Juantxo López Uralde: “Hay más de 4600 lobistas de la industria fósil en esa Cumbre, es decir, un 400% mas que en la última.”

Hoy entrevistamos al portavoz de Alianza Verde en el marco de la celebración de la Cumbre del Clima


Con la Cumbre del Clima de fondo, marcada entre otras cosas por su celebración en Dubái y presidida por un magnate petrolero que poco le importa la emergencia climática, hemos querido entrevistar a Juantxo López Uralde, portavoz de Alianza Verde y exdirector de Greenpeace. Con él hemos abordado temas más allá de lo meramente coyuntural, por ejemplo la relación entre el sistema económico capitalista y sus efectos sobre el clima. También le hemos querido preguntar sobre los efectos de la guerra en esta crisis ecológica y el futuro de la izquierda en nuestro país.

Se está desarrollando una Cumbre del Clima un poco atípica por dos motivos: la ubicación, que en este caso es Emiratos Árabes Unidos, un país al que no se le conoce principalmente por combatir el cambio climático, y en segundo lugar, una cumbre presidida por un directivo de una petrolera que niega el papel que juegan los combustibles fósiles en el medio ambiente. ¿Ha conseguido el capitalismo apropiarse de la crisis energética convirtiéndola en un negocio más?

Hoy mismo hemos conocido el dato de que las emisiones globales de gases de efecto invernadero vuelven a superar un récord en este 2023, lo cual quiere decir que se siguen quemando cada vez mas combustibles fósiles. Yo creo por tanto que estamos en un escenario de “greenwashing” (lavado de imagen) en el que el capitalismo se desenvuelve muy bien, lanza unos mensajes, para luego hacer lo contrario y eso es lo que está matando el planeta.

La tesis de que el capitalismo como sistema, y no el ser humano como especie, es el responsable de nuestra crisis ecológica es cada vez más popular. El escritor sueco Andreas Malm, en su obra Fossil Capital, explora el papel que desempeñó la energía de vapor en la Revolución Industrial británica en esta dinámica, argumentando que la lógica del capital —y en particular su impulso a subordinar el trabajo— fue crucial en el ascenso de las tecnologías que cambian el clima. ¿Estamos viviendo una nueva fase del capitalismo como responsable de la crisis ecológica?

El cambio climático es ahora mismo el exponente más evidente de las consecuencias del sistema capitalista

En un ecosistema con unos recursos finitos, y con una capacidad finita de absorber contaminantes, se desarrolla un sistema económico (capitalismo) que se basa en el crecimiento continuado. Son los propios sistemas naturales los que no pueden aguantar ya la presión que este modelo capitalista ejerce sobre ellos. Quizás estamos en una nueva fase en el sentido de que la propia Naturaleza está desbordando sus ciclos y rompiendo todos los equilibrios. El cambio climático es ahora mismo el exponente más evidente de las consecuencias del sistema capitalista.

¿Cómo podemos conjugar ese modelo económico basado en el consumo, con un planeta cuyos recursos cada vez son más escasos? Por ejemplo con el caso del agua y las sequías que se están convirtiendo en algo estructural en nuestras vidas.

No es posible. El crecimiento continuado lleva al agotamiento de los recursos naturales y, sobre todo, a la saturación de la capacidad de los ecosistemas para absorber tanta contaminación, El CO2 se acumula en la atmósfera, y los océanos y los bosques no pueden con tanto CO2 como estamos emitiendo. Eso hace que una parte de lo que emitimos permanezca en la atmósfera. Yo creo que el factor critico para el sistema es la alteración ecológica que se está produciendo. Es imposible que el actual modelo pueda ser sostenible, y por tanto es imprescindible des-escalar hacia un cambio de modelo.

Poco se habla de los efectos de las guerras en el medio ambiente. ¿Cuál crees que es el impacto de las actividades militares en el entorno natural y cómo poder hacer frente a mitigar esos efectos que repercuten directamente en la emergencia climática que padece nuestro planeta?

Son innumerables los impactos ambientales de la guerra. Y también detrás de las guerras hay que buscar muchas veces una lucha por los recursos. Ahora mismo por ejemplo Israel tiene los ojos puestos en las reservas de gas frente a las costas de Gaza. Muchos observadores creen que el acceso a esos recurso es una de las causas de la invasión y el genocidio en Gaza. Luego está el coste de oportunidad de la producción de armas: todo lo que podría hacerse con la cantidad inmensa de recursos que los estados destinan a la compra de armamento, y que no se destina ni a sanidad, ni educación, ni por supuesto a defender el medio ambiente. Los impactos directos en el medio ambiente de los conflictos armados también son muy grandes, por emisiones, vertidos, uso de uranio empobrecido, o la destrucción directa de ecosistemas. La guerra es un negocio suculento para los productores de armas, pero un mal negocio para la tierra.

Por otro lado, ¿Cómo afectan los discursos negacionistas difundidos por la extrema derecha con la lucha contra el cambio climático?

Están afectando mucho, No tanto en la opinión de la gente, que parece bastante ajena al negacionismo debido al impacto tan evidente y visible de los cambios climáticos. Pero si tiene gran impacto en las posiciones políticas. La extrema derecha utiliza el negacionismo especialmente para hacerse fuerte en el mundo rural. Basta ver las recientes elecciones holandesas para entenderlo. Pero además mueve el tablero y hace que los conservadores moderados se muevan hacia posiciones más retardistas. Estamos viendo, por ejemplo, como la UE está abandonando muchas políticas verdes debido a ese giro de las derechas europeas. Finalmente es es un drama para el medio ambiente que los Milei, Trump o Bolsonaro alcancen el poder. Solo un dato: Lula ha reducido la deforestación amazónica a la mitad en solo seis meses. Esa es la diferencia.

¿Tiene plan la izquierda para hacer frente a la emergencia climática? ¿Cuáles son esas herramientas de las que disponen las organizaciones de izquierda?

Pienso que la izquierda tiene que dar mucha más prioridad a las luchas ecologistas. Desgraciadamente el ecologismo, como el feminismo, han sido luchas secundarias tradicionalmente para las formaciones de izquierda. Eso a pesar de que las únicas políticas que pueden frenar la destrucción ambiental requieren de una fuerte intervención pública. Solo la izquierda puede hacer frente con éxito a la crisis ecológica, pero primero tiene que asumir su importancia y darle toda la prioridad que merece.

Hablando de política nacional, al final “Alianza Verde” tampoco ha sido incluida en la coalición de Sumar como parte integrante del nuevo gobierno de coalición. ¿Cuáles han sido los motivos de ese veto?

Lo desconozco. Desde el momento que nos excluyeron de las listas electorales, nadie en Sumar nos dió ninguna explicación.

¿Alianza Verde se presentará a las elecciones europeas? ¿Cuál es vuestra hoja de ruta para el próximo ciclo electoral?

Acabamos de tener una Asamblea para abordar nuestra hoja de ruta de cara a los próximos años. El acuerdo de la Asamblea fue unánime en el sentido de que iremos a las elecciones europeas, y que trabajaremos sin ataduras con aquellas fuerzas que compartan la necesidad de abordar la crisis ecológica como un elemento prioritario, y que respeten a nuestra fuerza política. Esperamos coincidir con otras fuerzas en ese camino.

¿Hay una desafección política dentro del espacio de la izquierda que repercute directamente en el hecho de que estemos asistiendo a un repliegue en cuanto a las movilizaciones sociales?

Creo que si, Es un mal momento para la militancia. Pero tenemos que recuperar la ilusión y volver a llenar las calles porque hay demasiados temas pendientes, y retrocesos que solo podemos detener con la fuerza de la movilización.

Y por último, volviendo a la Cumbre del Clima. ¿Qué se espera que salga de esta cumbre en Dubai?

Soy muy escéptico. Es un proceso con demasiadas trampas, y la ultima ha sido hacer la Cumbre en Dubái bajo la supervisión de las petroleras. Hay mas de 4600 lobistas de la industria fósil en esa Cumbre, Un 400% mas que en la última. Asi es imposible, Me gustaría equivocarme, pero creo que no vamos a ver avances significativos en la lucha contra el cambio climático.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

Opinión