Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

Carlos Luján / Europa Press 

Comunismo o libertad para ocultar datos

Las familias de los fallecidos llevan casi cuatro años sufriendo, clamando justicia, pero casi nadie parece escucharles, y mucho menos desde los poderes que amparan y protegen a Isabel Díaz Ayuso y su gestión


La última de Ayuso tratando de impedir en los tribunales hacer públicas las actas de las reuniones sobre residencias en pandemia es la gota que colma el vaso. Cuando creíamos que lo habíamos visto todo o casi todo con el PP de Madrid, aparece un nuevo capítulo que ni David Simon podría imaginar ni escribir. Porque la realidad supera la ficción y cuando se trata de tramas corruptas mucho más si cabe.

Ahora dicen los de Ayuso que van a los tribunales y van para ocultar datos que podrían dar información sobre lo que realmente ocurrió en las residencias durante la pandemia en Madrid. Es decir, su propósito es ocultar qué vio la policía municipal en las residencias durante los primeros meses de la pandemia. Si Ayuso y los suyos no tuvieran nada que esconder, si su gestión de la pandemia fue tan positiva y legítima, ¿por qué acuden a los tribunales para que no lo sepamos? Ella, que siempre es tan castiza y tan chula, debería estar encantada de que todo el mundo mundial conociera lo bien que gestionó las residencias en la pandemia. Si eso hubiera sido así no tendrían ningún problema de que se publicaran esas actas, pero no hace falta ser Sherlock Holmes para descubrir lo que esconden.

Siempre se ha dicho popularmente que quien algo teme algo debe, y eso es lo que parece estar ocurriendo cuando el Gobierno de la Comunidad de Madrid prefiere ir a los tribunales antes que contar la verdad.

La ciudadanía debe reflexionar y hacerse la siguiente pregunta, ¿es aceptable que su Gobierno esconda información para que no se conozca lo que sucedió en las residencias donde tuvo lugar el fallecimiento de 7.291 personas sin asistencia sanitaria? La ciudadanía debe reflexionar y preguntarse si merece un gobierno que les toma por imbéciles y que sale impune aun habiendo dejado morir a miles de personas sin recibir atención médica a la que tenían derecho.

Quizá una pida demasiado en esta eterna distopía que nos ha tocado vivir a los madrileños, ¿pero de verdad es tan difícil que exista un mínimo de decencia y justicia en nuestra Comunidad?

Las familias de los fallecidos llevan casi cuatro años sufriendo, clamando justicia, pero casi nadie parece escucharles, y mucho menos desde los poderes que amparan y protegen a Isabel Díaz Ayuso y su gestión. Desde el PP parecen intocables o es que lo son y saben que cuando hay que ocultar datos uno se pone a destruir discos duros y aquí no ha pasado nada. Un tal M. Rajoy enseñó al resto el camino y de aquellos polvos, estos lodos.

La realidad es que el Gobierno de Ayuso decidió salvarse a sí mismo aunque eso supusiera dejar atrás a miles de personas inocentes. Prefirió no reconocer sus errores, tras años de desmantelamiento de la sanidad pública, construyó un hospital fantasma para esconder todas esas muertes y con eso y con todo ganó unas elecciones.

Una sociedad que no conoce la verdad de su historia, de sus gentes, está condenada a sufrir lo mismo de manera repetida. Cuando pienso en las personas que sufrieron en las residencias hasta el último aliento creo firmemente que se volverá a repetir porque nadie pagó por lo sucedido y todo parece indicar que se seguirán yendo de rositas a no ser que haya alguien valiente dentro de la judicatura que decida poner fin a tanto despropósito y dolor.

Todas esas personas, que no son números, merecen que se conozca la verdad. Todas esas personas que fueron condenadas y sentenciadas a muerte, que no se les permitió ni una sola oportunidad de intentarlo merecen que la ciudadanía no las olvide y que haya gente decente que plante cara a los poderes que intentan soterrar la verdad.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Y volvió ETA a la campaña

    La pregunta de si va a haber un gobierno de izquierdas sin el PNV después del domingo se estaba abriendo paso y había varios partidos interesados en cambiar de tema