Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
Cayetana Álvarez de Toledo en México apoyando la iberosfera

¿Qué busca la ultraderecha de la “iberosfera” con la visita a México de Cayetana Álvarez de Toledo?

Es indudable que están construyendo al próximo Milei, Bolsonaro o Bukele a la mexicana, sería el propio Salinas Pliego. Cayetana es una muestra de que ese esfuerzo estará arropado entre personajes como Aznar y Vargas Llosa


El 9 de marzo, la política española de ultraderecha Cayetana Álvarez de Toledo se presentó en el “Festival de las Ideas” en Puebla, México, un evento organizado por el empresario mexicano multimillonario Ricardo Salinas Pliego. La diputada del Partido Popular español se despachó hablando a favor del modelo ultraliberal y, en consonancia con el discurso de la candidata opositora a la presidencia, Xóchitl Gálvez, le ofreció su apoyo, criticó la situación de violencia en México y llamó a alzar la voz contra algo que llamó la “impunidad política y moral” del presidente mexicano.

Como era de esperarse, un mensaje como el de Álvarez de Toledo provocó rechazo en un país que apoya indudablemente un discurso contrario, el de López Obrador a favor de los pobres y contra el neoliberalismo. Se llenaron programas de análisis político y columnas de opinión con el suceso, y Salinas Pliego, como peleonero que es, dijo que la traería de nuevo a una gira nacional en respuesta a las reacciones.

Promover en plena campaña electoral mexicana a la política española ultraderechista —que en su país ha atacado la diversidad lingüística y ha llamado “terroristas” a personas que arriesgaron su vida en la lucha contra la dictadura franquista, por poner un ejemplo— no es fortuita. Tanto ella como el empresario Salinas Pliego hacen parte del entramado al que pertenecen Atlas Network y la Fundación por la Libertad, órganos de la ultraderecha que extienden sus tentáculos por el Estado español y por América Latina para atacar a cualquier gobierno que huela mínimamente a progresismo.

Aunque la portavoz adjunta del Partido Popular —que en bastantes ocasiones se acerca más a las posturas de los ultras de Vox que a su partido— apoyó abiertamente a la candidata derechista mexicana, no parece que ésa sea la finalidad de su presencia en México. Para cualquiera ubicado en la realidad, es indudable que la alianza opositora perderá las elecciones presidenciales, y que ningún pronunciamiento de una persona extranjera desconocida en México podrá incidir para que esta tendencia cambie ni un ápice.

Entonces, ¿Qué persiguen Salinas Pliego y su ecosistema ultraliberal trayendo a la un personaje como la marquesa Cayetana? A estas alturas, es indudable que están construyendo al próximo Milei, Bolsonaro o Bukele a la mexicana. Que, en este caso, sería el propio Salinas Pliego. El Tío Richie, se hace llamar ante sus seguidores en la red social X. Cayetana es una muestra de que ese esfuerzo estará arropado entre personajes como Aznar y Vargas Llosa.

Y, como en todas estas figuras, el beneficio económico propio está detrás de los esfuerzos políticos del millonario en mención, lo que es claro en las últimas semanas.

Salinas Pliego proviene de una familia de empresarios anticomunistas dedicados a la venta de electrodomésticos, pero llegó a ser el tercer hombre más rico de México de la mano del gobierno de Carlos Salinas, cuando le fue otorgada la concesión para operar la televisora Imevisión en 1993. El propio hermano del presidente Salinas fue su socio secreto para echar a andar el negocio. Siempre basado en intercambio de favores políticos, la explotación laboral, la usura, la evasión de impuestos e incluso el uso de la violencia física, Salinas Pliego se expandió a través de los sexenios hacia las ramas bancarias, minera, petrolera y de telecomunicaciones.

La fortuna estimada de Salinas Pliego oscila hoy entre los 10 900 y los 12 500 millones de dólares. Se encuentra cómodo en las redes sociales, que utiliza tanto para difundir sus postulados ultraderechistas como para atacar a detractores e incluso a clientes y trabajadores de sus empresas inconformes y para presumir su estilo de vida. Y se ha encontrado cómodo también en todos los gobiernos, incluyendo en el de López Obrador. Se llaman mutuamente amigos, y varios personajes cercanos a él fueron colocados en la estructura de poder oficialista. La dispersión del dinero de los programas sociales se hizo a través de su banco, el Banzo Azteca, y aceptó bajar las comisiones por el envío de remesas de los migrantes mexicanos en Estados Unidos. Incluso, los llamados del principal conductor de noticieros de Salinas a no obedecer las sugerencias del gobierno sobre la pandemia de Covid-19 fueron recibidas por el presidente con indulgencia, diciendo que cualquiera comete errores y que se encontraban dentro de su derecho a expresarse. Una respuesta muy distinta a la dureza con la que el presidente contesta a periodistas que critican a su gobierno.

Esta cercana relación López Obrador-Salinas Pliego, en la que el empresario le abrió espacios mediáticos al político e incluso fungió como ideólogo y fundador del Consejo Asesor Empresarial del obradorismo, comenzó a quebrarse en 2021.

Experto en evadir y aplazar el pago de impuestos por medio de figuras legales y de juicios, el tercer hombre más rico de México debe al fisco 63 mil millones de pesos (38 mil millones de monto original, más la inflación y los recargos), casi 4 mil millones de dólares. Probablemente pensó que su excelente relación con el presidente López Obrador le permitiría deshacerse de la mayor parte de su deuda. Incluso tuvieron una reunión para abordar el tema, y el presidente AMLO, en una propuesta controversial, le ofreció hacerle una quita de 8 mil millones de pesos, que no fue suficiente para la ambición del empresario y que, de concretarse, hubiera supuesto un golpe al discurso de no perdonar impuestos a los deudores ni fomentar privilegios fiscales.

Desde entonces, Salinas Pliego ha acelerado la construcción de su narrativa y profundizado sus ataques al gobierno obradorista. Llama “extorsión” al cobro de impuestos y dice que no pagará más que lo que es “correcto”, a la vez que se ha lanzado contra diversos funcionarios y políticos morenistas. Ha denunciado corrupción en los programas sociales, lo que no parece casualidad pues AMLO ha señalado que es el cobro de impuestos adeudados por grandes empresas lo que permite financiar sus programas sociales y sus megaobras sin hacer una reforma fiscal progresiva. También la no renovación de la concesión de un campo de golf es motivo de enfrentamiento mediático furibundo.

El empresario que ha crecido su fortuna al amparo de la explotación, la corrupción y de los favores de los gobiernos en turno, ahora se posiciona contra quienes llama “gobiernícolas” y se presenta como un millonario hecho a base de esfuerzo propio. El mismo que ha dirigido campañas de linchamiento mediático contra quienes se le oponen, ahora acusa de extorsión a quienes le cobran impuestos mientras exhibe obscenamente su fortuna. El desembarco de Cayetana Álvarez de Toledo no fue una intervención para golpear la campaña actual; es un anuncio de lo que prepara, con quiénes y cómo. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar