Protesta contra la decisión de cortar el suministro de ayuda en Gaza, Palestina

Protesta contra la decisión de cortar el suministro de ayuda en Gaza, Palestina. Mahmoud Issa / ContactoPhoto

Acusan al Wall Street Journal de fabricar una fake news contra la UNRWA

La supuesta periodista que firmó el artículo incriminatorio contra la UNRWA es una reservista del Ejército de Israel que ha cerrado su cuenta en X


La Agencia para la Reconstrucción y el Socorro para los refugiados de Palestina de Naciones Unidas, que proporciona servicios humanitarios como educación primaria y profesional, servicios sociales e infraestructura —entre otras cosas— ha sido acusada bajo un dossier de inteligencia israelí publicado por el Wall Street Journal de que parte de su personal está vinculado con el ataque de Hamás del 7 de octubre.

Como consecuencia de la publicación de ese informe, varios gobiernos occidentales han suspendido la financiación a la agencia, poniendo en riesgo la atención de cerca de los dos millones de habitantes de la Franja, y que previamente había atendido a 700.000 palestinos que se vieron obligados a abandonar sus hogares o huyeron tras la creación del Estado de Israel.

En concreto, según el informe, al menos el 10% de los 12000 empleados de la UNRWA tienen conexión con los ataques de Hamás del 7 de octubre, en el que junto a la Yihad Islámica Palestina lanzaron un gran ataque contra Israel desde la Franja de Gaza.

Uno de los cofundadores del diario The Intercept, Jeremy Scahill, ha acusado a Israel de haber desarrollado una campaña de propaganda negativa contra Palestina, cuyo objetivo es acabar con el suministro de servicios a la población de Gaza y distraer la atención de sus propios crímenes de guerra.

Una de las estrategias de esa campaña ha sido “convencer” al Wall Street Journal de publicar un comunicado de prensa, camuflado de “artículo de noticias” sobre un supuesto “dossier de inteligencia” israelí sobre el organismo de Naciones Unidas. Así lo cuenta Scahill en su perfil de X:

De parte de otro usuario de la red social saltan las alarmas: el artículo que incrimina a la UNRWA está redactado y publicado por Carrie Keller-Lynn, una veterana reservista de la Fuerza de Defensa de Israel. Algunas personas han respondido publicando fotos de la supuesta redactora junto a Aliza Landes, otra veterana de la FDI y ex portavoz de este organismo israelí, evidenciando la posible amistad entre ellas.

El problema viene de analizar la figura política de Keller-Lynn, que ha hecho varias intervenciones públicas en medios de comunicación de todo el mundo en las que se evidencia claramente su fuerte vínculo con Israel y el apoyo que, por su parte, declara de forma mediática: en noviembre de 2022, en una entrevista con el canal alemán CIDI tv, comentó las elecciones israelís y elogió los gobiernos anteriores de Netanyahu.

Aun a pesar de que tras la polémica Philippe Lazzarini —el comisionado general de la UNRWA— reaccionó rápido y decidió «rescindir inmediatamente los contratos de estos miembros del personal e iniciar una investigación para establecer la verdad», el organismo ha perdido más de la mitad de su financiación, que procedía de países como Estados Unidos, Australia, Canadá, Italia y Reino Unido, entre otros.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

Opinión