Berlín se manifiesta contra el militarismo de verdes, socialdemócratas y liberales

Una gran manifestación por la paz recorre las calles del país contra la idea de preparar a Alemania para la guerra y recortar el presupuesto social


Gabriele Jäger no entiende a la juventud, y porqué no han venido todos aquí, este sábado, a manifestarse en Berlín contra el rearme de Alemania. “Es increíble que se diga algo así en Alemania, después de la historia que hemos tenido en este país”. La mujer, de más de 80, que dice tener una segunda residencia en Canarias, se refiere a la nueva palabra favorita del Ministro de Defensa alemán Boris Pistorius, “Kriegstüchtigkeit”. La palabra significa “estar preparado para la guerra”. Gabriele no tiene palabras para describir la incomprensión que le produce el gobierno y la Ministra de Exteriores verde. “Era una niña, y aún me acuerdo cómo mis padres nos llevaban al búnker mientras caían las bombas… todavía me acuerdo y no le deseo a nadie que tenga que pasar por eso… por eso no entiendo a los jóvenes”.

Bajo el lema «No a las guerras. Detengamos la locura de la armamentística. Construyamos un futuro pacífico y justo» marcharon en la capital alemana el sábado unas 20.000 personas según cálculos de los organizadores, la mayoría, personas de media edad y mayores. Más diplomacia y parar las guerras en Ucrania y en Palestina, pidieron al ritmo de tambores que, de forma irónica, recordaban a las marchas militares. Entre los organizadores de la manifestación estaban la hasta hace poco política de Die Linke Sahra Wagenknecht, así como la antigua corresponsal de la televisión pública alemana en Moscú,  Gabriele Krone-Schmalz. Ambas exigieron en sus discursos detener las exportaciones de armas y reducir el gasto militar. Un grupo de 120 personalidades firmaron el llamado a la paz, entre ellos varios políticos de Die Linke, así como del grupo que ha abandonado dicho partido, de sindicatos, del mundo académico y de organizaciones pacifistas y antifascistas.

«Actualmente, 21 guerras y 216 enfrentamientos militares armados amenazan al mundo, según el Instituto Internacional de Heidelberg para la Investigación de Conflictos (HIIK)”, recuerdan en el llamado. Y advierten: “El peligro de una expansión del conflicto en Ucrania hasta convertirse en una guerra nuclear aumenta día a día”. La muerte de personas inocentes y la preocupación por el futuro nos apelan a buscar “una cultura de paz y seguridad compartida”, escriben. La lluvia no es excusa en Berlín, ya que en la última movilización pacifista en Berlín también llovió y, sin embargo, hubo muchos más participantes. Es posible que muchos se quedasen en casa en esta ocasión porque se tocaba lo que el aspirante a rabino Armin Langer llamaba allá por 2016 la “vaca sagrada” de los alemanes: el judaísmo, es decir, lo que ellos entienden que es el judaísmo, Israel. Y ello, a pesar de que en el llamado a manifestarse ni se menciona a Gaza. Pero uno de los oradores era de la organización “Voz judía por una paz justa en Oriente Medio”, que habla abiertamente de genocidio en Gaza.

«Vuestra guerra, nuestros muertos. Paz a los trabajadores y guerra al capitalismo»

A diferencia de la última gran manifestación por la paz en Berlín, convocada igualmente por Wagenknecht, en esta ocasión el partido de izquierdas Die Linke sí decidió llamar a la militancia a participar en la convocatoria, si bien no suscribió el llamado original, sino que lanzó uno propio. La otra vez, el partido se limitó a criticar una supuesta falta de distanciamiento con la Alternativa por Alemania. La diputada Sevim Dağdelen, que Diario Red encontró en la manifestación por casualidad y que hasta ahora estaba en Die Linke, pero salió de dicho partido hace unas semanas junto con Wagenknecht, explicaba que se alegra de que “Die Linke comprenda que no tiene sentido continuar la guerra en Ucrania, porque es una guerra de desgaste, y que en cambio necesitamos diplomacia y negociaciones.»

Alemania se prepara para la tercera guerra mundial

La palabra que el Ministro de Defensa alemán del partido socialdemócrata SPD, Boris Pistorius, lleva desde hace varias semanas a todas partes, Kriegstüchtigkeit, y que forma parte de la nueva estrategia del ejército alemán, engloba no solo al ejército, como el político ha repetido, sino a toda la sociedad. Les alemanes tienen que prepararse para la guerra como sociedad. Dağdelen explicaba a Diario Red que “el término ‘Kriegstüchtigkeit’ fue utilizado por última vez en la década de 1930, en los planes de los nazis, y representa un giro significativo en Alemania hacia un estado militar, en consonancia con los gastos actuales en armamento y ejército.» Para el próximo año, Alemania pretende gastar 19.000 millones de euros para cuestiones castrenses, recuerda,  la cifra más alta en la historia de la República Federal de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial”. Además, a ello se suman los miles de millones de euros para armas que el canciller Olaf Scholz ha acordado pagar a Ucrania. “Esto muestra dónde se están estableciendo las prioridades, ya que en todos los demás ámbitos se están reduciendo los presupuestos”, recuerda la política de ascendencia turca que, se ha pasado al partido de la que fuera una de las caras más conocidas de Die Linke, Wagenknecht. “La educación, la salud, la vivienda… incluso los créditos sin intereses para estudiantes, para que aquellos que provienen de familias con menos recursos puedan estudiar, se verán recortados en un 17% en 2024″, repasa indignada.

«Estamos experimentando a nivel global una ola de rearme; todos los países se están armando, y necesitamos exactamente lo contrario: control de armamentos, iniciativas civiles”, explica. “En Ucrania estamos viendo algo similar a lo que ocurrió en Verdún durante la Primera Guerra Mundial: soldados de ambos lados yacen en las trincheras y prácticamente son masacrados por solo unos metros cuadrados de tierra, si es que logran alcanzarla”, sigue. “En Gaza, estamos viviendo una guerra terrible que solo puede resolverse mediante negociaciones y una solución política de dos estados”, y asegura que aunque “todos los involucrados son conscientes de esto, sin embargo, a diario se siguen matando civiles”. Esto es resultado de la lógica militar, explica la política que lleva desde 2005 en el Bundestag. “Necesitamos pasar de la geopolítica a las negociaciones, y para ello se requiere habilidad diplomática, empatía hacia el otro, disposición al diálogo…”Dagdelen se muestra muy preocupada: “¿Para qué nos estamos rearmando? Esto me preocupa mucho, porque temo que se esté preparando una Tercera Guerra Mundial.»

Lo que ya está claro es la crisis social. “Para cada vez más personas, se vislumbra una catástrofe social y económica”, se lee en el manifiesto. “Las sanciones contra Rusia también contribuyen significativamente a esto, afectando a las personas en el sur global, Europa y Alemania: la inflación, el aumento de los precios de la energía y los alimentos, así como la pérdida real de salarios afectan a las poblaciones, especialmente a las más pobres, y ponen en peligro el desarrollo industrial también en nuestro país”. Los recortes en Alemania llegan en un momento, además, en el que el país necesita renovar buena parte de su infraestructura, por eso Dağdelen asegura: «En lugar de militarizar el país, deberíamos hacerlo funcionar, ya que cuando viajas en tren aquí, es como echar una quiniela, no sabes si llegarás, ni cuándo llegarás; muchos puentes están en mal estado”, algo que Diario Red puede confirmar y que contamos en otro artículo. “Se está desmantelando la infraestructura en todas partes y necesitamos inversiones en lugar de invertir cada vez más dinero en una terrible guerra de desgaste en Ucrania, lo cual es una catástrofe para Europa», sentencia.


Fotografías y vídeos: Carmela Negrete

Berlín –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

Opinión