¿Desaparecerán los desaparecidos en Argentina?

La nueva ministra de Educación de Milei, que califica de «pacífico» el golpe  militar, podría hacer que los 30.000 desaparecidos que perpetró la dictadura de 1976 desaparecieran de los libros de texto


La Educación en Argentina, con Javier Milei de presidente, quedará a cargo de María Eleonora Urrutia, como departamento integrado en el Ministerio de Capital Humano (este será su nombre a modo de empresa), que agrupará también las carteras de Salud, Trabajo y Desarrollo Social, con Sandra Pettovello al frente de todas ellas, según leemos en el diario Página/12.

La nueva secretaria de Educación está casada con un ministro de Economía de Chile durante la dictadura del general Pinochet (1973-1990), Hernán Büchi, que se presentó como candidato oficialista (de la dictadura) a las elecciones de 1985. En 2018, esta señora publicó un artículo en la revista chilena El Líbero en el que escribió, respecto al golpe militar de los generales en Argentina en 1976, lo que sigue: «La pacífica sublevación militar que destituyó al gobierno de Isabelita gozó de un apoyo irrestricto de parte de todos los partidos políticos, personalidades y estamentos de la sociedad civil de todas las ideologías».

Conviene recordar que el golpe militar no fue cruento respecto al desalojo del gobierno constitucional: apenas se desvió el rumbo del helicóptero que llevaba a María Estela Martínez de Perón, leemos en el citado periódico. Pero las formas se agotaron inmediatamente y comenzó una represión generalizada que dejó como balance un total de 30.000 desaparecidos. Quien será máxima responsable de la Educación bajo el gobierno de Milei llegó a afirmar que la dictadura argentina no cometió delitos de lesa humanidad  «porque no habían (sic) leyes vigentes al momento de los hechos que contemplaran el crimen de lesa humanidad».

Ciertamente, esa afirmación puede basarse en el derecho argentino, que adoptó los tratados internacionales con rango constitucional en la reforma de 1994. Sin embargo, en los hechos, ya existía jurisprudencia en esa materia desde el fin de la Segunda Guerra para referirse a los crímenes de lesa humanidad perpetrados por la Alemania nazi. El término «genocidio» ya había sido acuñado para entonces por Raphael Lemkin al referirse a la atroz masacre de Turquía contra el pueblo armenio entre 1915 y 1923.

Es muy posible que en los libros de texto que se aprueben bajo la gestión del nuevo secretariado de Educación de doña María Eleonora prime lo de la «pacífica sublevación militar» y desaparezcan los miles de desaparecidos, que para eso proyectaron «desaparecerlos» los «pacíficos» generales golpistas, confiando tal vez en que algún día habría una ministra como la que nos ocupa, una vez fracasada la democracia en aquella república con la elección del actual presidente tras una victoria rotunda en las urnas.

En circunstancias como las que vive aquella república conviene recordar lo que decía Simón Bolívar: «Por la ignorancia nos han dominado más que por la fuerza». Sigue siendo así, pero dos siglos después.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

Opinión