Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
Juanma Castaño en el Partidazo de la COPE

El Partidazo de Cope

No te enteras, Juanma Castaño

Que Dani Carvajal esté cobrando nada más y nada menos que 9 millones de euros por temporada en el Real Madrid, mientras el sueldo de la mayoría de las jugadoras de la Liga F ronda los 16.000 euros brutos anuales (básicamente el salario mínimo en España) no sólo es una tremenda injusticia sino una falta de respeto al trabajo de estas jugadoras profesionales y un insulto al deporte.


Decía Juanma Castaño, periodista deportivo con micrófono en la Cope (recordemos, la radio de la Confederación Episcopal) que las futbolistas que están reclamando derechos para ellas y para todo el fútbol femenino lo que en realidad buscan es cargarse la imagen de España, cargarse las posibilidades de que España sea candidata al Mundial de 2030 y que en definitiva “¿qué más quieren?, ¿prenderle fuego a la Federación?”. Voy a explicarle al señor Juanma Castaño, al que por otro lado llevo escuchando en la radio y en la TV muchos años, como buena aficionada al fútbol y al deporte en general. Vamos, que puedo permitirme el privilegio de decir que le conozco de bastantes años y no me sorprenden en absoluto sus declaraciones.

En primer lugar, no, esto no se trata de una batalla de géneros. Se trata de una lucha de unas mujeres que se dedican profesionalmente al fútbol y que llevan años y años sufriendo la discrminación, el ninguneo, el menosprecio por parte de la RFEF por supuesto, pero también y sobre todo, con el silencio cómplice de mucha prensa deportiva, entre otras la de sus micrófonos. Que Dani Carvajal esté cobrando nada más y nada menos que 9 millones de euros por temporada en el Real Madrid, mientras el sueldo de la mayoría de las jugadoras de la Liga F ronda los 16.000 euros brutos anuales (básicamente el salario mínimo en España) es no sólo una injusticia sino una falta de respeto al trabajo de estas jugadoras. Y no voy a entrar en si los jugadores masculinos cotizan o no en España, porque eso sería abrir otro melón. ¿O acaso te imaginas, Juanma, estar tú cobrando 1100 euros al mes mientras Susana Guasch, periodista igual que tú, está cobrando 10 mil euros al mes? ¿Te parecería razonable? Por desgracia, los casos siempre son al revés, y somos nosotras las mujeres las que sufrimos la brecha salarial. Por eso quizás, nunca te has parado a pensar en estas cosas.

Sigamos. Decías Juanma que “no son formas de afrontar un problema interno de la Federación y poner al fútbol español en las cuerdas, dañando la imágen de España, que es candidata al Mundial 2030”. ¿Cuáles son las buenas formas que deberían mantener estas jugadas para no ser criticadas? ¿Hay un manual de cómo luchar por tus derechos sin incomodar, sin molestar? ¿Hay que pedirle permiso a alguien ¿A un hombre quizás? ¿Hay que pedir en bajito y por favor, que se garantice la dignidad de las jugadoras en el deporte español? ¿Hacerlo quizás con una sonrisa en la boca? ¿De verdad quienes están dañando la imagen de España son las campeonas del Mundial? ¿Las que pese a todo han conseguido ganar un Mundial de fútbol femenino? ¿No será que la imagen de España la dañan quienes usan las instituciones, en este caso instituciones deportivas para sus propios intereses particulares como hizo Rubiales? ¿No son las actitudes machistas y la violencia sexual los que dan una imagen pésima de España? Y me vas a permitir una cosa, Juanma: ¿A quién le importa la imagen de España y el Mundial si no somos capaces de garantizar derechos tan básicos a unas futbolistas profesionales? ¿Nos merecemos ese Mundial en estas condiciones? ¿Qué imagen estaríamos dando al mundo entero mirando hacia otro lado y permitiendo que se sigan cometiendo injusticias con ellas, que son jugadoras precisamente que representan a España, y por tanto representan los valores de este país?

No, Juanma. Las jugadoras no quieren prenderle fuego a nada. Simplemente piden cambios estructurales en un organismo que debería estar trabajando a favor del deporte basándose en los principios y valores de respeto, justicia e igualdad.

Por otro lado, Juanma, está muy bien pedir que sancionen a las jugadoras, que no deja de ser disciplinar a las futbolistas para que esten calladitas y no peleen por sus derechos. Al menos me parece mas honesto que lo defiendas abiertamente. Lo que me parece absolutamente indecente es meterlas a ellas en el mismo saco de (mierda, con perdón) que Rubiales. ¿De verdad ellas están al mismo nivel que un machista repugnante que ha gestionado de forma nefasta la federación? Un tipo que ha usado presuntamente dinero de la Federación para viajes particulares, y para fiestas con prostitutas. ¿Es eso lo mismo que una jugadora peleando para que le suban el salario mínimo?

Y por último, imagino que en un arrebato, te preguntas: “¿qué más quieren estas jugadoras? ¿prenderle fuego a la Federación?”. No, Juanma. Las jugadoras no quieren prenderle fuego a nada. Simplemente piden cambios estructurales en un organismo que debería estar trabajando a favor del deporte basándose en los principios de respeto, justicia e igualdad. Algo que a día de hoy, y pese a todos los cambios cosméticos que se han realizado, no ha sucedido. Decir lo contrario es tomar por idiota a tus oyentes y a todo el que sigue de cerca el fútbol español. Los problemas de la Federación no son algo nuevo. Y es algo que tú y muchos otros periodistas deportivos habéis silenciado. ¿Te acuerdas de una famosa portada —una entre muchas— del MARCA diciendo que las chicas estaban chantajeando a Vilda y a Rubiales? ¿Qué decías en aquel momento? Mirar hacia otro lado, entre otras cosas, porque el fútbol femenino no le importaba a nadie. Al fin y al cabo lo que hacían esas niñatas no era relevante. Ni el fútbol femenino mueve millones como el masculino, ni tiene tanta audiencia. 

Pues bien, quizás las cosas estén cambiando. Y la lección que nos están dando estas campeonas del Mundial es una lección dirigida a toda la sociedad. No sólo a quienes lleváis tiempo cuestionando sus legítimas demandas. Y responde sobre todo a un momento político muy concreto: el feminismo ha venido para cambiarlo todo. Ya no vamos a pedir permiso a nadie para pelear por nuestros derechos. Ya no estamos solas. Ya no nos vamos a callar. Y sobre todo: SE ACABÓ.

A algunos os costará entenderlo, pero la ola de cambio es ya imparable. Y no hay vuelta atrás. Gracias a todas las futbolistas de la Selección por ser ejemplo, y por haber seguido luchando pese a todo.


Madrid –

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística