Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

El juez Juan José Escalonilla (centro) en una de las pocas fotos que existen de él

El juez Escalonilla cierra el ‘Caso Neurona’ contra Podemos tras tres años de infamias y mentiras

El montaje mediático-judicial se puso en marcha en verano de 2020 y ha tenido hasta 10 líneas de investigación. Todas han terminado siendo archivadas


El magistrado Juan José Escalonilla ha decretado el archivo del ‘Caso Neurona’ después de más de tres años de pesquisas contra Podemos por una supuesta contratación con la consultora mexicana Neurona por trabajos de asesoría para las elecciones generales de abril de 2019. El informe pericial que ha dado como resultado el cierre concluye que que los morados se ajustaron a los precios de mercado y que “no cabe apreciar la presunta comisión de un delito de apropiación indebida de fondos electorales”. 

Podemos defendió en su momento su inocencia y señaló que se trataba de un caso de lawfare, un montaje judicial basado en rumores y usado mediáticamente contra las posibilidades electorales de la formación morada.  El ‘Caso Neurona’ se puso en marcha en el verano de 2020 tras una entrevista en El Mundo de un antiguo abogado de Podemos que fue despedido, José Manuel Calvente, y que le sirvió a Escalonilla para armar un caso judicial que se hubiera podido desmontar con sólo comprobar las facturas.

Sin embargo, el caso judicial ha durado tres años y Escalonilla ha llegado a abrir hasta 10 líneas de investigación que se han ido todas archivando de forma progresiva. El magistrado ha ido cerrando como un castillo de naipes que se pagaran sobresueldos a la gerente y al tesorero de Podemos; que se inflaran los costes de la obra de la sede; o incluso que se desviara dinero de la caja de solidaridad, el fondo al que los cargos donan parte de sus salarios para fines sociales y que la derecha política y mediática ha llegado a llamar como ‘La caja b de Podemos’, en alusión a la contabilidad b del PP que gestionaba el tesorero Luis Bárcenas. 

Otra línea de investigación que también fue cerrada fue el ‘Caso Niñera’, que levantó la sospecha de que se destinaban trabajadoras del Ministerio de Igualdad para cuidar a la hija de la exministra Irene Montero y del exvicepresidente y exlíder de Podemos, Pablo Iglesias. 

Finalmente, se ha cerrado la última pieza que estaba abierta, la que investigaba si Podemos había pagado precios por encima del mercado a la consultora Neurona por trabajos de consultora para las elecciones de abril de 2019. El informe pericial ha concluido que, lejos de pagar precios desorbitados, algunos costes han estado en los rangos más bajos del precio por servicios parecidos. 

“Más allá de los gustos personales o la opinión de cada particular en relación a los trabajos analizados en la presente prueba pericial, tenemos que concluir que los trabajos y servicios analizados cumplen con los cánones y estándares profesionales en el ámbito de la comunicación política internacional y el diseño de campañas”, dice el documento, firmado por el perito Aleix Sanmartín.

El cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, que fue desimputado en este mismo caso en septiembre, ha publicado en la red social que “algunos se han comportado como auténticos sinvergüenzas sin escrúpulos” y “no hemos sido los de Podemos”.

Pablo Iglesias ha publicado también otro post en el que asegura que “Neurona, recién archivado, fue otra operación de lawfare contra Podemos”, a la vez que ha señalado al poder mediático como parte integrante de la operación: “Pero no pidáis autocrítica al periodismo y a los jueces por una praxis corrupta, la autocrítica la debe hacer Podemos”. 

La secretaria general de la formación morada, Ione Belarra, apunta a que el archivo se ha producido en medio del debate sobre la ley de amnistía “para que nadie se entere” y que el objetivo principal de esta causa fue el “impacto mediático”. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • «Estamos en unos costes de defensa que son bajos»

    Es mentira que España presente un gasto militar bajo con respecto a otros países. Es una afirmación falaz basada en que la mayor parte del gasto militar en España es opaco. Pero este no es el único problema que tienen las palabras de Mónica García