Rubén Sánchez

  • La mano que firma el contrato es la mano que domina el mundo

    La mano que firma el contrato es la mano que domina el mundo

    Cuando firmamos larguísimas condiciones contractuales sin pararnos a leer ni una sola línea estamos dando nuestra confianza ciega a las empresas

  • Díaz decepciona una vez más

    Díaz decepciona una vez más

    El acuerdo ha recibido numerosas críticas por parte de movimientos sociales, de activistas y de personalidades de la izquierda por sus carencias y su falta de ambición en general