Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Verdad y justicia para Villa Pitanxo

La falta de sensibilidad de la administración o incluso el fatalismo de una sociedad que asume el accidente sin espíritu crítico, como algo que ya pasó y es inevitable


El aniversario del accidente del Villa de Pitanxo, nos permite acercarnos a una realidad, la de los accidentes mortales en el trabajo, que habitualmente pasa desapercibida en nuestra sociedad. 721 muertos en accidente laboral en 2023 en España, sin contar los miles de heridos y heridas graves, en muchos casos en accidentes evitables a través de la prevención y la correcta organización del trabajo. El goteo constante de muertes en el trabajo, apenas ocupa unas líneas en los medios y casi no tienen repercusiones, a no ser en casos como este. Donde por el número de muertes y las características de lo sucedido, le dieron hasta notoriedad internacional.

El caso que nos ocupa, aún está en su vía judicial y con una gran cobertura mediática, que nos permite casi seguir, el día a día de las investigaciones. No es momento pues para hacer juicios de valor o adelantarnos a los que vendrá. Pero si podemos ya analizar el ámbito. La dureza del trabajo en el mar y como sigue siendo uno de los temas pendientes. Por encima de quien sea el armador o el capitán al mando, la necesidad de unas condiciones laborales dignas , que en muchos casos se siguen sin dar. Especialmente la pesca en altura, conlleva situaciones únicas, de meses de mareas por mucho menos sueldo de lo que se imagina la gente. La mayoría de los consumidores de pesca de altura, se sorprenderían de las condiciones de su captura: largas jornadas en mareas, dureza del trabajo y condiciones,…

Volviendo al caso del Villa Pitanxo, lo que se pone encima de la mesa, son el cumplimento de las normativas, la difícil realidad del día a día cuando se conviven 24 horas en espacios tan reducidos , el papel fundamental de la inmigración en trabajos no deseados como estos. La falta de sensibilidad de la administración o incluso el fatalismo de una sociedad que asume el accidente sin espíritu crítico, como algo que ya pasó y es inevitable. Por eso el Villa Pitanxo puede ser tan importante, si hace ver que debe investigarse los accidentes con todos los medios posibles, si se asume que no son realidades fatales si no hechos a analizar y juzgar, de los qué se dará sentencia y medidas para evitar que no vuelvan a suceder.

En la actualidad soy vecino de Cangas del Morrazo , por lo que soy parte de una sociedad local, donde este accidente fue un mazazo. Donde la determinación de las familias y el apoyó institucional de cercanía, fue fundamental, para que hoy el Pitanxo siga siendo actualidad y se llegue hasta el final. Provengo de una familia minera, de una realidad asturiana donde las muertes en la mina eran algo habitual, hasta que se tomaron las medidas adecuadas y se demostró que era posible frenar la tragedia, que no se debían asumir las muertes como algo inevitable. Por eso en este segundo aniversario del Pitanxo, junto a los homenajes y el apoyó a las familias, se refuerza la determinación de llegar a la verdad de lo sucedido, para que nunca a más pueda darse una situación así. Para que no se cumpla aquel cantar gallego que dice:

A vida de mariñeiro

é triste a máis non poder-e:

en busca do peixe sae

sen saber se ha de volver-e.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Florentino Pérez, ministro de Vivienda

    El problema de la vivienda en España es gravísimo y es urgente en términos sociales y económicos abordarlo de forma valiente. Pero habría que ser muy inocente para llevarse a engaño. Es obvio que el PSOE no va a hacer absolutamente nada significativo en esta materia