Rober Solsona — Europa / Press

La televisión pública portuguesa denuncia que Mercadona acosa sistemáticamente a sus trabajadores: “son como una secta”

Mientras medios como ABC celebran la ampliación de la empresa de Juan Roig en el país vecino, los medios portugueses se hacen eco de las malas condiciones laborales de la plantilla


“Mercadona se hace fuerte en Portugal”. Con ese titular, el diario ABC sacaba pecho esta semana de los buenos números en la expansión de la cadena de supermercados, propiedad del empresario levantino Juan Roig, en el país luso. Pero el presente de Mercadona en Portugal no es tan brillante como parece: recientemente, RTP, la cadena pública de radiotelevisión portuguesa, emitía un reportaje en el que varias personas trabajadoras denunciaban las prácticas laborales de la empresa exponiendo situaciones de extrema gravedad.

En el reportaje completo, emitido en el programa “Prova dos factos” la pasada semana, aparecen los testimonios de varios empleados y empleadas de la empresa en Portugal que han tenido que anonimizar su imagen y voces por miedo a las represalias, así como la de representantes sindicales que apoyan a estos trabajadores y trabajadoras en su demanda.  Denuncian un ambiente sectario de persecución y acoso, vigilancia y control de sus vidas personales, sus redes sociales o su tiempo libre. Definen Mercadona como “una máquina de hacer dinero” y señalan asimismo las graves consecuencias de este acoso laboral en su salud física y mental. La empresa, narran, les forzaba, con métodos de “policía política” propios de un Gran Hermano, a trabajar bajo sus exigencias. Una de estas trabajadoras cuenta cómo recibió decenas de llamadas al día para obligarla a reincorporarse a su puesto de trabajo. Varios de los testimonios coinciden en que Mercadona también controlaba su vestimenta y apariencia incluso fuera del horario laboral, escudriñaba sus perfiles privados en internet o exigía al personal con ordenador o teléfono de trabajo mantenerlo activo y conectado allá donde fueran durante sus vacaciones. A ello se le añaden testimonios que apuntan al uso sistematizado de técnicas de coacción y acoso durante incómodas reuniones de los trabajadores con los responsables de la compañía.

Mientras, en España, apenas se conoce lo que está ocurriendo con esta cadena de supermercados en el país vecino, y las noticias que llegan son, como esta de ABC, en clave de éxito comercial. Roig inició su ampliación a Portugal en 2019 con una empresa “hermana” de Mercadona, “Irmadona”, instalando supermercados y bloques logísticos en todo el país. Solo este año, Mercadona ha inaugurado 10 nuevos supermercados en Portugal, llegando a los 49 establecimientos abiertos con una facturación de más de 750 millones de euros en 2022 y contando con 3.500 personas en plantilla al cierre del ejercicio del pasado año, cinco mil según las cifras que maneja en este reportaje la televisión portuguesa.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Hacerle crecer los enanos a Pedro Sánchez

    Intentar producir —mediante un contumaz bombardeo mediático— el levantamiento de los liderazgos territoriales y de sus cuadros medios contra el líder estatal es una operación que nos resulta enormemente familiar