Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
protestas Pro-Palestina en Madrid contra Pedro Sánchez

Manifestación en apoyo a Gaza — David Canales / Zuma Press / ContactoFoto

El negocio de la guerra y la mentira

No se puede formar parte de una manifestación que pide el fin de la ocupación en Gaza y el cese de la violencia y por otro lado ser partícipe de la misma vendiendo armas para que el Estado genocida de Israel perpetúe la limpieza étnica que lleva a cabo


No puedo evitar mostrar mi tristeza y mi rechazo tras enterarme de que el Gobierno de nuestro país vendiera el pasado noviembre un millón de euros en armas a Israel. Sin embargo, desde Exteriores se nos aseguró, tratándonos como a idiotas, que no había exportaciones bélicas el 7 de octubre. De hecho, tal y como señala el editorial de Diario Red, España fue el mayor vendedor de armas a Israel durante el mes de noviembre, en concreto el 52% del total de la Unión Europea, tal y como señalaba Laura Arroyo en El Tablero.

El 23 de enero de 2024 el ministro Albares decía en Cadena Ser pensando que quizá no nos enteraríamos de que faltaba a la verdad: «Desde luego, es algo que España ha realizado, desde el mismo día 7 de octubre de 2023 no se produce ninguna operación de venta de armamento a Israel». Sin embargo, sus palabras faltan a la verdad y a la transparencia, y son datos que aporta el portal oficial DataComex de comercio exterior, gracias al cual conocemos que España sí ha exportado armas a Israel tras ese 7 de octubre.

Además de estas exportaciones que el Gobierno ha intentado ocultar sin éxito, también se producen importaciones, ya que España es uno de los países que compra armas a Israel. Contaba Pablo Elorduy en El Salto que el pasado mes de noviembre el Ministerio de Defensa compró a Israel misiles Spike LR2 por 287,5 millones de euros.

En una guerra no solo mata quien dispara, también quien hace posible que se produzca el impacto. En una guerra hay muchos asesinos y no son solo quienes empuñan el arma, esos tan solo son los peones del campo de batalla. Hay muchos más implicados que toman las decisiones, que señalan desde la diana, desde Benjamín Netanyahu hasta los líderes mundiales interesados en que esta masacre siga produciéndose. La industria armamentística israelí ocupa el décimo puesto en el comercio internacional y países como el nuestro hacen que eso sea posible.

Me conmueve y me produce una enorme congoja saberme cómplice indirectamente de un genocidio que ha terminado ya con la vida de 30.000 palestinos y que no parece vaya a detenerse hasta acabar con todos ellos. Vemos cada día en las redes sociales vídeos de cómo son asesinados niños y niñas que tenían toda una vida por delante, sin que podamos hacer nada. Pero sí podemos, podemos exigirle a nuestro Gobierno que no mande ni la más mínima munición, que nuestros impuestos no vayan destinados a la industria del crimen y de la muerte, que se destinen a sanidad y a educación y a mejorar la vida de la gente y no a terminar con vidas inocentes en la Franja de Gaza o en cualquier otro lugar.

Es necesario y urgente que se tomen medidas concretas y valientes como el embargo de armas y sanciones económicas a Israel. Como ha dicho Amnistía Internacional, El Ejecutivo «debe ser más contundente, promover un embargo europeo de armas y presionar a EE.UU para que cese el suministro de armas a Israel y apoye la imposición de un embargo global». No olvidemos que las armas que se le venden a Israel pueden y seguramente están siendo usadas para cometer crímenes de guerra y que con el tiempo, aunque quizá sea demasiado tarde todo el mundo sabrá la verdad y también se conocerá la banalidad del mal de quienes colaboraban con un Estado genocida y no olvidemos tampoco que los vendedores de estas armas podrían ser citados a declarar ante la Corte Penal Internacional.

No se puede formar parte de una manifestación que pide el fin de la ocupación en Gaza y el cese de la violencia y por otro lado ser partícipe de la misma vendiendo armas para que el Estado genocida de Israel perpetúe la limpieza étnica que lleva a cabo. No se puede estar en misa y repicando, no es tan complicado ser honesto. Recuerdo a un Pedro Sánchez que decía que no dormiría por las noches si hubiera pactado con Podemos. Creo que si yo formara parte de un Gobierno cómplice con la barbarie cometida por Israel me costaría mucho más conciliar el sueño, honestamente.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Gobierno de izquierdas en Euskadi o cláusula de exclusión

    Lo que arroja la nueva conformación del parlamento vasco tras las elecciones de ayer es una clara dicotomía política: o hay un gobierno de izquierdas en Euskadi y se respeta el resultado democrático o se impone la cláusula de exclusión promovida por el bloque de poder español