas pocas excepciones).

La ministra Aubry subrayó, ante la resistencia de la patronal, que «la reducción del tiempo de trabajo no se hará ni contra las empresas ni contra los trabajadores, se hará por el empleo». El servicio de estadísticas del ministerio de Trabajo estimó que la medida resultó en la creación de 350.000 empleos, pero hay quienes señalan que hubo otros factores, como la bajada de las cotizaciones, que pudieron también mucho que ver con ese periodo de alta creación de empleo.

La izquierda francesa, en especial La Francia Insumisa, ha abogado reiteradamente por la reducción de la jornada a 32, aunque la disputa por la edad de jubilación o las protestas de los agricultores han robado protagonismo político a esa demanda en los últimos tiempos. La actual CNT, heredera del sindicato de la huelga de la Canadiense, ha venido reclamando durante años la jornada de 30 horas, pero ese parece ser un horizonte muy lejano en una España en la que -según datos del INE- casi la mitad de las horas extra no son remuneradas con dinero ni con tiempo de descanso.


Francia –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Cuando gane Trump

    ¿Nadie podía imaginar en la Unión Europea que hacer seguidismo de la potencia más violenta del mundo, que se embarca en todas las guerras que puede para mayor beneficio de su complejo industrial-militar, podía tener alguna contraindicación?

Otras noticias

Opinión