David Zorrakino / Europa Press

Los menores de 35 años con casa propia pasan del 70% al 35% en los últimos diez años

El estudio de la Fundación Afi Emilio Ontiveros indica que los jóvenes han visto caer notablemente su renta real 


El informe ‘Finanzas de los hogares 2000-2022’ elaborado por la Fundación Afi Emilio no deja lugar a dudas: los jóvenes españoles lo tienen muy complicado para acceder a una vivienda en propiedad. Mientras que en el año 2011 casi el 70% de la población joven era propietaria de una vivienda, actualmente este porcentaje ha descendido a la mitad y ligeramente está por encima del 35%. 

Según este estudio, la crisis económica de la década pasada como la derivada del coronavirus a nivel global han provocado una disminución en la capacidad de ahorro y una mayor brecha generacional de renta y riqueza. 

En comparación con otros países europeos, los hogares españoles también ahorran menos y de forma más precaria, aunque la riqueza acumulada es “relativamente” superior a la de los países vecinos. Este hecho contradictorio se debe, tal como explican los autores del informe, a la revalorización inmobiliaria, debido a que es en esto sector donde se ha concentrado el ahorro en España. 

A nivel demográfico, los hogares españoles también han cambiado. Daniel Manzano, uno de los autores del informe, resalta que “ahora los hogares son más pequeños y viejos”, como consecuencia de que los jóvenes forman menos familias y tienen menos viviendas. 

El estudio de la Fundación Afi subraya también que los jóvenes han sufrido una notable caída de su renta real y lo explica en la existencia “un factor de mala suerte”, ya que “se han incorporado al mercado de trabajo en el peor momento, también en términos de precariedad, flexibilidad, precios de alquiler y con varias crisis de por medio”, concluye Daniel Manzano.  


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Hacerle crecer los enanos a Pedro Sánchez

    Intentar producir —mediante un contumaz bombardeo mediático— el levantamiento de los liderazgos territoriales y de sus cuadros medios contra el líder estatal es una operación que nos resulta enormemente familiar