PSOE y Sumar preparan una manifestación por Palestina bajo un manifiesto que evita la palabra genocidio y no pide responsabilidades a Israel

CCOO y UGT también forman parte de la iniciativa que pretende generar un espacio cómodo para que puedan asistir miembros del Gobierno y frenar el desgaste que este tema está causando a los socialistas y a la formación de Yolanda Díaz


“Las cifras a veces son como la lluvia, de lejos, a cubierto, no nos mojan y nos acostumbramos de tal manera a su rumor incesante que al final no las oímos caer. La masacre israelí en Palestina no es la lluvia que cae detrás de la ventana, es un aguacero que retumba desde hace cuatro meses en la conciencia de la humanidad”. Así empieza un manifiesto titulado ‘Libertad para Palestina. No a la impunidad, fin a la masacre’ que han impulsado PSOE, Sumar, UGT, Comisiones Obreras, Más Madrid, Partido Comunista de España, CEAR y Palestina Toma la Calle, una entidad que, a pesar de su nombre, no guarda ninguna relación con las plataformas pro-palestinas que han convocado las multitudinarias movilizaciones en los últimos meses. 

El manifiesto, que todavía no ha sido hecho público por sus impulsores, evita usar la palabra “genocidio” y en su lugar se habla de “masacre”, así como también se evita nombrar al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, responsable directo de los más de 27.500 asesinatos en la Franja de Gaza desde el 7 de octubre, más de 66.000 heridos, más de 8.000 desaparecidos que se encuentran debajo de los escombros de un territorio totalmente destruido y más de mil niños y niñas con amputaciones en sus cuerpos a causa de los bombardeos de las fuerzas ocupantes israelíes. 

El manifiesto considera que “hay que gritar viva Palestina viva porque eso significa que los palestinos y palestinas quieren un cielo libre de aviones y de misiles asesinos en el que puedan enumerar y nombrar las estrellas, quieren una tierra libre de tanques y colonos asesinos en la que puedan ver crecer un olivo y erguirse una casa; quieren un futuro libre de muerte, en paz, en el que puedan decidir libremente, como pueblo libre, su destino nacional y político”.  

El texto, lejos de pedirle al Gobierno de España el embargo en la compra y venta de armas a Israel, el reconocimiento del Estado palestino, la adhesión a la querella de Sudáfrica ante la Corte Internacional de Justicia de la ONU o la ruptura de las relaciones diplomáticas, que son las reclamaciones de la Red de Solidaridad con Palestina que convocó en enero manifestaciones en toda España en las que participaron más de medio millón de personas, aplaude al Gobierno de Pedro Sánchez que, salvo declaraciones en prensa, no ha tomado ninguna medida concreta y efectiva.

Así, el manifiesto impulsado por PSOE y Sumar señala que, “a diferencia de la mayoría de los gobiernos occidentales, el Gobierno de España ha condenado la masacre israelí, ha reclamado un alto el fuego inmediato, ha anunciado el reconocimiento del Estado palestino y sigue financiado a la UNRWA, un organismo ahora injustamente atacado por recordarnos el drama no resuelto de los refugiados palestinos”.

«Hay que gritar viva Palestina viva porque eso significa que los palestinos y palestinas quieren un cielo libre de aviones y de misiles asesinos en el que puedan enumerar y nombrar las estrellas»

MALESTAR EN LOS COLECTIVOS SOCIALES

Ana Sánchez, de la Red de Solidaridad con Palestina (RESCOP), indica que los movimientos sociales de apoyo al pueblo palestino no han sido invitados a sumarse a estas movilizaciones y se muestran “sorprendidos porque se convoque una manifestación sin hablar de genocidio que hasta la Corte Internacional de Justicia ha abierto una investigación por indicios de genocidio y ha tomado medidas cautelares”. En este sentido, Sánchez apunta que “todo lo que no describa lo que está pasando y pida medidas concretas no va a conseguir ponerle fin” al genocidio del Estado israelí en Gaza.

“Todo lo que no contribuya a presionar al Gobierno de España para que se mueva en esa dirección no dejan de ser buenas palabras que se quedan vacías de contenido porque cualquier cambio vendrá impulsado por sanciones a Israel”, enfatiza Ana Sánchez.

La RESCOP no se sumará a las manifestaciones promovidas por PSOE, Sumar, UGT y CCOO para el sábado 17 de febrero y, en su lugar, preparan movilizaciones multitudinarias en más de 70 ciudades españolas para el 25 de febrero bajo el lema ‘Fin al comercio de armas con Israel, fin de relaciones diplomáticas’.

PODEMOS SE DESMARCA DE LA CONVOCATORIA 

Podemos, que ha sido invitado a unirse al manifiesto y participado de algunas de las reuniones preparatorias, finalmente se ha desmarcado de la convocatoria porque no se han tenido en cuenta sus propuestas para incluirlas en el texto de la convocatoria. Los morados abogan por la “suspensión inmediata a de las relaciones diplomáticas, la compraventa de armas con Israel, el apoyo del Ejecutivo de Sánchez a la demanda de Sudáfrica y promover en Bruselas la suspensión del Acuerdo de Asociación entre la UE e Israel”, entre otras medidas.

Ninguna de las reclamaciones que plantea la formación morada se mencionan en el manifiesto impulsado por los partidos que conforman el Gobierno, UGT, CCOO y Palestina Toma la Palabra, una entidad fantasma que no tiene ni página web y que no reconocen los colectivos en defensa del pueblo palestino del Estado español.

“No podemos convocar una manifestación que maquille la acción del Gobierno sin ninguna medida concreta para frenar el genocidio y terminar con la impunidad, porque lo que dice el manifiesto promovido por PSOE, Sumar y los sindicatos es que lo que quieren los palestinos es escuchar música e ir a la playa”, sentencian fuentes moradas. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

Opinión