Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Pseudoperiodistas

Mentir y difamar constantemente, hundir reputaciones y engañar al pueblo sale muy barato en este país


El PSOE no va a acreditar a periodistas de los medios que transmitieron el holocausto facha/zombie de fin de año en Ferraz. Son engendros propaladores de bulos como Ok Diario, La Gaceta de la Iberosfera, Periodista Digital, Informa Radio, Herqles, Infovlogger, EDATV y La cosa está muy negra. Imagino que los compañeros que cubren al PSOE habrán respirado aliviados. Estos agitadores insultantes impedían con sus preguntas boicoteadoras el ambiente sano y dialogante que debe reinar en una comparecencia política. Sus métodos son variados. Los he visto tomar la palabra fuera de turno para emitir un speech delirante, en forma de falsa pregunta, con informaciones inventadas como la entrega de Navarra a ETA, el palacio persa de Galapagar o la condición trans y prositubularia de la esposa del presidente del Gobierno. Más de una vez alguno me ha dado la impresión de ir puesto hasta las orejas. Son maleducados, soberbios, agresivos e ignorantes, al estilo Vox. Avergüenzan a los informadores veraces con sus proclamas fascistas, racistas, machistas y falaces. Patxi López ya llevaba tiempo negándose a contestarles. Otros políticos han seguido la misma senda.

Ahora supongo que hay que hablar de libertad de prensa. Porque, por presuntos periodistas que sean, es duro para un demócrata cerrarles la puerta, no dejarles asistir a una comparecencia por muy panfletarios que sean sus medios, silenciarlos.

El PSOE también intentará que les retiren la acreditación para el Congreso, el Senado y los parlamentos autonómicos. Más madera para que puedan victimizarse ante sus lectores y oyentes. Y para que Isabel Díaz Ayuso –que es el brazo armado de esta calaña y su guía intelectual (sic)– vuelva a hablar de dictadura social-comunista, y esas tonterías de pija poligonera que tanto parecen gustar a la mayoría de los madrileños.

En todo caso, apartar a esta mala gente que camina y va apestando la tierra tiene sus peligros. Siempre he dicho que una de las más grandes victorias de ETA sobre la democracia española fue el cierre judicial del diario vasco Euskaldunon Egunkaria en 2003. Consideraba el juez Juan del Olmo que los directivos del diario pertenecían a la banda terrorista y ordenó su ingreso en prisión. El periódico no volvió a salir a la calle. La empresa se arruinó. Años después, Olmo archivó la causa por falta de indicios. Nadie de Egunkaria pertenecía a ETA. Mas el daño ya estaba hecho. Fue un atentado irreparable contra la cultura vasca y la libertad de expresión. La prensa internacional volvió a recordar nuestro pasado franquista y a sospechar de su vigencia, y la democracia española fue puesta en tela de juicio por más de un opinador.

Por supuesto que estos fachafrikis nada tienen que ver con los nobles vascos egunkarinos, aunque quizá sí sería justo que algún juez ordenara el cierre de sus medios para preservar nuestra salud mental y democrática de la mendacidad y la bazofia. Mentir y difamar constantemente, hundir reputaciones y engañar al pueblo sale muy barato en este país. Que se lo pregunten a Eduardo Inda y a su amiguito del alma Antonio García Ferreras, que continúan autoproclamándose adalides del periodismo de investigación y solo son redactores y emisores de burdas invenciones. Un togado no vio difamación cuando Inda se inventó que Podemos se había financiado con dineros de Irán y Venezuela.

Pero insisto en que sentar el precedente me asusta un poco. Nuestros enfascistados jueces podrían empezar a ponerse ebrios por cerrar periódicos de izquierdas porque un día encontraron una errata y les pareció atentado terrorista contra la RAE. Sentencias más psicodélicas se han bailado con togas y a lo loco en este demenciado país.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística