Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Jesús Hellín / Europa Press

Pepe Viyuela, la ética por encima de todo

El rápido abandono de la obra de Ramón Paso y su posicionamiento al lado de las víctimas ha sido alabado dentro y fuera del mundo de la cultura, una decisión que puede servir de precedente


La denuncia sobre Ramón Paso, el dramaturgo denunciado por parte de la Fiscalía Provincial de Madrid de presuntamente agresión y acoso sexual a 14 mujeres entre 2018 y 2023, entre ellas una menor de edad de 14 años, ha conmocionado no solo al mundo de la cultura, sino a toda la sociedad.

Pero si de algo se ha hablado sobre este caso es sobre la reacción de Pepe Viyuela, actor protagonista de ‘Jardiel enamorado’, la obra de teatro en la que interpreta al escritor Enrique Jardiel Poncela y dirigida por Ramón Paso.

Y es que pocos minutos después de conocerse la noticia, el actor ha decidido abandonar la obra. “Yo me he quedado de piedra. Estoy nervioso. No pienso en otra cosa. Estoy conmocionado”, explicaba Viyuela a Europa Press.

El propio actor ha asegurado que “es incapaz de seguir haciendo esta función” porque entiende “la presunción de inocencia, pero hay algo demasiado fuerte en el tema”, ya que “son 14 mujeres” las que han señalado al actor.

Respecto a esto, Viyuela señalaba que “algo tiene que haber” porque no creía que sobre el director hubiera “un complot ni que se lo quieran cargar”. El actor pese a decir que no iba a “prejuzgar a Ramón Paso”, aseguraba: “Me pongo de parte de las presuntas víctimas”.

La obra ha sido finalmente cancelada y no es la única, ya que el Teatro Reina Victoria de Madrid ha retirado de su cartelera ‘Sueño de una noche de verano’, también de Ramón Paso.

La obra por encima del abuso

La rápida reacción de Pepe Viyuela y su posicionamiento al lado de las víctimas ha sido alabado dentro y fuera del mundo de la cultura. Una decisión, la de abandonar la obra, que puede servir de precedente. Y es que son diversos los casos en los que no ha sido así, e incluso se ha seguido defendiendo al acusado y sus obras.  

Es el caso de Carlos Vermut, el director cinematográfico denunciado hace menos de dos meses por violencia sexual por parte de tres mujeres entre mayo de 2014 y febrero de 2022. Tanto dos de sus productores como numerosos actores y actrices, así como rostros de la comunicación, apoyaron a las víctimas del cineasta.

Sin embargo, Vermut aún fue defendido públicamente por Arcadi Espada, quien afirmaba en El Mundo que la investigación de El País sobre estas agresiones sexuales era un “despreciable escarche” de los que aseguraba son “ya muy habituales en la prensa decadente contra un hombre”.

A su vez, el actor y director José Sacristán defendía que “es un error sacrificar el trabajo de quien ha cometido un error”, en referencia a las acusaciones de agresión sexual sobre Carlos Vermut.

Y es que más allá de los motivos económicos que pueda generar la cancelación de obras, la cuestión se centra en el reconocimiento de la obra de hombres por encima del dolor de las presuntas víctimas.

Precisamente, ha habido casos en el mundo de la cultura en los que se puede ver la impunidad con la que gozan muchos de estos abusadores sin que su vida profesional se vea afectada.

Dentro de la música, en 2019, el tenor Plácido Domingo fue acusado de acosar sexualmente a varias compañeras de profesión. Domingo pidió perdón y admitió “toda la responsabilidad”, y ha podido continuar con su carrera sin que esta se arruinara. De hecho, fue ovacionado en su vuelta los escenarios de España y anteriormente defendido públicamente por conocidos rostros como Ainhoa Arteta, Paloma San Basilio o incluso en su día la propia presidenta de la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) Pilar Jurado.

Los deberes pendientes respecto al movimiento #SeAcabó en España

Fuera de nuestras fronteras, es todo un símbolo el movimiento #MeToo, que surgió en Estados Unidos para denunciar las agresiones y acoso sexual por parte del todopoderoso productor de cine Harvey Weinstein, quien fue condenado a prisión después de cometer estos delitos sobre más de 80 mujeres. Todo se destapó a raíz de un tweet de una actriz y el trabajo periodístico de investigación.

Aquí en España también se han destapado los casos como los mencionados de Vermut, Domingo y ahora Ramón Paso. El lema #SeAcabó se ha convertido en símbolo del feminismo en España para acabar con los abusos de poder que se ejerce sobre la mujer, que empezó con el caso de Jenni Hermoso, pero que también se trasladó al cine reivindicándolo en la gala de los Premios Goya 2024.

Un movimiento que necesita de más proyección y apoyo por parte del sector, así como de las instituciones y también de los medios de comunicación. En relación con esto, la decisión de Viyuela ha supuesto un paso más en el respeto y consideración de las víctimas y contra la violencia de las mujeres, y no en torno al prestigio de la obra o trayectoria del acusado.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística