Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Europa no se murió, que la mataron

Yo antes era europeísta, hoy casi da vergüenza decirlo, pero la historia me lo fue quitando y el proyecto europeo nos lo quitó enérgicamente de delante de las narices EEUU y los anglos con su OTAN


Un presentador de un programa de Radio Clásica se lamenta de que un director de orquesta alemán se dirija en lengua alemana a una audiencia europea, considera que la alternativa lógica, ¿natural?, sería hacerlo en inglés, el razonamiento nos resulta muy familiar, “que lo entendemos todos”.

El punto de vista de “gran lengua”, una lengua que pasó de ser una lengua comunitaria, nacional, a ser conocida en territorios que fue dominando de un modo u otro, lo solemos oír mucho los hablantes de lenguas que no tienen un estado detrás. No cabe entrar a discutirlo aquí pues eso nos llevaría a hablar de historia, relaciones de dominación, colonias y metrópolis, lógica del mercado, etc.

El caso es que lo que ese locutor demanda, de modo inconsciente y aplicando esa lógica, no es tanto que el director de orquesta hable inglés como que no hable alemán. Que los europeos sigan escuchando inglés y no alemán.

Y yo que pensé que conforme se fuese constituyendo la Unión Europea el francés iría recuperando un espacio y el alemán recuperaría su papel de gran lengua de cultura y ciencia, como tuvo desde finales del XIX hasta la mitad del XX… Hubo un momento en que pensé distraer algo de tiempo en la semana para aprender alemán, pero veo que fue un error, Alemania no fue, no es, lo que esperaba equivocadamente. Desde luego en España la lengua alemana no aumentó su presencia en absoluto y el inglés colonial es hoy un totem indiscutido. “Europa ha muerto”, se anticiparon a cantar Los Ilegales.

Yo antes era europeísta, hoy casi da vergüenza decirlo, pero la historia me lo fue quitando y el proyecto europeo nos lo quitó enérgicamente de delante de las narices EEUU y los anglos con su OTAN. En ese proyecto entendía que Alemania jugaba un papel de liderazgo decisivo y de hecho veía en Merkel, discrepancias aparte con sus políticas económicas o sociales, una líder con convicciones europeístas, ver hoy a Alemania aceptando la humillación y la ruína de su economía sometida a los designios de la OTAN, asintiendo a la masacre del pueblo palestino y reprimiendo esas protestas es contemplar el final del proyecto europeo. Borrell y Van Der Leyden sólo son marionetas del guiñol en que se transformó la Unión.

El “Brexit” y a continuación la retirada de Merkel, que defendía los intereses alemanes entendiéndose con Rusia y concebía un continente europeo que se entendía y por ello era considerada enemiga en Wall Street fueron el final de una ilusión y nos dejó sin horizonte a mucha gente ilusa.

Alemania sobre todo, pero toda Europa, nunca dejó de ser lo que evidentemente es, una gran base militar del ejército norteamericano. Reino Unido nunca dejó de ser lo que viene siendo desde el final de la guerra mundial, un esbirro que se esfuerza por ser el más belicoso y lleno del resentimiento de haber perdido el imperio. E Israel nunca dejó de ser lo que fue desde su creación, un peón en un gran juego geoestratégico imperial pero hoy es, además, la pieza clave en el dominio financiero y mediático del imperio anglo.

Y esto, una colonia, y nosotros, gente ilusa y colonizada. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Parar el genocidio, evitar la guerra

    Si hoy asistimos a una preocupante escalada bélica en Oriente Medio es porque Israel se ha embarcado en uno de los más pavorosos genocidios de las últimas décadas, pero también porque EEUU y la UE no han hecho nada para evitarlo