Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Nicolás Maduro vota en las elecciones de 2018 — Pool / Europa Press

Estados Unidos levantará las sanciones a Venezuela a cambio de petróleo

El Gobierno venezolano y la oposición, tutelada por Washington, han firmado un acuerdo para celebrar elecciones en 2024


Esta semana, el Gobierno de Venezuela ha firmado en la isla de Barbados una serie de acuerdos con la plataforma opositora que aglutina a los partidos políticos contrarios al chavismo. El acuerdo contempla la celebración de elecciones en 2024 con supervisión internacional a cambio del levantamiento de las sanciones y el respeto a la soberanía de Venezuela por parte de Estados Unidos. 

El cierre de las negociaciones, que se iniciaron en México hace dos años con el arbitraje de Noruega, tendrían como contrapartida para Venezuela el levantamiento de las sanciones de Estados Unidos que impiden al país la venta de petróleo al exterior y que ha sido la causa de una crisis social y económica que ha expulsado a más de siete millones de venezolanos al exterior. 

Gerardo Blyde, jefe de la oposición en las negociaciones con el Gobierno venezolano, ha verificado el acuerdo: “En estos dos años hemos insistido en buscar soluciones consensuadas. Hoy podemos confirmar que esa lucha ha dado su primer paso para la ruta electoral con condiciones que permitan el cambio político”. 

Por su parte, Jorge Rodríguez, presidente del Parlamento venezolano y jefe de la delegación gubernamental en las negociaciones de Barbados, ha recordado que los opositores que fueron inhabilitados no podrán ser candidatos porque esa materia no forma parte del acuerdo. 

“El acuerdo habla de promover una autorización a todos los candidatos presidenciales y partidos políticos, siempre que cumplan con los requisitos establecidos para participar en la elección”, recordó Rodríguez.

El primer paso para que la oposición se presente a los comicios se dará este domingo con la celebración de primarias, a la que no podrán presentarse aquellas personas inhabilitadas por la justicia.

El acuerdo contempla las garantías de una observación internacional de las elecciones validadas por Gobierno y oposición, un calendario electoral, auditorías de los procesos electorales y la inclusión de los venezolanos residentes en el exterior en el registro electoral.

Este acuerdo entre el Gobierno venezolano y la oposición, apoyada por Estados Unidos, no se hubiera dado sin la necesidad de los países occidentales de buscar petróleo a precios más bajos tras la guerra de Ucrania y con ello bajar una inflación galopante. 

El levantamiento de las sanciones económicas que impedían al país sudamericano, una potencia petrolera, exportar crudo será una medida histórica que refleja la situación de debilidad de Estados Unidos en la escena internacional y la dependencia energética de Occidente.

Las sanciones se remontan a 2017 cuando la oposición venezolana se descolgó del proceso constituyente para reformar la Carta Magna iniciado por el Gobierno de Nicolás Maduro

Las sanciones se remontan a 2017 cuando la oposición venezolana se descolgó del proceso constituyente para reformar la Carta Magna iniciado por el Gobierno de Nicolás Maduro. Entonces, Estados Unidos se marcó como objetivo tumbar al Gobierno de Venezuela, reconociendo al opositor golpista Juan Guaidó, autoproclamado “presidente encargado” en 2019. 

Tras el reconocimiento de Donald Trump, vino el de la Unión Europea, pero finalmente la oposición no se pudo hacer con el control interno del país, lo que ha llevado a Estados Unidos y a la Unión Europea a tener que negociar con el país caribeño.

POTENCIA PETROLERA

Venezuela es una potencia petrolera que produce unos 750.000 barriles diarios, lejos de los 3,3 millones de barriles diarios que producía en 1998, que lo situaba como el tercer país de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Se estima que el país sudamericano concentra el 24,4% del total de las reservas petroleras del mundo. 


Madrid –

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística