Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Viva la vida y viva el espectáculo, y viva Itziar Castro

Decía la gran Almudena Grandes que «cada cual llora a sus muertos como puede, como sabe, como se lo merecen», nosotras lloramos a Itziar con el compromiso de seguir su lucha por la justicia social


Es difícil hablar de pérdida y de dolor cuando la persona que se ha ido no formaba parte de tu vida analógica o real o como queramos llamarla. Sin embargo, hay otra vida que es la digital, en la que se comparten emociones, visiones del mundo, luchas, compromisos sociales, que unen casi del mismo modo que una caricia o un beso. Yo no conocía en persona Itziar Castro, pero sentí una gran tristeza al conocer su fallecimiento. No puede ser, me dije, con enfado. Sé que tuve muchas ocasiones para conocerla, pero a veces por salud no pude asistir a ninguna de ellas. Eso me enfadó y entristeció, creemos que tenemos toda la vida para remediarlo todo, la muerte nos recuerda que no es así. Su vitalidad parecía tal que no podría imaginar que alguien con esa fuerza pudiera irse tan pronto, no era justo ni era el momento, si es que algún momento es bueno. Cualquiera que conociéramos a Itziar, ya sea virtual o analógicamente podemos decir que era una persona hermosa y admirable porque era alguien cercana, que empatizaba con el sufrimiento ajeno y que se ponía a disposición de las causas que claman por la justicia social. Feminista, gran actriz, recuerdo haber intercambiado con ella comentarios en redes, las mismas causas, los mismos objetivos vitales, la misma necesidad por cambiar el mundo y las injusticias. Eso, de algún modo te hace ser amiga, familia, cómplice y ella tenía mucha luz, demasiada quizá para este mundo que a veces se nos antoja hostil y gris. 

Desde que la conocí virtualmente y leí su libro «Con el corazón por delante», algo nos unió de alguna forma, o así lo sentí yo. Recuerdo un día en el que tuiteé algo sobre mis problemas de salud y ella en seguida me respondió que ahí estaba por si necesitaba algo. Ella sabía de lo que estaba hablando, ella intuía y actuaba en consecuencia. No fue la única vez que mostró su cercanía, no solo conmigo, con todas las demás. Frente al ruido y el odio ella intentaba aportar esa luz que le faltaba al mundo y lo hacía con su trabajo, con sus excelentes actuaciones, con sus escritos, con su apoyo infatigable al colectivo LGTBIQ+, con su compromiso feminista, dándolo todo en todo momento. Aún recuerdo cómo gestionó y apoyó de manera incondicional a las jugadoras de la selección española y especialmente a Jenni Hermoso ante al acoso recibido. Por ello quizá Jenni Hermoso le dedicaba estas hermosas líneas en tuiter: «Apareciste en mi vida como un ser de luz, me protegiste, me cuidaste, me ayudaste a ser más fuerte. Me enseñaste que la vida es bonita, aunque a veces cueste verlo».

No todo el mundo se va rodeado de tanto amor y simpatías. Has de ser alguien que brilla, que tiene un carisma y una luz especial. Itziar Castro lo era, y la recordaremos siempre. Jenni No es la única que mostró su amor y cariño hacia la actriz, fueron cientos, miles de mensajes hacia ella. Cristina Fallarás, Maria Botto, Karmele Marchante, Esther López Barceló y tantas otras feministas y artistas la recordaban con hermosos mensajes rotas de dolor. 

Hoy estamos más solas, porque Itziar deja vacíos de los que duelen, de los que se hacen eternos, pero seguiremos luchando por las legítimas causas que perseguía. Esperemos estar a su altura, aunque ya les aviso que será difícil. 

Por desgracia, Itziar vivió también una vida llena de mensajes de odio hasta el último momento, de hecho, tras su fallecimiento también quisieron hacer ruido personas vacías con sus patéticas vidas llenas de ignorancia. No me extenderé mucho aquí para hablar de gordofobia, pero sí me gustaría dejar claro que seguiremos luchando para erradicar este y otros odios y fobias que por desgracia aún nos atacan, especialmente si somos mujeres. Seguiremos denunciando los abusos y los ataques que sufrió Castro, que puso el cuerpo y la cara, su visibilidad, a pesar de que eso muy probablemente le costara perder trabajos y oportunidades. Seguiremos intentando crear un mundo en el que ese tipo de odio no tenga cabida, en el que los cuerpos sean diversos y no sean campos de batalla atacados por ello. Como decía Ángela Rodríguez Pam, «ojalá este sea un buen momento para concienciar en una lucha a la que ella tanto esfuerzo dedicó».

Decía también la gran Almudena Grandes que «cada cual llora a sus muertos como puede, como sabe, como se lo merecen», nosotras lloramos a Itziar con el compromiso de seguir su lucha por la justicia social.

Poco más puedo decir más allá de que te echaremos de menos y que seguiremos tus pasos, que nos acuerparemos para resistir tu ausencia. «Viva la vida y viva el espectáculo», tal y como dijiste en uno de tus últimos días recordando a tu querida Concha Velasco. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • «Estamos en unos costes de defensa que son bajos»

    Es mentira que España presente un gasto militar bajo con respecto a otros países. Es una afirmación falaz basada en que la mayor parte del gasto militar en España es opaco. Pero este no es el único problema que tienen las palabras de Mónica García