Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

‘Bertie’ Benegas Lynch, diputado por La Libertad Avanza — DiputadosARG

Diputados de Milei piden la vuelta del trabajo infantil mientras el gasto escolar cae un 68% y la construcción de colegios un 98%

“Estoy en contra de los planes sociales y de toda cuestión asistencialista” declaraba Benegas Lynch, diputado por La Libertad Avanza


Cada día en Argentina se vive como si fuera el último: las subidas de precios se disparan desde que el ultraderechista Javier Milei asumiera como presidente el 10 de diciembre, esta semana hay huelga de camioneros y de los autobuses del Gran Buenos Aires y cada pocos días de producen estallidos de crisis políticas, la última la ruptura del bloque parlamentario de La Libertad Avanza, el partido de Milei que, aunque ganó las últimas elecciones presidenciales, es la tercera fuerza en el Congreso por detrás de Unión por la Patria (peronista) y Juntos por el Cambio (centro-derecha).

Por si fuera poco, periódicamente una voz libre de la bancada libertaria se encarga de poner contra las cuerdas al propio Ejecutivo. El último acto de esta función lo ha protagonizado el diputado nacional de LLA por la Provincia de Buenos Aires Alberto Bertie Benegas Lynch. Este economista, seguidor de Thatcher y Reagan que procede de la saga de los Benegas Lynch, abanderados de las críticas neoliberales anti-Estado desde hace generaciones, soltó el domingo 7 de abril una perorata a favor del trabajo infantil y contra la escolaridad obligatoria: “La libertad también es que si no querés mandar a tu hijo al colegio porque lo necesitás en el taller, puedas hacerlo”.

La diatriba de Benegas Lynch no se detuvo ahí. En la radio FM Milenium, el economista calificó el Ministerio de Educación (dirigido por el secretario de área Carlos Torrandell y encuadrado en la cartera de Capital Humano que dirige la ministra Sandra Pettovello) de “comité de burócratas”, y después arremetió contra los planes sociales y contra la democracia misma: “El vecino que tiene tres laburos, toma 14 colectivos y se levanta a las 5 de la mañana es el que le está financiando al otro la vivienda digna”, dijo. “Estoy en contra de los planes sociales y de toda cuestión asistencialista”. Tildó el Congreso de “nido de ratas” a cuenta de las disputas internas en la bancada de LLA. Y remató: “La democracia es un sistema imperfecto y se puede discutir”.

Un ataque a la educación, especialmente la pública, que en su día fue el orgullo de Argentina con independencia de si en el poder estaba Juan Domingo Perón o cualquiera de las dictaduras castrenses antiperonistas que perduraron hasta los años ochenta. Milei se diferenció de su diputado, indicó que sus declaraciones fueron “desafortunadas” pero también “sacadas de contexto”. Pero la realidad es que el ataque a la educación por parte del Gobierno ya se produce de manera menos visceral en lo que va de 2024 pero más eficaz en el daño que la verbalidad de Benegas Lynch.

Recientemente La Nación resumió los tremendos recortes que vive el sector docente desde la etapa primaria hasta la universidad. Aquí van las siete principales partidas relativas al primer trimestre:

La inversión en Gestión educativa y políticas socioeducativas cae un 67,8%. Se trata de un programa que promueve la igualdad entre los alumnos más desfavorecidos y que aboga por la universalización completa ampliando la cobertura escolar y extraescolar. En 60 escuelas de la provincia bonaerense la jornada completa ha sido suspendida por falta de fondos.

La inversión en infraestructura y equipamiento escolar cae un 98,9%. Directamente, desaparece al ejecutarse el raquítico 0,85% sobre lo presupuestado. Es el programa que asegura la construcción o ampliación de centros, la adquisición de terrenos sobre los que erigir una escuela, los recursos materiales de los colegios… No hay plata, no hay infraestructuras. Además, este proyecto prioriza las zonas más desfavorecidas, lo que amenaza con derrumbar la inversión en el conurbano bonaerense o el área metropolitana de Rosario, dos de las áreas con más pobreza y delincuencia del país.

La inversión en gestión y Asignación de Becas a Estudiantes cae un 45,9%. Es decir, las becas que favorecen el acceso a la escolaridad obligatoria y la educación superior, tanto no universitaria como universitaria se han reducido a la mitad de beneficiarios.

El Fondo de Incentivo Docente cae en su ejecución devengada cae un 79%, pero en lo que respecta al reparto de fondos por provincias se trata de una partida casi extinguida al caer un 99,99%. Era un plus salarial para los docentes en tiempos inflacionarios como los que vive Argentina. Esta partida había sido ya señalada por el Gobierno como suprimible, por lo que las huelgas en los distintos niveles educativos van a ser una realidad durante el curso escolar, que arrancó hace poco más de un mes.

La inversión en Fortalecimiento edilicio de jardines de infantes cae un 93%. Tiene como objetivo mejorar la calidad de vida y contribuir a la inclusión urbana y social e integración de los hogares argentinos de los segmentos más pobres de la población. Ahora puede dejarse de hablar del programa en presente porque ya no tiene prácticamente ningún objetivo: tenía.

La inversión en Conectar Igualdad,  que busca dar recursos tecnológicos a las escuelas públicas de gestión estatal, cae un 83,1%.

La inversión en los fondos destinados a universidades cae un 33,2%. Tal es la magnitud que el próximo 23 de abril todas las universidades del país han convocado una marcha en defensa de la educación universitaria. La Universidad de Buenos Aires (UBA), la más importante del país y una de las más relevantes de América Latina, se ha declarado en situación de emergencia presupuestaria.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística