Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Alberto Ortega / Europa Press / ContactoPhoto

Miguel Ángel Rodríguez, desatado: los tweets del asesor de Ayuso revelan su inquietud ante las últimas noticias

Insultos, acusaciones y disparos en todas direcciones: así gestiona el director de gabinete de Ayuso la crisis por la trama de corrupción que cerca al entorno de la Presidenta madrileña


Un tuit llamando «fascista» a Patxi López en noviembre y una breve intervención durante los villancicos infantiles navideños. Esos eran los dos últimos posts en la red social X (Twitter) de Miguel Ángel Rodríguez, Director del Gabinete de la Presidencia de la Comunidad de Madrid y sombra de Isabel Díaz Ayuso desde su llegada a la Puerta del Sol.

Hasta esta semana.

El político popular y Richelieu la presidencia madrileña ha vuelto a la red social con fuerza las últimas horas, tras destaparse la trama de corrupción que implica a la pareja de la Presidenta de la Comunidad de Madrid y según la cual cometió fraude fiscal —algo que reconoció su propia defensa— a través de un entramado de sociedades pantalla destinado a eludir el pago de impuestos por el dinero ganado en la venta de mascarillas.

El consultor, empresario y autor de obras como Y Aznar llegó a presidente o Así habló Zapatustra ha reaparecido en redes donde ha lanzado mensajes que muchos analizan ya como síntoma de su preocupación. El primero, el 12 de marzo, donde afirma que en Moncloa «están desesperados».

Pero un día después, y a medida que El Diario.es revelaba detalles de la trama que confirmaban el fraude llevado a cabo por González Amador así como las adquisiciones que él y Ayuso disfrutaron con el dinero defraudado —un Maserati, un ático en Chamberí…— el político contraatacaba con la idea de la «locura» salpicando, esta vez, a Fiscalía:

El consultor, empresario y autor de obras como Y Aznar llegó a presidente o Así habló Zapatustra ha reaparecido en redes donde ha lanzado mensajes que muchos analizan ya como síntoma de su preocupación

El jueves, cuando las evidencias acorralaban ya a la Presidenta y su entorno, MAR decide cambiar el tono y optar por la comunicación política «clickbait» y agresiva marca de su estilo como Dircom de la presidenta autonómica, y vuelve a tuitear echando mano de todas las expresiones de la «fachosfera»: Perro, gañán, o «me gusta la fruta».

Esta vez, Rodríguez dispara a todas partes: ya no es solo cosa de Moncloa y Fiscalía, sino que también apunta a PRISA e incluso a la periodista Silvia Intxaurrondo, que se ha convertido en los últimos meses en el chivo expiatorio de los populares en su particular teoría de la conspiración.

Todo apunta a que el fin de semana tampoco será agradable en Sol, ni en el ático de Chamberí: a la corrupción que cerca a Ayuso se le suman este viernes los resultados de la Investigación Ciudadana sobre las residencias, que confirman que más de 4000 vidas pudieron salvarse durante la pandemia y no lo hicieron debido a los «protocolos de la muerte» del gobierno de Díaz Ayuso. Mientras la comunidad tuitera actualiza el perfil de MAR, a la espera de su próxima bravata, una frase corona su cuenta en la red social: «Me entristece el cada vez más bajo nivel de la vida pública española».

La mañana de este sábado, una redactora de ElDiario.es revelaba que, además de tuitear con faltas de ortografía, MAR también amenazó a través de mensajes privados a los periodistas que estaban investigando la trama de Ayuso y González Amador. Concretamente el 12 de marzo, el jefe de gabinete de la presidenta escribió a una de las periodistas “Os vamos a triturar. Vais a tener que cerrar. Idiotas. Que os den”. “¿Es una amenaza?”, preguntó ella “Es un anuncio”, respondió Rodríguez.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • ¿Puede haber un gobierno sin el PNV en Euskadi?

    La receta para conseguirlo ya la conocemos: resistir la violencia política y mediática y obligar al PSOE a aceptar la correlación de fuerzas parlamentaria emanada de las urnas. De momento, solamente los morados lo están diciendo