Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Vincent Isore / Zuma Press / ContactoPhoto

Terrorismo

Miles de tractores cierran los accesos a París, aislando así a una de las ciudades más grandes de Europa. ¿Terrorismo? Si los agricultores fueran independentistas, si algún turista falleciese de un infarto en las proximidades y si fuera jurisdicción de García-Castellón, todo indica que sí


Un grupo de jóvenes científicos y activistas ecologistas derraman zumo de remolacha biodegradable sobre las escalinatas del Congreso de los Diputados. ¿Terrorismo? La memoria de la Fiscalía General del Estado de 2022 —que se tuvo que retractar al hacerse público que incluyó al «ecologismo radical» (un movimiento de desobediencia civil completamente pacífico) bajo el epígrafe de «terrorismo» entre las amenazas a la seguridad nacional— piensa que sí; que, efectivamente, este podría ser el caso.

Dos mujeres —una joven y la otra en edad de poder tener nietos— derraman pacíficamente un poco de sopa sobre la gruesa vitrina de seguridad que protege el cuadro de Leonardo da Vinci, La Gioconda, en el parisino museo del Louvre. ¿Terrorismo? Según el anteriormente mencionado criterio de la Fiscalía General del Estado española, podríamos estar también en este caso ante un atentado terrorista. Menos mal que nuestra Fiscalía no tiene jurisdicción en el país vecino.

Miles de personas —organizadas mediante una app y formando parte del movimiento conocido como Tsunami Democràtic— invaden la terminal del aeropuerto de El Prat de forma completamente pacífica y un turista francés fallece de un infarto cerca de donde se están produciendo los hechos. ¿Terrorismo? El juez García-Castellón afirma que, efectivamente, este podría ser el caso. Es más, piensa que Carles Puigdemont debería ser imputado por terrorismo como consecuencia de estos acontecimientos.

Miles de tractores de agricultores franceses cierran los accesos a París, aislando así a una de las ciudades más grandes de Europa. ¿Terrorismo? Si los agricultores fueran independentistas, si algún turista falleciese de un infarto en las proximidades y si lo que ocurre al norte de los Pirineos fuera jurisdicción de García-Castellón, todo indica que sí; que, efectivamente, estaríamos ante la comisión de uno o varios atentados terroristas.

Los hutíes de Yemen empiezan a atacar barcos mercantes que navegan por el Mar Rojo para intentar ejercer presión internacional sobre Israel y así forzar que el gobierno de Netanyahu pare su genocidio en la Franja de Gaza. Todavía no han matado a nadie. ¿Terrorismo?

Israel acusa a 12 de los más de 30.000 trabajadores de la UNRWA —la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, que proporciona sanidad y educación a casi 6 millones de personas— de haber supuestamente participado en el ataque de Hamás del 7 de octubre. ¿Terrorismo? Según Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Italia y otros países aliados de la OTAN, efectivamente estaríamos ante un caso de terrorismo. Pero no de estas 12 personas, sino de la UNRWA en su conjunto. Por eso, le han retirado inmediatamente la financiación.

Los hutíes de Yemen empiezan a atacar barcos mercantes que navegan por el Mar Rojo para intentar ejercer presión internacional sobre Israel y así forzar que el gobierno de Netanyahu pare su genocidio en la Franja de Gaza. Todavía no han matado a nadie. ¿Terrorismo? Según Estados Unidos —el país que lanzó sendas bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki—, efectivamente, los hutíes son terroristas.

El ejército de Israel asesina a más de 26.000 palestinos —más de 10.000 de ellos niños y niñas—, bombardea convoyes de Médicos sin Fronteras, asesina a más de 100 periodistas que están cubriendo lo que ocurre sobre el terreno, destruye la mitad de las viviendas de Gaza y casi todos los hospitales, y corta el suministro de agua, energía, gas y alimentos a 2 millones de personas. ¿Terrorismo? No. Esto no es terrorismo. Esto es «derecho a la defensa».


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Florentino Pérez, ministro de Vivienda

    El problema de la vivienda en España es gravísimo y es urgente en términos sociales y económicos abordarlo de forma valiente. Pero habría que ser muy inocente para llevarse a engaño. Es obvio que el PSOE no va a hacer absolutamente nada significativo en esta materia