Pedro Sánchez y Núñez Feijóo reunidos en el Congreso en 2023 — Alberto Ortega / Europa Press

PP, PSOE, VOX y PNV apoyaron en Europa los tratados de libre comercio que denuncian los agricultores

Hace unos días en el Parlamento Europeo, PP, PSOE, VOX y PNV votaron en contra de suspender los tratados de libre comercio en plenas protestas agrarias


Esta semana nuestro país ha estado marcado en términos mediáticos y políticos por las protestas y movilizaciones del sector primario. Pero este malestar y estas protestas no están teniendo lugar solamente en suelo español. En Francia hay una situación similar a la de nuestro país, con sus organizaciones dispuestas a llegar a Bruselas con sus demandas. En ese sentido, la conservadora alemana que preside la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha anunciado la retirada de la ley de pesticidas europea, intentando contraponer el ecologismo con el bienestar del sector, tomando así una salida en falso sobre los problemas reales que azotan a la agricultura del continente, que son los tratados de libre comercio, que benefician a las grandes empresas multinacionales y a las grandes familias pero que ahogan a la mayoría, tal y como apuntan muchas voces del campo. En cuanto a los tratados de libre comercio, PP, PSOE y Cs han votado a favor de todos los que se han planteado esta legislatura en el Parlamento Europeo.

En este marco, a nivel nacional, PP y VOX se han intentado erigir como los representantes de los intereses de los agricultores y han tratado de meter en agenda sus propuestas contra las medidas medioambientales pero sin señalar los tratados de libre comercio. Esta semana, de hecho, en el Parlamento Europeo, PP, PSOE, VOX y PNV votaron en contra de las enmiendas que proponían suspender los tratados de libre comercio tal y como pedía la izquierda coincidiendo y apoyando la demanda de los agricultores.

Sobre este juego hipócrita de la derecha y la ultraderecha respecto al sector agrario, escribió Sara Serrano en estas páginas, en su pieza Tractoradas: la hipocresía de la derecha. Una de las principales demandas de los agricultores movilizados, no sólo aquí en España, sino en toda Europa, es una Política Agraria Común mejor regulada que rebaje las exigencias de producción. Pues bien, la actual Política Agraria Común, fue aprobada por el Parlamento Europeo en 2021 gracias a los votos de la mayoría de los populares europeos y gran parte de los eurodiputados de la extrema derecha europea”, explicaba Serrano en La Base.

La analista de Canal Red también señalaba la postura de PP y VOX respecto a la ley de cadena alimentaria aprobada en la anterior legislatura y que a día de hoy no se está cumpliendo. “La aplicación efectiva de la Ley de Cadena Alimentaria, vulnerada sistemáticamente por las grandes superficies, que impide sobre el papel que las cadenas de supermercado compren a los agricultores sus productos a pérdidas, es otra de las principales demandas de los agricultores. La ultraderecha parece apoyar esta reivindicación, sin embargo, hace 3 años, durante su tramitación parlamentaria, ni PP ni Vox votaron a favor. El partido de ultraderecha dijo entonces que la ley era un “fraude” que ponía “trabas insoportables” al sector y que llevaría a este “a la ruina””.

Por último, Serrano apuntaba a los tratados de libre de comercio de la UE con terceros países. “Los acuerdos comerciales, ahora en el punto de mira de los agricultores por las consecuencias que tiene la competencia desleal sobre los precios de los productos locales, llevan décadas siendo defendidos por la derecha. Sin ir más lejos, el Partido Popular llevó el acuerdo de Mercosur en su programa electoral de 2023 y Feijóo abogó por que España fuera “el puente entre la Unión Europea y Mercosur””, explicaba en su sección, La base de datos.

Los tratados de libre comercio, tal y como contaba el editorial de Diario Red, son un elemento fundamental de competencia desleal en el sector primario. “A cambio de poder ampliar los mercados en los cuales los países industrializados de Europa pueden vender sus productos tecnológicos, es habitual utilizar al sector primario como moneda de cambio, permitiendo la importación de alimentos desde esos terceros países aunque allí no se cumplan los mismos estándares sanitarios, ecológicos y laborales que en la Unión Europea. De esta manera, se importan productos alimentarios que han sido producidos con unos costes mucho menores, situando de nuevo a los pequeños y medianos productores europeos en una situación de desventaja por competencia desleal. Por si esto fuera poco, se genera así un funcionamiento profundamente antiecológico según el cual una buena parte de los productos que se producen en España se destinan a la exportación —y no a ser consumidos por nuestra propia población— al mismo tiempo que esos mismos productos se importan desde el extranjero para el consumo local, aumentando así de forma absurda la huella de carbono asociada con el transporte”, rezaba el editorial de Diario Red.


Puedes ver el episodio de La Base por Canal Red aquí:

Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

Opinión