Miguel López, El Hematocrítico — Instagram

El Hematocrítico y The Nacho Martín Project

No cabe duda de que Twitter (ahora X) en nuestro país no se entendería igual hoy sin la presencia de Miguel López, aunque no muchas personas le conozcan por su nombre


El fallecimiento de El Hematocrítico ha supuesto un gran impacto dentro de las redes sociales. Las muestras de cariño y de pena que se pueden leer tanto en X como en la prensa dan buena cuenta de lo querido y admirado que era. Entre otras cosas, por intentar que las redes sean un sitio de reflexión y de buen ambiente en vez de un sitio cada vez más áspero de unos años a esta parte.

Se trata de uno de los pioneros de Twitter, ahora X tras la compra del megalómano ultraderechista, Elon Musk. No cabe duda de que esta red social en nuestro país no se entendería igual hoy sin la presencia de Miguel López, aunque no muchas personas le conozcan por su nombre.

De hecho es posible que a muchos y muchas no les suena su obra, pero posiblemente seguro que le conocen por ser uno de los sospechosos habituales de las noticias de medios digitales que giran sobre reacciones en redes sociales ante un evento televisivo, una frase de un político y ante la actualidad. Ya saben, las típicas noticias tituladas con la frase de un tuitero que ha sido especialmente creativo.

Yo soy de esos que no he tenido el placer de leer su obra escrita. Siempre pensé que el libro sobre el rey emérito al estilo de “¿Dónde está Wally?” tenía muy buena pinta pero por H o por B nunca me he parado a leerla. Está en la pila de pendientes. Tampoco me he adentrado en sus libros infantiles o en sus libros sobre arte. Yo, como muchos de ustedes, básicamente le conocía de Twitter. Hasta este año, en el que no sé cómo trasteando por esa red social llegué a saber que El Hematocrítico junto a Noel Ceballos tenía un podcast en el que analizaban capítulo a capítulo Médico de Familia. Sí, la serie de Emilio Aragón de los 90 producida por Globomedia que fue un éxito español y que replicaron en Italia. Aquí hago un aparte.

Cuando fui a CineCittà ahí estaban los platós para visitar. Puede que los hombres pasemos mucho tiempo pensando en el Imperio Romano, pero nunca pensé que al lado de los decorados de la serie Roma, de John Millius, se encontrara a escasos metros el plató de la versión italiana de la serie. Ver para creer. Los decorados de Gangs of New York y Médico de Familia. Es el mercado, amigos. De todos modos Telecinco era de Berlusconi, así que de algún modo todo quedaba en casa.

Pero volvamos al podcast. La mera idea de que alguien hubiese decidido dedicar su tiempo a revisitar la serie de los 90 y diseccionarla capítulo a capítulo me resultó fascinante. Qué pedrada. Y a su vez pensé, no sé por qué, que alguien tenía que hacerlo y que raro era que nadie lo hubiese hecho antes. Lo cierto, y aunque pueda parecer coña, es que es muy interesante desde una perspectiva ideológica y sociológica el trabajo que han desarrollado El Hematocrítico y Noel Ceballos. Posiblemente junto a Farmacia de Guardia, la serie de Globomedia sea uno de los dispositivos culturales más importantes de la ficción de aquella década. Chechu…

Además, claro está, el sentido del humor de ambos hacen bastante ameno algo que podría resultar un peñazo en manos de cualquier otro, por más que pueda ser un tema interesante en términos académicos. Durante muchos días en los que bajaba a la calle a portear a mi hijo para que se durmiera, me ponía los auriculares y escuchaba The Nacho Martín Project by Los Hermanos Podcast. Desde luego el nombre apuntaba maneras. Y no defrauda. La imagen que acompaña al nombre es la foto del mítico abuelo de la serie con unos auriculares que cubren toda la oreja. La retranca venía en el propio enunciado. Ah, por cierto, no es que analicen el capítulo por encima, no. Van secuencia por secuencia, desgranando lo más llamativo.

Les invito a escucharla y a reírse. Por el camino podrán alucinar con los arcos narrativos y sobre todo con las barbaridades que ocurrían en la serie y que posiblemente en aquel momento estaban a la orden del día en la ficción. Qué importante es el feminismo, piensa uno cada vez que escucha a Noel Ceballos y a El Hematocrítico diseccionando las tramas y a los personajes como el Señor Manolo (el padre de Nacho Martín/Emilio Aragón) o a Julio, el mejor amigo del protagonista interpretado por Francis Lorenzo. También resulta muy interesante el análisis que hacen sobre el tratamiento que se le da a La Juani, la asistenta protagonizada por Luisa Martín, y a su marido Poli.

De verdad les invito a que escuchen algunos capítulos aunque sea porque posiblemente vayan a alucinar.

Además, llevan a cabo una tarea metódica en cada episodio, que es analizar las portadas de los periódicos españoles el día de la emisión de cada capítulo de la serie. Médico de familia, que empezó a emitirse en 1995, la enmarcaban Ceballos y El Hematocrítico como preludio del aznarismo que estaba por venir. Chalet en las afueras y clase media alta como símbolo de la burbuja inmobiliaria y de crédito que terminaría por explotar en 2008. El milagro económico que no fue tal.

En fin, yo he sido feliz escuchando este podcast mientras trataba de dormir a mi hijo en la mochila de porteo. Y cuando uno ha sido feliz con algo solo puede dar las gracias. Así que gracias, Miguel López, y un abrazo muy grande a sus personas más cercanas.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Hacerle crecer los enanos a Pedro Sánchez

    Intentar producir —mediante un contumaz bombardeo mediático— el levantamiento de los liderazgos territoriales y de sus cuadros medios contra el líder estatal es una operación que nos resulta enormemente familiar