Almeida en un acto de inauguración de la iluminación de la Iglesia de Santa Cristina — Alejandro Martínez Vélez/Europ / Europa Press / ContactoPhoto

Tierra y libertad para los curas

El alcalde de la villa y corte, José Luis Martínez Almeida, acaba de cederle al Arzobispado de Madrid una parcela en Valdebebas, valorada en 4,6 millones de deíficos euros, para la construcción de otra iglesia


Desde mediados del siglo XIX, está documentada la proclama tierra y libertad como canto revolucionario. En el Madrid de Isabel Díaz-Ayuso, se parafraseó como cervecita y libertad con indudable éxito. Pero yo, por alguna razón ignota, y quizá por mi solemne deseo de no hacerme una cultura, me quedo con la primera.

La tierra para quien la trabaja tampoco está mal como lema. Cuando la tierra es para quien la trabaja, la tierra también trabaja para el ser humano. Pero los terratenientes, dueños seculares, sienten más querencia por el pesticida que por el sembradío, pues para ellos es más rentable.

Echarle pesticida a los campos es como untar crema de ácido sulfúrico en las mejillas para que se quiten los granos y parecer más bello. Funciona solo en la primera fase. Los granos mueren, pero hay ciertos efectos secundarios que también tienes que considerar, apuesto Adonis, esquiva Safo.

El campo de las ciudades es distinto al campo agrícola, y los pesticidas que se le echan también son diferentes. Pero hacen el mismo daño. En Madrid ciudad, no se irriga el campo libre con biocidas, sino con iglesias, y no se sabe qué es peor para la salud.

Escribo estas delirantes prosas porque aun más delirante es la realidad. O sea. El alcalde de la villa y corte, José Luis Martínez Almeida, acaba de cederle al Arzobispado de Madrid una parcela en Valdebebas, valorada en 4,6 millones de deíficos euros, para la construcción de otra iglesia.

Para que os hagáis una idea, el terreno tiene más superficie que la que ocupa la catedral de la Almudena. La cesión es gratuita, por supuesto, pues de todos es sabido que la curia nunca mezcla asuntos espirituales con económicos, y se prolongará hasta 2099, periodo que me parece corto, ya que la eternidad creo que acaba unos años más tarde. Pero, tal y como cuida al planeta el ser humano, solo es un suponer.

La invasión eclesial del territorio madrileño, desde que manda Almeida, a mí me hace maliciar que el alcalde es el nuevo enviado del Señor para redimirnos. Yo ya me he vuelto creyente y me estoy autorredimiendo, a ver si me cae una parcelita. 

Esto de la conquista espiritual de lo terrenal en Madrid lo cuenta muy hermosa y píamente Diego Casado en El Diario.es: “Los tres concursos anteriores, celebrados en 2022, sumaron 8.800 metros cuadrados, que fueron destinados a la construcción de sendos templos en Aravaca y Ensanche de Vallecas, iniciados por el Arzobispado de Madrid, y un monasterio en Almendrales (Usera) para las monjas dominicas (Comunidad del Cordero)”.

Nadie puede negar que era una cuestión de urgencia social conseguir alojamiento para las monjas dominicas de la comunidad del cordero, pues había decenas de miles de ellas vagando por Madrid, sin techo y desamparadas, y una sociedad moderna no puede permitir esa falta de solidaridad. Mucho protestamos por los miles de niños palestinos asesinados, y está bien, pero los grandes medios estamos olvidando el calvario casi asesino de estas monjas dominicas de la comunidad del cordero.

Ana Botella, ex alcaldesa de Madrid y también muy urinariamente meapilas, vendió en 2013 casi 2.000 viviendas sociales a fondos buitre, a un precio de 130 millones de euros aproximados. La cuenta sale a unos 65.000 euros por piso madrileño. O sea, que fue un buen negocio.

Por alguna extraña razón, el Tribunal de Cuentas condenó a la mujer de Aznar y a sus colaboradores a pagar 25 millones de euros, alegando que el precio de venta de todos estos inmuebles “fue inferior al mínimo jurídicamente exigible”. Una simpar mentira. Todos los que vivimos en Madrid sabemos que por 65.000€ no te compras un piso, sino toda una manzana. En la frutería, bueno, pero son matices.

Una vez solucionado el problema de la vivienda, el PP hace bien en levantar templos y conventos dejándoselos a la iglesia gratis. La demanda de fe es tan enorme que estamos hartos de ver, los domingos y días santos, interminables colas de fieles alrededor de iglesias y catedrales esperando inútilmente la absolución de sus pecados. Ateridos y hacinados. Las colas del hambre en los bancos de alimentos tampoco están mal para sentir cristiana compasión, pero casi todos son indigentes o inteligentes y dan menos pena que las beatas y beatos.

No hay curas ni templos para tanto fiel. Exijo tierra y libertad para los sotánicos violadores de niños. Y menos cervecitas, Isabel. Aprende de Almeida. Más iglesias y menos pisos sociales. Es lo que la sociedad demanda.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

Opinión