Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Los medios ocultaron los whatsapps que implicaban a periodistas pero sí publicaron los que implicaban a políticos o policías

Si algo revelan los whatsapps de las cloacas que ha publicado a lo largo de estos días Diario Red es que los medios solamente desvelaron las conversaciones de los mandos policiales con el número 2 de Fernández Díaz, pero ninguna de las conversaciones que implicaban o afectaban a periodistas


Diario Red ha publicado desde hace dos semanas Los whatsapps de las cloacas, una serie de noticias relacionadas con las operaciones del Gobierno de Rajoy para perseguir en 2015 y 2016 a Podemos y a otros actores políticos con el fin de mantener al PP en la Moncloa y de desgastar electoralmente al conocido como “espacio del cambio”.

Gran parte de estas noticias están sustentadas en las conversaciones por Whatsapp que tenía el entonces número 2 de Fernández Díaz en el Ministerio del Interior, Francisco Martínez. Estas conversaciones de Martínez tenían como interlocutores a miembros de la Policía Nacional como Enrique García Castaño, inspector jefe de la UCAO en ese momento, o Eugenio Pino, entonces director adjunto operativo de la Policía, pero también a periodistas como Fernando Lázaro, de El Mundo, o José María Olmo, de El Confidencial.

Sorprende que la publicación de los whatsapps de Martínez con los periodistas solamente haya tenido lugar en Diario Red. No han salido en ningún otro medio de comunicación a lo largo de estos años. Tampoco durante estos días ningún medio se ha hecho eco de estos chats que muestran la perfecta alianza entre el Gobierno de Rajoy y los periodistas de El Mundo o El Confidencial, en lo que parece una Omertá o ley del silencio por parte de los medios donde “perro no come perro”.

En las conversaciones, se puede ver cómo según García Castaño, Ana Terradillos calificó de “muy flojo” el Informe PISA que luego ella misma publicaría en la Cadena SER. También se puede apreciar cómo El Mundo y el Gobierno del PP acordaron cuándo y cómo publicar noticias falsas contra Podemos o la complicidad entre Fernando Lázaro y Martínez en el caso de los Titiriteros o la sintonía entre Olmo y el 2 de Fernández Díaz para facilitar información de la estafa de 150.000 euros que sufrió Josep Borrell.

Esta decisión editorial de no sacar a la luz los chats con los periodistas contrasta con el hecho de que varios medios como El País o eldiario.es sí han sacado a la luz durante estos años buena parte de las conversaciones del número 2 de Fernández Díaz. Sin embargo, nunca han publicado las conversaciones que implican a periodistas en esta operación de la mal llamada “policía patriótica” de Rajoy. Resulta más que posible que los periódicos que se han publicado algunos de los chats de Martínez tuvieran también acceso a sus conversaciones con periodistas, donde se veía la complicidad y perfecta sintonía entre ellos y el Secretario de Estado de Interior. Pero por alguna razón esta relación entre el poder mediático y el político no ha sido considerado “noticiable” por dichos medios.

Lo cierto es que la cacería política y judicial que emprendió el PP contra los morados y contra el independentismo, nunca hubiera sido igual sin la colaboración proactiva de los grandes medios de comunicación ocupando horas de televisión y páginas de periódicos, tal y como se puede apreciar en los chats. Por eso, que los medios no hayan sacado los chats o ni siquiera se hayan hecho eco de la información publicada por Diario Red parece tener que ver con una decisión corporativa por la cual un medio no habla de otros medios o un periodista no habla de otros periodistas aunque sean parte esencial de una trama corrupta contra la democracia.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística