Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Isaac Buj / Europa Press

Fuertes críticas en redes a Rafa Nadal tras convertirse en embajador del tenis de Arabia Saudí

Cientos de mensajes reprochan al tenista su apoyo al antidemocrático régimen saudí


El anuncio de que Rafa Nadal se ha convertido desde el pasado martes en nuevo embajador de la Federación de Tenis de Arabia Saudí (STF) no ha pasado desapercibido en las redes sociales. El mallorquín ha adornado su nueva función asegurando que su objetivo es el de «ayudar a desarrollar el deporte e inspirar», y no ha dudado en alabar al régimen teocrático que gobierna el país asegurando que «Donde quiera que mires en Arabia Saudí puedes ver crecimiento y progreso, y estoy ilusionado de formar parte de este proyecto».

Como en su día hicieran otras figuras relevantes del deporte, como Luis Rubiales y Gerard Piqué, Rafa Nadal se ha unido a la «diplomacia deportiva saudí» que, a través de millonarias inversiones y agresivas candidaturas para alojar eventos internacionales en sus infraestructuras, permite al régimen de Riad legitimar su imagen pese a la vulneración de Derechos Humanos que se produce en el país.

Como señala Amnistía Internacional en uno de los tweets más virales sobre el tema, se trata de un ejemplo de «sportwashing» que se suma a otros como el rally Dakar, el Gran Premio de Fórmula 1 o el patrocinio de figuras de la élite deportiva como Cristiano Ronaldo. «La estrategia siempre es la misma: ocultar el historial de derechos humanos para mostrar una apertura y una modernidad que contrasta con la realidad de estos derechos» afirma la organización.

Muchas voces han recordado a Nadal, quien en su día se mostró crítico con la igualdad salarial en el deporte, que en Arabia Saudí la disidencia política está gravemente castigada, incluso, con pena de muerte, las mujeres no son ciudadanas de pleno derecho ni en igualdad de condiciones, las personas LGBTI sufren discriminación y una enorme violencia, y las personas migrantes viven en precarias situaciones de explotación laboral extrema.

Otras muchas críticas han señado las diferencias existentes en torno a la «cancelación» y las consecuencias tan diferentes que sufren las celebridades dependiendo de la causa que abracen o apoyen, con el ejemplo reciente de la actriz vasca Itziar Ituño, que ha visto rescindido un contrato de patrocinio por participar de una manifestación legal. También se ha comparado la actitud de Nadal con la de otras figuras que han renunciado a ser patrocinadas o representar al régimen saudí en protesta por la represión y falta de derechos en el país.

Muchos mensajes han subrayado también los millonarios beneficios que contratos y acuerdos de representación como el que Nadal ha anunciado reportan a sus firmantes, reprochando al tenista, que ya es dueño de una importante fortuna y patrimonio, el poner el lucro por encima de los Derechos Humanos.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Estados Unidos avala una matanza en Rafah

    EEUU parece haber dado su OK a una matanza en el superpoblado enclave de Rafah a cambio de que Netanyahu no responda a un ataque de Irán que no mató a nadie y que fue la respuesta a un atentado ordenado por el propio Netanyahu que asesinó a siete iraníes (o eso parecía hasta ayer)