Manifestación en solidaridad del pueblo palestino en Puerta del Sol. – Diego Radamés / Europa Press

Mélenchon, Corbyn y Belarra entre los pocos líderes europeos que condenan el genocidio en Palestina

Jeremy Corbyn en Reino Unido, Jean-Luc Melénchon en Francia y en España Ione Belarra hacen frente a la equidistancia de otros líderes europeos o al apoyo férreo de personajes como Ursula Von Der Leyen a Netanyahu


En tan sólo una semana de iniciada la represalia del Estado de Israel en Gaza tras los actos cometidos por Hamás el sábado pasado, hay ya 2.215 palestinos y 1.300 israelíes muertos. Sólo el sábado 14 de octubre murieron 300 personas en Gaza a causa de los ataques israelíes después de un ultimátum imposible de cumplir: más de un millón de personas sin acceso a agua o electricidad debían migrar del Norte de Gaza hacia el Sur para “evitar” los bombardeos.

Mientras el contexto iba in crescendo, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, se reunía con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y le trasladaba su apoyo: “Este es el momento de unir fuerzas contra el terror. E Israel puede contar con la Unión Europea”, señaló en sus redes sociales. Un abierto posicionamiento a favor de las acciones israelíes que siguen cobrando vidas a cada hora que pasa.

Por su parte, diversos líderes europeos han planteado una mirada equidistante obviando los precedentes que desde hace más de siete décadas indican que el estado de Israel actúa fuera del derecho internacional de manera sistemática. Ese fue el caso del presidente en funciones español, Pedro Sánchez y del Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell. En la misma línea, el presidente francés, Emmanuel Macron, resalta la activa movilización francesa para “poner fin a este periodo de violencia y tensión” y reafirma que “Gaza, como en cualquier lugar, el derecho humanitaria debe ser respetado”. Esto sigue sin ocurrir sin que quienes defienden esa ley humanitaria planteen ninguna medida para garantizar su cumplimiento.

Sin embargo y más allá de las declaraciones, hay actos que en los últimos días hablan elocuentemente sobre el tipo de posicionamiento de los gobiernos. El caso francés, por ejemplo, da muchas pistas. El país vecino ha prohibido las manifestaciones en solidaridad con Palestina con el argumento de que “podrían causar alteraciones de orden público”. Pese a ello, la movilización solidaria en París ha sido contundente y la respuesta del gobierno ha sido la represión utilizando tanques de agua y realizando arrestos.

Mélenchon, Corbyn y Belarra están planteando una alternativa a la lógica de guerra que se asume con pasividad, en ocasiones, y con complicidad, en otras, por parte de la mayoría de líderes políticos de la Unión Europea.

En medio de ese clima, suenan algunas voces —pocas— que enfrentan el discurso equidistante. Es el caso de Jean-Luc Mélenchon quien, por señalar que “todos los criminales de guerra deben ser juzgados y condenados”, ha sido víctima de una campaña mediática en contra de la organización política que lidera, La France Insumise. Mélenchon ha denunciado “los crímenes de guerra cometidos contra los palestinos en Gaza” y el silencio cómplice de quienes denuncian a La France Insumise por decirlo: “En Gaza los crímenes de guerra se multiplican. Mientras tanto reina el silencio de los indignos con geometría variable o amenazas de muerte y acoso telefónico sobre la base de una campaña mediática y política contra La France Insumise”.

En Reino Unido, donde el gobierno de Rishi Sunak, a través de su ministra de Interior, ha sugerido que blandir una bandera palestina pueda ser considerado un delito, ha alzado la voz, por su parte, Jeremy Corbyn. El laborista ha hecho un llamamiento a seguir marchando pese al contexto de criminalización de la solidaridad con Palestina que se desarrolla en el país: “No podemos quedarnos impasibles mientras Gaza es diezmada”, ha señalado en sus redes sociales tras participar en un acto con banderas palestinas y el lema “Palestina Libre” de fondo. “Seguiremos marchando hasta que nuestros líderes políticos despierten: poner fin a la ocupación es la única manera de lograr una paz justa y duradera”, concluye Corbyn en X.

Corbyn ha sido contundente también respecto a lo que se llama “derecho a defenderse” para el estado de Israel. El líder británico ha resaltado que se deberían “condenar los ataques contra toda vida civil, sin importar quién lo haga” y se ha preguntado “¿Por qué nuestros políticos no pueden defender este principio moral básico”. Finalmente, sentencia “¿cuántas vidas palestinas inocentes deberían borrarse en nombre de la autodefensa?”.

En España las manifestaciones en solidaridad con Palestina se siguen sucediendo en distintas ciudades y, si bien no hay represión policial, el discurso institucional sigue mayoritariamente la senda de la equidistancia. Frente a ello, la líder de Podemos y ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 no sólo ha denunciando que “Gaza es, desde hace mucho tiempo, una cárcel a cielo abierto”, sino que ha planteado una propuesta concreta sobre la que el PSOE, socio en el gobierno de coalición, no ha respondido nada todavía: llevar al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ante la Corte Penal Internacional por crímenes de guerra.

En medio de un contexto complejo donde la cifra de muertos sigue aumentando al igual que la ofensiva del Estado de Israel, Mélenchon, Corbyn y Belarra están planteando una alternativa a la lógica de guerra que se asume con pasividad, en ocasiones, y con complicidad, en otras, por parte de la mayoría de líderes políticos de la Unión Europea.


Madrid –

Compartir

Editorial

  • La rendición ideológica del gobierno

    El resultado directo de haber despreciado los principales debates y la forma de hacer política de la legislatura anterior es un retroceso ideológico significativo y acelerado, y una preocupante descomposición de la capacidad del gobierno para mantener la iniciativa política