Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Isabel García, junto con Pedro Sánchez y Carmen Calvo en 2019 — Jesús Hellín / Europa Press

Isabel García, de destacada activista antitrans a directora del Instituto de las Mujeres del Ministerio de Igualdad 

Desde la Diputación de Valencia impulsó un espacio de pensamiento que se ha convertido en uno de los principales encuentros ideológicos del feminismo contrario a la igualdad de las personas trans


La Federación Plataforma Trans y Euforia Familias Trans-Aliadas han censurado el nombramiento de Isabel García como directora del Instituto de las Mujeres, entidad dependiente del departamento de Igualdad que dirige la ministra Ana Redondo.

Los colectivos trans y LGTBI sostienen que García ha mantenido discursos “abiertamente transfóbicos y antiderechos” durante la tramitación de la Ley Trans por lo que piden a la ministra de Igualdad que revoque la designación y en su lugar nombre a “una mujer que defienda a todas las mujeres, también a las trans”.

Estas entidades aseguran que los recortes trans llevados a cabo por Isabel Díaz Ayuso, con la derogación de las leyes trans y LGTBI en la Comunidad de Madrid, están en los mismos “marcos ideológicos” que defiende Isabel García que durante la tramitación de la ley de autodeterminación de género “defendió bulos y vejaciones provenientes del sector contrario a dicha ley” dentro del PSOE.

Para Mar Cambrollé, presidenta de la Federación Plataforma Trans, los argumentos usados por el sector antitrans en el que milita Isabel García en contra han funcionado como el “combustible que ha aumentado los delitos de odio” hacia las personas trans.

“Pedimos coherencia a un Gobierno que se dice progresista y que no puede poner al frente de ninguna institución a personas que se han destacado por sus declaraciones transfóbicas y antiderechos trans”, subraya Cambrollé.

En este sentido, los colectivos trans apuntan a que “el aumento de la ultraderecha en Europa y en Latinoamérica obliga a España a dar ejemplo y no es la mejor manera de combatir a la ultraderecha con representantes institucionales que están en los mismos marcos ideológicos”.

Por su parte, Natalia Aventín, de Euforia Familias Trans-Aliadas, apostilla que “es decepcionante que se nombre representante del Instituto de las Mujeres a quien ha sido extremadamente agresiva con las madres que representamos a las familias de personas trans y cuyas manifestaciones públicas han sido abiertamente contrarias a los derechos de las personas trans”.

Isabel García (Las Palmas, 1968), ex responsable LGTBI del PSOE y ex diputada de Igualdad en la Diputación de Valencia entre 2015 y 2019, es fundadora del Feminario de Valencia, un espacio de debate financiado con dinero público que en los últimos años se ha caracterizado por darle voz a Amelia Valcárcel, Rosa Magda o Ángeles Álvarez, feministas transfóbicas vinculadas a la corriente transfóbica que lidera Carmen Calvo dentro del PSOE. 

En un coloquio con Mané Fernández, responsable de políticas trans de la FELGTB y hombre trans, Isabel García lo consideró una mujer. 

En esta misma conversación, acusada de usar el término “lobby trans” contra las personas trans, Isabel García se llegó a disculpar pero se preguntaba por qué molesta a la gente que use el término lobby “si significa grupo de presión”.

García llegó a defender la ley de rectificación registral de 2007, que obligaba a las personas trans a ser diagnosticadas como enfermas mentales y transitar por un proceso de hormonación durante dos años, para oponerse la Ley Trans que finalmente se aprobó en 2022. 

Dentro de su activismo, Isabel García se ha caracterizado por participar en jornadas del feminismo antitrans en la que se trataba de situar a la Ley Trans como una herramienta coercitiva.

Desde que se ha conocido el nombramiento, son numerosos los usuarios de redes sociales que están pidiendo a Pedro Sánchez que revoque el nombramiento y que están recordando con capturas de pantalla el activismo antitrans de Isabel García.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar