Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Manifestación en apoyo a Palestina — Dani Gago

Por qué estoy a favor de la causa palestina

La causa palestina esta siendo pisoteada por el poder, el dinero y el petróleo


Por causa palestina entiendo  la defensa de unos frente a la ofensa de otros. En nuestro caso, los palestinos fueron expulsados de sus tierras por los israelíes y estos han ido extendiendo su poder de modo injusto y contra todo tipo de condenas de los organismos internacionales.

Y han encerrado en la franja de Gaza a mas de dos millones de palestinos con mano de hierro. Esos son los hechos. Es obvio que los hechos siempre hay que contextualizarlos. Así se puede decir que Israel siempre estará bajo el paraguas de su padrastro USA o que, por el otro lado, una parte relevante de los palestinos camina de la mano de un islamismo terriblemente monoteísta. Pero ahí están los hechos y no es de recibo diluirlos hasta perderlos de vista. La causa palestina esta siendo pisoteada por el poder, el dinero y el petróleo. Es la lucha del rico contra el pobre. A todo ello se une el desprecio al palestino como si este fuera un humano de categoría inferior.

Cierto que uno puede ser pro-palestino y condenar los crímenes que contra ellos se cometan. Esto no es abonarse a la equidistancia como algún despistado ha escrito.

Habría que recordar que uno no es bueno porque el otro es malo, como repetía con razón Nietzsche. Habría que recordar que un principio básico de la izquierda consiste en llamar a las cosas por su nombre. Habría que recordar que lo que es enrevesado exige análisis y distinciones. Estar a favor de la causa palestina no es olvidar a los muchos actuales judíos que también respiran por esa causa. Y menos aun a los excelentes  amigos judíos que uno ha tenido en su vida.


Madrid –

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística