Dani Gago

Ione Belarra suma con Andalucía

Belarra mostró el domingo en Andalucía a un Podemos, convencido de la plurinacionalidad del estado, que trabajará por una alianza entre pueblos que promueva la igualdad


Podemos acaba de romper su alianza coyuntural con Sumar. El acontecimiento político de la tarde del martes no sorprende a ningún observador. Había de ocurrir en algún momento. Las provocaciones para la ruptura eran manifiestas desde la conformación de las candidaturas, el enfoque electoral y el pacto Sánchez-Díaz entre arrumacos de queridos pedros y amadas vices. El historial más reciente se describe en el editorial de Diario Red de ayer.

Un partido puede servir a la sociedad o a sus mesas camillas. Podemos, fruto del “no nos representan del 15M”, del “PSOE, PP la misma M es”, está para servir al pueblo. Su objetivo es conseguir derechos para las mayorías, no sentar personajes en ministerios. Ha estas alturas del partido hay pruebas. Sumar, partido o coalición, es más de mesas camillas. El electorado conformado políticamente en el 15M acabará sabiendo que ser de izquierdas pa na es na, una farsa. Sumar una operación de camuflaje de intereses partidistas al tiempo que leftwashing del PSOE.

Yolanda Díaz está en la vicepresidencia para hacer el paripé a Pedro Sánchez. Hay pruebas. Cuando el guion teatral pactado entre Díaz y Sánchez entre en contradicción con los intereses de quienes la rodean, cuando el PSOE abra su boca carnívora, Sumar saltará por los aires. Hay antecedentes. Conviene alejarse de esa previsible deflagración. Las razones son políticas, no telenovelescas. Ni egos, ni soberbias, ni complejos, la clave es política. Entre ser izquierda que transforma o izquierda decorativa, elige lo primero.

El acontecimiento de liberación podemita de la cárcel Sumar se da dos días después de que Ione Belarra abrace la pancarta andalucista del 4D. La líder europea con más peso político en defensa de Palestina contra el genocidio de Israel, encontró un hueco de domingo para apoyar las causas contra la desigualdad territorial que sufre el pueblo andaluz. Entre tanto el PSOE estaba en una carpa de feria al abrigo y Yolanda Díaz debía estar en casa preparándose para alguna entrega de premios.

La líder de Podemos lanzó mensajes para Moreno Bonilla y para las demás nacionalidades históricas. El presidente andaluz usa su poder en la Junta para deteriorar los servicios públicos y vender Andalucía, sin defender al pequeño y mediano empresario que cotiza en Andalucía. La legislatura se adentrará en debates territoriales en los que Andalucía habrá de entrar con fuerza y ser tenida en cuenta.

Ione Belarra mostró el domingo en Andalucía a un Podemos, convencido de la plurinacionalidad del estado, que trabajará por una alianza entre pueblos que promueva la igualdad, enfrentada al pacto en tres elites que promueve las desigualdades ínter e intra territoriales. Busquen en hemeroteca alguna a ver que líder con proyecto de estado ha dicho eso alguna vez, situando al pueblo andaluz como elemento substancial para avanzar en la profundización democrática plurinacional.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

Opinión