Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Pedro Sánchez y el canciller alemán Olaf Scholz — Nicolas Landemard / Zuma Press / ContactoPhoto

La Unión Europea más cerca de una guerra con Rusia

Cada día que pasa, la estulticia histórica de los líderes políticos, económicos y mediáticos del continente nos acerca más a un escenario bélico que, aunque pueda llenar los bolsillos del 1% más pudiente de la sociedad, traería muerte y destrucción


La última vez que Alemania atacó Rusia fue en junio de 1941 bajo la dirección de Adolf Hitler. La Unión Europea se fundó después de los horrores de la Segunda Guerra Mundial precisamente para evitar que una matanza de dimensiones planetarias como aquella volviese a arrasar a los países del viejo continente. Aunque las tensiones entre el bloque occidental y la Unión Soviética se mantuvieron a lo largo de toda la Guerra Fría, la no confrontación bélica con lo que ahora es la actual Federación Rusa, y también el desarme del ejército alemán, fueron dos de los principales elementos detrás de las últimas ocho décadas de relativa paz en Europa (si excluimos conflictos más localizados como el de los Balcanes o la guerra civil albanesa en los años 90).

Ayer, Diario Red era el primer medio español en publicar la noticia de que varios oficiales de alto rango del ejército alemán aparecen en un audio planeando un ataque en suelo ruso más de 80 años después de la operación Barbarroja. La propia televisión pública del país germano ha confirmado que no se trata de un fake. Lo que se escucha en el inquietante documento es exactamente lo que parece: militares de alto nivel de las fuerzas armadas del país más poderoso de la Unión Europea planificando una agresión que, casi con toda seguridad, de producirse, arrastraría al conjunto del continente y también a la OTAN a la Tercera Guerra Mundial.

Que no haya sido ninguno de los grandes periódicos españoles el primero en publicar en nuestro país una noticia de este calibre dice mucho de cómo funciona el poder mediático en tiempos de régimen de guerra, pero esto ya lo sabíamos y hemos analizado ya la cuestión en profundidad; así que pasemos al fondo de la cuestión.

En la misma semana en la que hemos escuchado a todos los líderes europeos —incluido Pedro Sánchez— afirmar en París que Europa tiene que ir hacia una economía de guerra, en la misma semana en la que Emmanuel Macron —presidente de un país que cuenta con la bomba atómica— ha dejado abierta la posibilidad de enviar tropas francesas a Ucrania, en la misma semana en la que Vladimir Putin ha contestado a la bravata del presidente francés recordando que Rusia también tiene armamento nuclear, mientras las élites políticas, económicas y mediáticas europeas emiten furor bélico como un coro unánime y bien afinado, descubrimos ahora los planes que se estarían fraguando en el seno del ejército alemán para dar un paso irreversible.

Dentro de 100 días se celebran las que posiblemente sean las elecciones europeas más relevantes de las últimas décadas. En esta cita electoral, los conservadores, los socialdemócratas, los liberales, los verdes y, por supuesto también, la extrema derecha tienen exactamente el mismo programa en lo que a la guerra se refiere: sumisión a los intereses de Estados Unidos, obediencia ciega a la OTAN, aumento del gasto público en armamento y la instauración de una economía de guerra para acelerar el proceso capitalista. En España, el PSOE y Sumar (aliado estratégico de los Verdes Alemanes; los más fervientes defensores de la escalada bélica en Ucrania) seguramente decorarán sus discursos en los próximos meses con tonalidades progresistas; seguramente hablarán de «paz» y de «soluciones diplomáticas» con la boca pequeña, pero no se desviarán ni un milímetro en lo que respecta a medidas programáticas concretas en esta materia de lo que marca el hegemón norteamericano y, por tanto, de lo que defiende y apoya también el PP y VOX. Existe una izquierda en España que se opone al furor bélico, pero ha sido expulsada del Parnaso de la gobernabilidad y están intentando acabar con ella.

Cada día que pasa y de la mano de los partidos que no se oponen a la guerra, la Unión Europea está más cerca de una guerra con Rusia que nos puede llevar a la debacle civilizatoria. Cada día que pasa, la estulticia histórica de los líderes políticos, económicos y mediáticos del continente nos acerca más a un escenario bélico que, aunque pueda llenar los bolsillos del 1% más pudiente de la sociedad, traería muerte y destrucción sobre las gentes y los pueblos de Europa. Esto es así y las señales son preocupantes. Esto es así y, cuando la maquinaria del régimen de guerra se pone en marcha, sabemos que no es fácil detenerla; no nos vamos a engañar. Pero también sabemos que, si hay alguna manera de frenar al Leviatán, ésta solamente puede llegar de la mano de la movilización de una mayoría social decente y pacifista.

Son muchos los intereses oligárquicos que nos quieren arrastrar a la guerra, pero dentro de 100 días se vota en Europa y el voto de cada uno de nosotros y nosotras vale lo mismo que el de ellos.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Parar el genocidio, evitar la guerra

    Si hoy asistimos a una preocupante escalada bélica en Oriente Medio es porque Israel se ha embarcado en uno de los más pavorosos genocidios de las últimas décadas, pero también porque EEUU y la UE no han hecho nada para evitarlo