Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Gabriel Luengas / Europa Press

Ayuso, Carlos Vives y las muertes en las residencias

Ayuso, conocedora de la importancia de los medios, decidió llevarse con ella a un equipo de Telemadrid para que retransmita en directo sus hazañas, eso además de los habituales periodistas de la derecha mediática que estos días se han encargado de publicitar en forma de publirreportajes el famoso viaje “institucional”


La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, emprendió este fin de semana un viaje, dicen que institucional, a Nueva York para visitar una universidad y acudir a una gala en un teatro. Se trata de la Columbia Business School de Nueva York, y de una Gala del Teatro Real en el Lincoln Center, para dar a conocer, según afirman desde su equipo, todos los detalles de su gira internacional cuyo objetivo es “promover la cultura en español y tejer lazos educativos y empresariales con EEUU”. Ayuso, conocedora de la importancia de los medios, decidió llevarse con ella a un equipo de Telemadrid para que retransmita en directo sus hazañas, eso además de los habituales periodistas de la derecha mediática que estos días se han encargado de publicitar en forma de publirreportajes el famoso viaje “institucional”.

 “Así ha sido el viaje de Ayuso a Nueva York” titulaba el digital de Jimenez Losantos. Por su parte el periódico de Joaquín Manso prefirió centrarse en hablar de su vestido: “Isabel Díaz Ayuso conquista Nueva York con su vestido rojo de plumas made in Spain”, decían en su titular. Por su parte, El Español de Pedro J Ramírez titulaba así: “Isabel Díaz Ayuso deslumbra en Nueva York con un impresionante vestido rojo en la noche que cumplió 45 años”. Como veis, todo halagos para un viaje que al contrario que hizo la ministra de Igualdad Irene Montero, que acudió invitada por la ONU, no fue en absoluto injustificado, ni sin sentido. La derecha no se va de excursión, la derecha estrecha lazos con EEUU por el bien de España. Claro que sí.

Mientras tanto, aquí en España declaraba ayer el firmante de los protocolos de la vergüenza, Carlos Mur, ex director general de coordinación sociosanitaria de la Comunidad de Madrid. Según se ha podido saber Mur ha defendido ante el juez que se enviaron protocolos a hospitales pero que éstos no eran de obligado cumplimiento. Recordemos que el pasado junio declaró Alberto Reyero, exconsejero de Políticas Sociales que afirmó que dichos protocolos existieron, se aplicaron y tuvieron consecuencias, haciendo alusión a un informe de una revista internacional de epidemiología que apunta a que más gente murió en las residencias de la Comunidad de Madrid que en el resto de comunidades.

Es evidente que Ayuso se siente más cómoda en sus viajecitos y giras por Nueva York, o entre sus cantantes favoritos, muy afines ideológicamente a ella, que asumiendo sus responsabilidades en la muerte de los más de 7000 personas mayores fallecidas en las residencias durante los peores meses de pandemia.

Nuestro reportero Willy Veleta presenció ayer la imagen de Carlos Mur saliendo del juzgado tranquilamente mientras los familiares de los residentes fallecidos se concentraban delante con toda la rabia e impotencia de saber que nunca más volverán a ver a sus seres queridos. Pero con la esperanza de que la justicia, más pronto que tarde, juzgue a los responsables, entre ellos Isabel Díaz Ayuso. 

Por otro lado, ayer mismo también nos enteramos del millonario contrato firmado por Ayuso para traer a Carlos Vives a la fiesta de la Hispanidad: La Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid publicó las condiciones de la licitación a dedo de 847.000 euros (impuestos incluidos) para la discográfica del cantante. No sorprende los elogios y las muestras de gratitud por parte del cantante que en una entrevista en El Mundo decía esto: “Me parece una mujer y una líder increíble. Es supernatural. Escucho muy poco hablar de nuestra comunidad hispanoamericana y de nuestra herencia con tanto amor”.

Es evidente que Ayuso se siente más cómoda en sus viajecitos y giras por Nueva York, o entre sus cantantes favoritos, muy afines ideológicamente a ella, que asumiendo sus responsabilidades en uno de los peores capítulos de nuestra democracia reciente: reconociendo su responsabilidad directa en la muerte de los más de 7000 personas mayores fallecidas en las residencias durante los peores meses de pandemia. De momento quienes se mantienen en pie con toda la dignidad del mundo son sus familiares, que seguirán peleando para que haya justicia, verdad y reparación. Y a su lado estaremos los medios comprometidos con esos principios. Aunque a la señora Ayuso no le guste enfrentarse a la verdad y diga que le estamos acosando. Seguimos.


Madrid –

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística