Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
Podemos convoca a la militancia

Podemos en un acto con la militancia en Madrid

Ricardo Rubio / Europa Press

Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semillas

Podemos ha sido inmensamente generoso en esa coalición, y nuestra militancia ha vuelto a demostrar ser responsable en la medida que lo han requerido los acontecimientos.


Hace unos meses hubo quien comenzó a insinuar que Podemos estaba muerto, que era un proyecto gastado y que había que enterrarlo. También hubo quien asumió esto en mayor o menor medida y creyó que era buena idea crear otro partido, vistiéndolo de frente amplio que pretendía, o eso se dijo, aglutinar a todas las fuerzas progresistas a la izquierda del PSOE. Como música sonaba bien.

Ojalá hubiese sido así en verdad, y hoy no nos encontráramos a diez días del intento de investidura del señor Feijóo.

La realidad es la que todos y todas conocemos: la división ha sido la seña de identidad de ese “frente amplio” en las elecciones autonómicas y municipales, al haberse pretendido arrinconar a la principal fuerza transformadora durante todo el proceso. La consecuencia ha sido otorgar a las derechas seis comunidades autónomas que antes eran, en mayor o menor grado, progresistas.

Los efectos de las imposiciones, los vetos, y el más puro estilo “ordeno y mando” y “porque lo digo yo”, los pudimos comprobar la noche del 23J en forma de una pérdida importante de votos y de escaños, lo que nos deja en una situación complicada porque, a día de hoy, no hay una mayoría progresista fuerte en el Congreso de los Diputados como para poder aprobar leyes con el necesario calado social.

Podemos ha sido inmensamente generoso en esa coalición, y nuestra militancia ha vuelto a demostrar ser responsable en la medida que lo han requerido los acontecimientos, por algo que siempre hemos dicho: tenemos muy claro que el bien común está por encima de todo, y nos estábamos jugando frenar a las derechas y sus políticas antisociales, esas que tanto gustan al poder económico.

Sí, en aquellas circunstancias fue necesario pensar en el bien común y actuar con extrema generosidad y lo hicimos, Ahora, el escenario político es de incertidumbre ante lo que puede pasar en las próximas semanas, pero con la seguridad de que esta legislatura no se va a caracterizar por grandes logros en derechos progresistas.

La militancia de Podemos está hablando en un proceso participativo, y en unas semanas decidirá la forma en que nos relacionaremos con el resto de partidos cercanos a nosotros. Lo que ha de quedar claro es que nunca más vetos e imposiciones, y nunca más silenciarnos. Vetar no suma.

Hoy, tras un verano que hemos pasado reorganizándonos y superando heridas, recobramos impulso con más determinación que nunca.

Quien pensó que nos había enterrado no sabía que somos semillas y que floreceremos con más fuerza.

Podemos es una fuerza de gobierno que llegó hace nueve años para quedarse y acabar con el bipartidismo, y es muy importante que esto no se le olvide a nadie.

Somos un partido con solo nueve años de vida que ya tiene experiencia en gobernar, porque nacimos para eso. Vinimos para transformar, y es por ello que no nos conformamos con ser el “pepito grillo” y estar quejándonos de todo sin, en la práctica, cambiar nada. Nuestra razón de ser es otra; somos un partido que propone mejoras para que las personas puedan tener vidas dignas que merezcan ser vividas.

El pasado sábado, en Madrid, el acto y su repercusión desbordaron todas las previsiones. La gente tiene ganas de Podemos, y aquí estamos para hacerlo posible junto a todas las personas que se identifican con este ilusionante proyecto.

Hemos presentado una serie de propuestas para la investidura de Sánchez, propuestas que entendemos que NADIE progresista podrá negarse porque no se entendería, cosas que mejoran la vida de la gente, cosas muy básicas para un país en progreso:

  • Ampliar la rebaja del transporte público.
  • Limitar los precios de los alimentos.
  • Derogar la Ley Mordaza y renovar el CGPJ.
  • Profundizar en avances feministas con Irene Montero al frente de Igualdad.
  • Congelar los alquileres.
  • Subir SMI a 1.500€.

La militancia de Podemos está hablando en un proceso participativo, y en unas semanas decidirá la forma en que nos relacionaremos con el resto de partidos cercanos a nosotros. Lo que ha de quedar claro es que nunca más vetos e imposiciones, y nunca más silenciarnos. Vetar no suma.

Nadie está obligado a militar en Podemos; quien considere que hay otras opciones mejores es libre de irse a donde considere, pero decía mi abuela que no se puede estar “al plato y a las tajadas”. Hay que saber y defender el proyecto que quieres, y es imposible defender uno cuya intención es acabar con el otro.

Lealtad ante todo en la vida: a los proyectos, a las personas, a las compañeras, a la familia. Sin lealtad no hay proyecto en común que funcione.

Nos queda muchísimo trabajo por hacer y lo haremos con vosotras y vosotros, porque hoy, más que nunca, ¡SÍ SE PUEDE!


Madrid –

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística