Congreso de la Nación Argentina, manifestación a favor del derecho al aborto, 2019 — Twitter

En Argentina pierden las mujeres

En un país en que tiene lugar un femicidio cada 29 horas, Javier Milei quiere eliminar el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación creado en diciembre de 2019 para, entre otras cosas, prevenir la violencia de género


Llegan malas noticias desde Argentina, llegan malas noticias especialmente para las mujeres, pero también para las clases más desfavorecidas, las más vulnerables. Podríamos estar viviendo una distopía, pero es una realidad creada desde los medios de comunicación argentinos, que han construido liderazgo de un producto oligárquico que lleva millones de dólares detrás, como ha afirmado Rafa Mayoral en el programa El Tablero. Se ha producido el éxito absoluto de la oligarquía, de alguien que niega la dictadura, alguien que por tanto podría volver a hacer revivir la parte más oscura de Argentina

Aunque ahora son horas bajas, los más optimistas creen que se debe iniciar un proceso de reconstitución y en cuatro años arreglar lo que Javier Milei destrozará en el país. El peronismo puede recomponerse de este golpe y especialmente las mujeres, que son quienes han obtenido derechos en los últimos años tomando las calles y las instituciones.

Me preocupan especialmente ellas, ya que la agenda de Milei es profundamente  antifeminista y antigénero, como lo puede ser aquí el programa y las afirmaciones de VOX, todas ellas acompañadas de bulos y carentes de datos. Las argentinas lucharon para despenalizar el aborto y gracias a la lucha incansable del movimiento feminista consiguió que fuera legal, seguro y gratuito y ahora podrían perder ese derecho con la victoria de Milei. Lo que hace Milei es demonizar al feminismo, al Estado y lanzar un discurso individualista que impregna los medios de comunicación y redes sociales. Milei proclama en su plataforma electoral que “la defensa del derecho a la vida desde la concepción” y añadió que habría un plebiscito para su derogación. “Si el resultado es a favor mío, se elimina la ley. Pero que elijan los argentinos. Si los argentinos creen en el asesinato de un humano indefenso en el vientre de la madre, se verá”, afirmó en una entrevista.

Imagen emblemática de la ley del aborto de 2020 (Argentina)

Las mujeres, según cuentan desde los medios progresistas argentinos, parecen irritarlo sobremanera, algo que se ha podido constatar en las entrevistas que ha concedido a periodistas, donde les ha gritado y les ha acusado de no saber nada. Les ha insultado, les ha llamado impresentables, que no tienen conocimiento, con una misoginia que atravesaba la pantalla. Tan sólo ama a tres mujeres: Margaret Thatcher —adalid del neoliberalismo—, Victoria Villarruel —negacionista de la dictadura argentina e hija de un militar de la misma— y su hermana y estratega de su campaña electoral

Por otro lado, se prevé que el nuevo presidente de Argentina también abandonará a la infancia abusada, ya que se posicionó claramente en contra de los derechos de las infancias a la educación sexual, porque según él se trataba de «un mecanismo por el cual lo que se hace es deformarle la cabeza a la gente». Es importante poner en contexto estas declaraciones porque en Argentina entre 2017 y 2022 hubo 14.424 niñas, niños y adolescentes víctimas de violencia sexual, según el Programa Nacional Las Víctimas contra las Violencias, del Ministerio de Justicia de la Nación. Según el Ministerio Público Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires, entre el 70% y el 80% de niños, niñas y adolescentes de entre 12 y 14 años que se reconocieron como víctimas de abuso, lograron hacerlo después de recibir clases de Educación Sexual Integral (ESI). La ESI les permitió comprender la importancia del autocuidado, identificar las conductas que constituyen estos abusos y saber de la importancia de buscar apoyo. Sin embargo, Milei prometió cargarse la ESI de la enseñanza cuando fuera presidente, con lo que eso supone en materia de retroceso de derechos para la infancia.

Otra de las cuestiones que niega Milei y que dañará profundamente a las mujeres, es la negación de la brecha salarial, ya que ha añadido en entrevistas que «si las mujeres ganaran menos que los hombres, las empresas estarían llenas de ellas». Su afirmación se cae por tierra en cuanto aparecen los datos: Según la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género de la Nación, para marzo de este año la brecha salarial alcanzó el 27,7%. Esto tiene una estrecha relación con los cuidados ya que las mujeres dedican tres veces más de tiempo que los hombres a las tareas no remuneradas en sus hogares.

Pero esto no es todo. En un país en que tiene lugar un femicidio cada 29 horas, Javier Milei quiere eliminar el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación creado en diciembre de 2019 para, entre otras cosas, prevenir la violencia de género. Siguiendo la estela de los negacionistas de la violencia de género que tanto abundan en la machosfera, Milei aseguró que «no tengo por qué sentir vergüenza de ser un hombre blanco, rubio y de ojos celestes. No le voy a conceder nada al marxismo cultural. Con esto saben que el Ministerio de la Mujer pierde pista, porque la única igualdad es ante la ley».

Tenemos un grave problema con Milei al frente de uno de los países más importantes del mundo, pero no me cabe duda que la sociedad argentina y especialmente las mujeres feministas darán la batalla, resistirán las amenazas de este retroceso y volverán a conquistar los derechos que el capitalismo liberal pretende arrebatarles. Y aquí estaremos, hermanas, para tenderles la mano, no les quepa duda.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La renovación del CGPJ cinco años después

    Por supuesto que la culpa del bloqueo del CGPJ está en sus perpetradores del PP, pero la responsabilidad de permitírselo es claramente del PSOE. Si el PSOE quiere acabar con el larguísimo secuestro golpista del CGPJ, puede hacerlo ya mismo. Y, si no lo hace, es porque no quiere

Opinión